El Steaua de Bucarest hizo detonar la crisis del FC Barcelona en 1986

El Steaua de Bucarest logró lo impensable al vencer al FC Barcelona, en la final disputada en el estadio Sánchez Pizjuán, en 1986

La final de 1986 entre el Steaua de Bucarest y el FC Barcelona fue el detonante de la mayor crisis institucional vivida en el club de la Ciudad Condal. El conjunto rumano se proclamó campeón de la Copa de Campeones de Europa en el Estadio Sánchez Pizjuán, en la tanta de penaltis. Esto les convertía en el primer club del bloque comunista en conseguir la máxima competición continental a nivel de clubes. A día de hoy, es el único equipo de Rumanía que ha conseguido vencer tal trofeo.

El encuentro se puede tildar de paupérrimo, con un juego muy poco vistoso, en el cual el FC Barcelona partía como favorito para llevarse el torneo. El empate a cero dominó durante los 120 minutos reglamentarios del partido. Este juego lento y aburrido benefició al Steaua de Bucarest, que sabía que su única oportunidad de hacerse con la Copa de Campeones de Europa era en la lotería de los penaltis. Finalmente fue así y el club rumano, gracias en gran parte a su guardameta, Helmut Duckadam, que consiguió atajar los cuatro lanzamientos de los jugadores del club catalán. Por parte del Steaua de Bucarest anotaron: Marius Lacatus y Gavril Balint.

El Steaua de Bucarest alzó el título con muy poca gente en las gradas del Estadio Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla, ya que, casi todos los aficionados asistentes al coliseo español eran seguidores del FC Barcelona, que se marcharon enfadados con el club de sus amores por la pésima imagen que habían mostrado en el terreno de juego ante todo un modesto. Esta gesta realizada por el club rumano nunca más ha vuelto a suceder, siendo este el único club del país del este en alzarse con el título de mejor equipo de Europa.

Artículos destacados

Comentarios recientes