Eterno debate en la Liga BBVA

¿Vuelve a haber liga? ¿Alguna vez no hubo?

Mientras hay vida hay esperanzas. Mientras siga habiendo luz, opciones matemáticas, alcanzables, nada está cerrado. Hasta el rabo todo es toro, al menos eso dicen. Metáforas. Poesía para reflejar que siempre hay opciones mientras el panorama lo permita.

El fútbol cuenta con una duración de encuentros establecida por algo. Noventa minutos de partidos que establecen un periodo en el que todo lo que ocurra durante dicho tiempo tiene validez dentro de las reglas.

Parecía que la Liga BBVA estaba finiquitada, cerrada. Daba la sensación viendo ciertos sectores del país que incluso Iker Casillas había alzado al cielo la copa como Campeones de Liga. Nada más lejos de la realidad. La victoria del Barcelona el pasado sábado en el Ramón Sánchez Pizjuán por 0-2 sumado al empate in-extremis del Málaga en el Santiago Bernabéu hicieron que la distancia entre ambas potencias futbolísticas se viera reducida de diez puntos a ocho.

Dos puntos que han abierto un nuevo clima de esperanza, ilusión, en el litoral catalán. Dos puntos que en la capital española tan solo se ve como un simple empate.

De la noche a la mañana, en un suspiro. Ese instante en el que el balón sale despedido de la bota de Santi Cazorla con destino a la escuadra. Nadie le haría cambiar de opinión al balón, quería ser el gol de la jornada, y lo consiguió, pero no se conformó, y decidió provocar las primeras chispas de la Liga con vistas a la recta final.

Diez jornadas por delante. Diez partidos para que la Liga BBVA 2011/12 eche el cierre, baje las persianas deportivas y, entonces, se pueda aplaudir a Real Madrid o Barcelona según sea su posición final. Once citas que siempre serán con vistas a terceros, con miradas de reojo a lo que haga el rival.

Equipos como Sevilla, Atlético de Madrid, Valencia o Athletic de Bilbao aparecen como grandes pruebas a superar por el conjunto de Jose Mourinho, sin restar importancia a otras salidas como por ejemplo al Reyno de Navarra. A priori el calendario, si se sucede todo de manera lógica, esperada, debe favorecer al Barcelona, lo que puede traducirse en una imbatibilidad hasta el final de Liga. Sin embargo, no por ello, por enfrentarse a rivales a priori inferiores, se asegura pleno de victorias.

Calendarios interesantes en ambos bandos que incluyen un colosal duelo entre ambos a finales del mes de Abril. Un duelo directo que muchos ya afirman que llegará con distancia considerable para que se lleve a cabo un cambio de protagonistas en el liderato de la Liga BBVA.

La distancia ha variado, se ha reducido. Los diez puntos se han visto minimizados a ocho, un paso favorable al Barcelona que devuelve al primer plano de las portadas, de los debates, de las tertúlias en la barra de bar.

¿Hay Liga? En Madrid dirán que no, que perder dos puntos, mientras no sean más, no debe suponer un efecto para sufrir más de la cuenta. En Barcelona, en cambio, sí. El tropiezo blanco, que no derrota, supone un pequeño paso adelante que les permite seguir con vida siempre y cuando las opciones matemáticas sean accesibles.

Sí es cierto que en la presente campaña se ha producido un cambio de papeles, un golpe en la mesa. La supremacía futbolística del Barcelona se ha visto relegada a un segundo plano, al menos en lo matemático, ya que, pese a que pueden seguir mostrando su gran estilo, no les permite estar en lo más alto de la tabla clasificatoria.

También puede interesarte:

LAS TORNAS SE CAMBIAN EN LA LIGA BBVA

Artículos destacados

Comentarios recientes