Grandes fracasos en la Champions: Barcelona 1992-93

Uno de los grandes tropiezos de la historia lo protagonizó el Barcelona en 1992-93. Fue tan grande la caída al vacío, que los azulgranas no llegaron ni a disputar la fase de grupos de la primera Liga de Campeones de la historia. Llegaban de lo bueno, de vivir el momento más importante de su historia. Habían vengado a los perdedores de la final de Berna ganando al Benfica, y más tarde encendieron Europa desde el santuario de Wembley. El zapatazo de Koeman les hizo navegar por el cielo, pensando que el club marcaría un ciclo y que sería imposible batirles.

Pero en la segunda ronda de la temporada siguiente llegaría la tragedia. El CSKA les remontaba en el Camp Nou un 2-0, paralizando las televisiones del continente. El Barça estaba bloqueado en el terreno de juego de su propio estadio, y lo que es mucho peor, eliminado de la competición de la que era el vigente campeón.

La historia del Barça y la Copa de Europa siempre fue un tira y afloja. El término medio pocas veces fue la regla en las participaciones del equipo catalán. Habían llegado a finales de forma in-extremis, remontando resultados imposibles. Habían perdido una Copa de Europa desde el punto de penalti y con un estadio lleno que les animaba, y su única victoria en la competición se produjo en el tiempo suplementario de una prórroga que tuvo final feliz para ellos.

Años después de Wembley y del CSKA, el Barcelona también protagonizó sorpresas increíbles, viviendo una especie de bloqueo que les impidió en varias ocasiones pasar de la primera fase. A finales de los años noventa, fueron dos veces eliminados en la ronda de grupos; en una ocasión el Newcastle de Asprilla y el Dinamo de Shevchenko, y en otra un grupo dificilísimo con Bayern y Manchester United en la parrilla de salida.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=CGhrALajoNA]

Artículos destacados

Comentarios recientes