Rivaldo: Una carrera repleta de magia

El brasileño, actual presidente del Mogi Mirim, cumple hoy 43 años. Repasamos todo su legado así como sus mejores momentos.

Vitor Borba Ferreira, más conocido como Rivaldo, cumple hoy 43 años y lo hace en su puesto de presidente del equipo que le vio dar sus primeras patadas a un balón, el Mogi Mirim brasileño. A pesar de su edad, el futbolista se mantuvo en activo hasta el pasado año donde precisamente en dicho club terminó colgando las botas tras pasar por gran cantidad de equipos, llegando a jugar en Uzbekistán e incluso Angola. Repasamos cómo fue la trayectoria de Rivaldo desde su llegada a España.

El brasileño llegó a la Liga con 24 años en 1996 de la mano del Deportivo de La Coruña procedente del Palmeiras, formando parte de aquel Super Depor que fue la semilla del equipo que ganó la Liga en el año 2000. En el conjunto gallego anotó 24 goles, convirtiéndose en uno de los máximos goleadores de aquella campaña, despertando el interés de los principales clubes de Europa.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=nwctKh-qmoI]

Uno de los clubes que más pujó por él fue el F.C. Barcelona, equipo que acababa de vender a Ronaldo al Inter y necesitaba reforzarse con otro ídolo. Finalmente se llevó a Rivaldo pagando 4.000 millones de pesetas (unos 24 millones de euros) el último día del mercado de verano, siendo el fichaje bomba de aquella temporada.

En el Barça, conquistó la Liga en 1998 y 1999, una Copa del Rey en 1998 y una Supercopa de España, desplegando su mejor fútbol y se erigiéndose como uno de los mejores jugadores del mundo, lo que le valió para ser titular indiscutible con la selección brasileña y para llevarse el Balón de Oro de 1999 al mejor jugador de Europa. Durante su etapa en el Barcelona, el brasileño disputó con su selección los Mundiales de 1998 y 2002, alzándose campeón con Brasil en este último.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=_4yYS_GFbQw]

El rendimiento del equipo y de él mismo fue de más a menos en sus dos últimas temporadas en el club blaugrana (provocado en parte por el golpe de efecto que supuso la marcha de Luis Figo al Real Madrid) y tras una crisis económica y social que propiciaría el retorno de Louis van Gaal (con el que no se llevaba excesivamente bien) al banquillo del Barça durante la presidencia de Joan Gaspart, a Rivaldo se le concedió la carta de libertad.

Durante su etapa en el Barcelona, el jugador dejó recuerdos en la afición culé como aquel gol en la última jornada de la temporada 2000/01 ante el Valencia. Los azulgranas se jugaban entrar o no en Champions en la última fecha del campeonato, al igual que su rival de esa noche. En aquel encuentro, Rivaldo anotó un hattrick, el último de ellos un espectacular tanto de chilena en el 93' que rompía el empate a dos en el marcador, lo que desató la locura en el Camp Nou, incluso la de su presidente Joan Gaspart.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=B_qOCnoIMgE]

El AC Milan fue quien se hizo con Rivaldo para la próxima temporada. Venía de ser un jugador decisivo en Barcelona y en el club italiano esperaban lo mismo de él, pero no fue así. La rigidez del fútbol italiano y la poca confianza que el técnico Carlo Ancelotti depositó en él supuso el comienzo del declive del brasileño, que ya nunca volvería a ser el mismo que fue en España. Cinco goles en 22 encuentros de la Serie A fue su registro en su primera temporada. Al año siguiente apenas contaría con minutos, marchándose cedido en el mercado invernal al Cruzeiro.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=xJ2JQeifTkU]

Finalmente, el Milan se deshizo de él y Rivaldo recayó en el Olympiakos griego, donde volvió a ser una estrella pero de menor nivel. Allí se hizo con 3 Ligas griegas y dos Copas de Grecia antes de marcharse al AEK Atenas, donde aguantó un año antes de marcharse a la liga de Uzbekistan firmando un contrato millonario.

Los últimos coletazos de fútbol del jugador fueron de vuelta en la liga brasileña probando en clubes como el Sao Paulo, con un breve paréntesis en 2012 para jugar en la liga de Angola. El último club de Rivaldo fue el Mogi Mirim, uno de los equipos donde empezó y donde jugó minutos junto a su hijo. El brasileño se despidió con una conmovedora carta: "Con lágrimas en los ojos me gustaría primero dar gracias a Dios, mi familia y todo el apoyo, el cariño que he recibido durante estos 24 años como jugador. Hoy comunico a todos mis fans que mi historia como jugador de fútbol terminó. Solo quiero agradecer a la preciosa carrera que he construido durante los años. Hubo muchos obstáculos, desafíos, renuncias, anhelos, decepciones, pero eran mucho más grandes las alegrías, logros, crecimiento, cambio, etc...".

Rivaldo nos deja un legado repleto de magia, siendo uno de los últimos jugadores en activo de aquel Brasil de comienzos de siglo que tanto apasionó a los aficionados del fútbol. Su calidad le permite estar en la lista de los 100 mejores jugadores de fútbol de la historia.

Artículos destacados

Comentarios recientes