El Barcelona y su crecimiento

El Barcelona sigue siendo líder de la Liga Española, pero el juego no conoce de resultados. Tiene sus propias pautas a analizar.

El Barca está en una etapa ligada a que las identidades cuando están en crisis solo pueden ser avaladas a partir de los goles, las individualidades, el ganar. Sin embargo, hay situaciones del juego negativas que se aparecen cuando no hay vestigios de inspiración, cuando se presenta un rival de mayor envergadura, cuando las cosas no fluyen. Y el Barca va desde ese punto. Cuando se siente atrapado, no hay un andamiaje colectivo, no hay un funcionamiento de circulación y movilidad que sirva de umbral para sobresalir durante un partido.

El equipo blaugrana hace mucho ha dejado de sentirse reconocido y reconocible. Y una institución que su historia simbólica esta arraigada con ciertas formas, maneras y sentir el juego, si hay un menosprecio del futbol, te lo hace saber a través de la disminución de convicciones, reducción de condiciones de juego que explote las individualidades, la magia del crack quedando aislada. Y los hábitos y los automatismos que antes se tenían, quedaron rezagadas impidiendo el crecimiento funcional.

El Barca ya no fluye, ya no tiene movilidad, las posiciones se encuentran estancas, hay respeto de la posición fija, hay jugadores que son especialistas en lo suyo, pero que adormecen y ralentizan el juego. Lo embrutecen. Entonces el Barcelona se encuentra en un tiempo donde el juego se volvió una víctima. Porque los pases son en exceso al pie, porque no hay aceleración, porque hay pasividad. No hay relación entre horizontalidad y verticalidad. Es una u otra: vertical o horizontal.

Y en lo vertical y en lo horizontal, en la medida de poder tener un equilibrio, una dosis justa de estos componentes posicionales y de posesión es donde el Barca debe encontrar su crecimiento. Sin embargo, para encontrar esas dosis se requiere que el tiempo este hecho a través del saber. Y el Barcelona ha dejado la sabiduría hace mucho relegada y apartada.

LA APUESTA del día

Real Madrid y Manchester City debutan mañana miércoles 26 de febrero, en los octavos de final de la UEFA Champions League

Artículos destacados

Comentarios recientes