Los primeros rasgos del FC Barcelona de Quique Setién

El conjunto culé derrotó 1-0 al Granada por La Liga con gol de Lionel Messi en el primer partido de Quique Setién como director técnico.

FOTO: FC BARCELONA FOTO: FC BARCELONA

Pese a tener poco tiempo de trabajo, lo que complicaba más el panorama debido al cambio radical entre la idea anterior y la nueva, Quique Setién tuvo una presentación positiva ante el Camp Nou en su encuentro contra el Granada de Diego Martínez pese a que el resultado (1-0) suene corto ante la diferencia abismal entre ambos equipos, pese a que su rival es uno de los conjuntos mejor trabajados de la primera división española. El FC Barcelona mostró una disposición interesante y muchas variantes colectivas que, además de potenciar diferentes piezas principales dentro de la dinámica, enamoraron nuevamente a una afición que estaba ansiosa de ver esa propuesta que los llevaron a festejar muchos títulos. Por dicha razón les dejaremos algunos rasgos de esta primera presentación del conjunto blaugrana con su nuevo entrenador:

Estructura con la pelota 3-3-4 (o 3-5-2):

La posición de Sergi Roberto: El canterano partió desde el vamos como lateral derecho pero, en las fases con pelota, se posicionaba a la altura de los centrales para hacer la línea de tres en inicio de juego. Esta ubicación es importante debido a que permite al FC Barcelona a tener un hombre más en el medio campo (3), sin la necesidad de que un volante retrocediera para ser el tercer hombre, liberando a Sergio Busquets para que este no tenga que retroceder. A nivel defensivo, es tener un jugador más para las transiciones. En el otro costado, Jordi Alba se posicionaba a la altura de un extremo y fijando en ese costado, en ocasiones apareciendo por sorpresa, llevando a Griezmann a moverse por dentro.

La altura de Sergio Busquets: Con Sergi Roberto en el inicio de juego, Busquets tenía la libertad para posicionarse entre líneas y en un escalón superior, zona del campo donde marca la diferente en ambas fases del juego. Con la pelota en campo rival marca la diferencia a partir de sus pases y ubicación en el ataque posicional y, en las fases sin pelota, deslumbra a la hora de presionar con la intención de recuperar la pelota. Se siente más cómodo y eso se refleja en el equipo y en su funcionamiento.

Los interiores: Uno de los puntos más bajos del equipo principalmente por los nombres propios. Tanto Iván Rakitic como Arturo Vidal no dominan el juego de posición por lo que su posicionamiento no facilitaba la progresión con la pelota por el carril central, lo que terminaba siendo un problema a la hora de construir. Este problema, más allá de los nombres, es uno de los principales puntos a mejorar para Quique Setién (quien ya lo tuvo tanto en Las Palmas como en el Betis) que nace en abrir a los rivales, con los que fijan por fuera, para generar espacios en el carril central.

Ansu Fati fijando en banda: Uno de los detalles sorpresivos y que complicaron en algunas oportunidades al joven español. Ansu Fati recibió constantemente abierto en banda con la intención de encarar a su lateral y desordenar el bloque rival, el problema surgió a la hora de ejecutar donde, se veía forzado a centrar por el perfil (donde conectó en pocas ocasiones con un compañero para terminar la jugada) o para definir, donde erró múltiple cantidad de goles al tener que finalizar con un disparo cruzado.

Antoine Griezmann más cerca de Lionel Messi: Sin Luis Suárez, Quique Setién utilizó a Lionel Messi como falso 9 y a Antoine Griezmann como extremo izquierdo pero, con Jordi Alba posicionándose bien arriba (como un extremo), el francés centralizaba constantemente para posicionarse entre líneas y en el carril central, cerca del argentino lo que es positivo para cada ataque blaugrana debido a que son los dos jugadores más talentosos que tiene el Barcelona en el último tramo de la cancha. Actuando como mediapunta, muestra su mejor versión.

Presión tras perdida: El Barcelona, después de la época de Ernesto Valverde, volvió a defender hacia delante y de manera gradual forzando a su rival a retroceder e ir apretando a partir que la esférica se acerca el arco rival. Esta disposición potencia las cualidades defensivas de piezas como Busquets y Vidal, y tiene la intención de recuperar la pelota lo más cerca posible de arco rival o el despeje para ganar la pelota y tener que recorrer muchos menos metros a la hora de atacar.

LA APUESTA del día

Real Madrid y Manchester City debutan mañana miércoles 26 de febrero, en los octavos de final de la UEFA Champions League

Artículos destacados

Comentarios recientes