Gareth Bale, el mimado de Benítez

Benítez está cumpliendo con las promesas que le hizo a Bale, pero el galés debe demostrar que sus peticiones no eran simples excusas. Debe ser su año.

Las terceras temporadas suelen ser decisivas tanto en jugadores como en técnicos. y para Gareth Bale ha llegado la suya en el Real Madrid. El galés afronta su tercer año con la obligación de demostrar que el dinero que el club pagó por él no fue una osadía, y por tanto ahora no sirven excusas.

Una campaña parecida a la anterior haría que el club blanco se planteara un traspaso, una decisión que contaría con un disgusto añadido para Florentino Pérez. El presidente está cansado de jugadores que dividen el vestuario o de otros que pese a tener un rendimiento extraordinario pueden llegar a solapar su propia figura, es el caso de Cristiano. A Florentino no le importaría vender al portugués, de hecho ha sondeado esta posibilidad en más de una ocasión, e incluso la elección del entrenador ha venido condicionada por el excesivo afán de protección que tiene por Bale.

La elección de Benítez fue un guiño claro de las intenciones de la directiva, y por las primeras decisiones que ha tomado el nuevo técnico, parece que las directrices en cuanto a Bale están claras. Hasta el momento no hemos podido ver la mejor versión del galés salvo en pocas ocasiones durante la primera temporada, pero Bale siempre ha contado con una palmada en la espalda y una justificación a tiempo. El hecho de que se le haya marginado a la derecha o no se le haya dejado explorar su mejor virtud, la velocidad, sirvió siempre para que Bale pudiera salir a flote. Pero ahora no existen excusas. Bale jugará donde quiere y exactamente donde le ha pedido a Benítez hacerlo, por detrás del delantero centro. Así se lo dijo en Gales al nuevo técnico antes de que éste asumiera las riendas ¿Por qué tanta protección con el galáctico británico? La respuesta está clara, Benítez ha venido para eso.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=MIi_YZAx7pM]

Bale recibe tanto crédito por parte del club que ahora Benzema está pagando el efecto rebote. El francés podría seguir los pasos de otros grandes futbolistas como Ozil, Di María, Higuaín o Morata, una opción que ya ha quedado descartada antes de que comience la temporada en el caso de Bale. Ni siquiera una millonaria oferta del United haría cambiar de parecer a Florentino, pero la posible salida de Benzema del equipo podría provocar que el Real Madrid diera más continuidad a ese 4-4-2 en el que las dos estrellas lucharían codo a codo por liderar al equipo en ataque. Teniendo en cuenta la competitividad de Cristiano y los precedentes no suena del todo bien que ambos jugadores sigan con su lucha personal. Mucho se habla de que Benítez liberará a sus estrellas del trabajo defensivo y la acostumbrada presión que obliga a ejercer a sus equipos, pero renunciar a ella sería perder una de sus señas de identidad clásicas. No obstante Cristiano y Bale no están hechos para trabajar sino para desequilibrar y definir. Aprovechar su velocidad en beneficio del equipo sería lo lógico, pero en este caso Bale ya no tendrá excusa.

Se le pedirán goles y capacidad para romper partidos. El club ha cedido, el entrenador ha aceptado sus peticiones e incluso se especula con que le deje actuar todavía con mayor libertad. En el Real Madrid se prefiere a Bale que a Cristiano Ronaldo, y por eso toda la maquinaria ha sido activada. Gareth Bale es sin duda el mimado del vestuario, pero ¿Qué ocurrirá si no responde a las expectativas? Probablemente estaríamos ante su última temporada en España, ya que en el Real Madrid es fácil bajare en la siguiente estación, y Bale todavía no ha cumplido promesas y objetivos.

Artículos destacados

Comentarios recientes