Lo que el madridismo le tira en cara a Florentino

La salida de Iker Casillas ha provocado que gran parte del madridismo se muestre crítico con las decisiones de Florentino Pérez. El presidente está en problemas

Tiempos difíciles para el Real Madrid y sobre todo tiempos de cambio. El adiós de Iker Casillas se presenta como un antes y un después en la historia del club, aunque las cicatrices y el vacío sentimental que deja su marcha ha molestado a un sector de la afición merengue, la que incluso ha pedido la dimisión de Florentino Pérez.

Que la salida de Iker Casillas iba a traer consecuencias a la directiva estaba claro, pero Florentino Pérez no esperaba la reacción de muchos aficionados que, sorprendentemente, han salido a favor del ya ex-guardameta del club. Las últimas horas han dejado a una institución dividida y confusa por las lágrimas de Iker, pero sobre todo permiten divisar un panorama muy complicado para el futuro del Real Madrid ¿A Florentino le queda mucho tiempo al frente de la entidad? Está claro que si los resultados no acompañan y se siguen tomando decisiones controvertidas hasta los más intocables tendrán que abandonar su puesto. Y en el Real Madrid no existe nadie más intocable que su presidente, más si cabe habiéndose recuperado de una primera etapa decepcionante. Analizamos lo que el madridismo no perdona a Florentino Pérez.

La política deportiva de sus dos etapas al frente del club no llega al aprobado. Cambios constantes de entrenador y sobre todo técnicos con maneras y filosofías de fútbol muy distintas entre sí. La afición del Real Madrid ya no se atreve a definir cual es el estilo de su equipo y a manifestarse solidaria con un método. Con Florentino han pasado todo tipo de técnicos, desde afamados estrategas con un currículum impresionante hasta hombres venidos de las divisiones inferiores y con talante. Ahora el puesto queda para Benítez, una mezcla de los dos anteriores pero que en este momento convence a muy pocos. Pero si hablamos de jugadores la cosa se complica todavía más. Cristiano Ronaldo fue un fichaje con sello Florentino, un galáctico capaz de liderar al equipo, pero él no lo trajo. Sí a Bale, que todavía debe demostrar por qué el presidente se encaprichó con él y le dio galones de estrella mundial.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=mZHqfK_MArU]

De todos es sabido que su política de los primeros años (Zidanes y Pavones) se convirtió en un auténtico fracaso en la primera etapa, y en esta segunda la sensación es que se ficha a golpe de impulso y sin un sentido definido. Florentino es un gran empresario, un extraordinario ejemplo en los despachos y en la forma de vender un club internacionalmente, pero al aficionado no le importa si se compran más o menos camisetas en Asia, y tampoco que los balances económicos estén más sanos que en otros clubes. El hincha quiere títulos y éstos brillan por su ausencia. La décima calmó la ansiedad, pero desde que Florentino Pérez volvió a la presidencia el madridismo ha visto más veces como su eterno rival caminaba hacia Canaletas que las pocas alegrías que sus jugadores les dieron.

El madridismo está harto de la jerarquía exagerada que existe en el club. Florentino ordena y no parece que escuche a nadie a la hora de tomar decisiones importantes. El presidente entró en el Real Madrid liquidando la deuda con una operación urbanística de gran calado que no gustó a sus enemigos; fue su puesta en escena y el aviso de que era capaz de cualquier cosa en el aspecto económico. Aquella carta de presentación se confirmó en años posteriores, pero no ha tenido continuidad en la parcela deportiva. Por último, en un aspecto crucial en estos días, un sector de la afición se ha cansado de la doble moral del club: por un lado se cuidan los valores y se ensalza a las leyendas y por otro tan solo se les ofrece salidas por la puerta de atrás. Los casos de Del Bosque, Hierro, Raúl y sobre todo Iker Casillas demuestran la política verdadera del Real Madrid de Florentino en este aspecto. El presidente ya anunciado que no habrá más salidas importantes, y es que de haberlas (Sergio Ramos, Cristiano) el entorno podría convertirse en un clamor contra la directiva justo antes de comenzar la nueva temporada.

Artículos destacados

Comentarios recientes