Internacionalidades que cuestan la vida

Repasamos la historia de Claudiney Ramos 'Rincón', que llegó de una forma peculiar a la selección de Guinea Ecuatorial con un desenlace fatal

Las palabras de Gerard Piqué en la celebración del Triplete del Barcelona han sacudido el fútbol español hasta tal punto de salpicar inexplicablemente a la selección española. Los detractores escudan sus criticas en que el futbolista no se siente español y algunos llegan a exigir que el defensa culé no vista la camiseta de La Roja. A lo largo de los años muchas internacionalidades han sido polémicas y algunas incluso han llegado a ser fatales, como la de Claudiney Ramos 'Rincón', que tuvo que pagar un precio muy alto por defender los colores de Guinea Ecuatorial: su vida.

Brasileño, futbolista del montón que había jugado en equipos de segunda fila en su país natal, a Claudiney Ramos le llegó la oportunidad de disputar competiciones internacionales a los 32 años de edad, pero no para enfundarse la verdeamarelha, sino para vestir los colores de otro país, de Guinea Ecuatorial. El jugador no se lo pensó dos veces. Nacionalización exprés, compensación económica y guineano como el que más sin haber pisado el país y casi sin saber situarlo en el mapa.

Esta práctica la lleva efectuando la antigua colonia española desde 2006, coincidiendo con la llegada del carioca Antonio Dumas al banquillo. Futbolistas que sin haber vivido en el país, tener familiares cercanos con dicha nacionalidad o realizar fraudulentos matrimonios de conveniencia han logrado la ciudadanía a cambio de dinero y de defender los colores del Nzalang Nacional. Esta estrategia, a la cual la FIFA trata de poner coto, le ha funcionado muy bien a Guinea, permitiéndoles llegar a los cuartos y semifinales de las últimas Copas de África.

Claudiney Ramos era uno de estos nacionalizados exprés. Debutó en el partido de vuelta ante la República Democrática del Congo, que había vencido 4-0 en el primer encuentro, por lo que la victoria por 2-1 -con goles de los también brasileños nacionalizados Judson y Ricardinho- y disputaría tres partidos más como guineano, llegando a anotar en el 4-3 a Cabo Verde, antes de regresar a Brasil. En su país natal, Ramos comenzó a encontrarse mal y le fue detectada la malaria a las tres semanas de haber regresado de Guinea Ecuatorial. El estado de la enfermedad ya era bastante avanzado y el futbolista fallecería a los pocos días; un precio muy alto por ser internacional.

Artículos destacados

Comentarios recientes