Cuando la peor selección del mundo gana un partido

Bután, la peor selección en el ranking FIFA, ganó esta semana su primer partido en una fase clasificatoria para el Mundial

Siempre hay una primera vez. Incluso para la selección de fútbol de un pequeño país en pleno Himalaya con 700.000 habitantes como es Bután que ocupa el último puesto en el ranking FIFA con cero puntos, aunque ellos prefieran decir que son la 209ª mejor selección de 209 a 1770 puntos de la primera, Alemania. Esta semana, en un partido de clasificación para el Mundial de 2016, los butaneses hicieron historia al vencer al combinado de Sri Lanka ganando así un encuentro de fase clasificatoria por primera vez en su historia.

Embed from Getty Images

Sin mucha esperanza pero con ilusión en su trabajo, Bután saltó al césped a tratar de encajar el menor número de goles posible ante un equipo que está 36 puestos por encima del suyo en el ranking que elabora la FIFA mensualmente, un planteamiento defensivo que no sorprendió a Sri Lanka, pero que sí le puso muy difíciles las cosas cuando en un contraataque culminado a la perfección, Tshering Dorji anotaba el histórico tanto para Bután que le hacía ganar su primer encuentro en una fase mundialística.

Pero no es la primera vez que lograban los tres puntos en partido oficial. De los 18 encuentros que ha disputado, en tres se ha llevado la victoria, siendo el más reciente un 3-1 asestado a la selección de Afganistán en el año 2008 y las anteriores ante selecciones de menor nivel como Montserrat y Guam hace ya más de una década. Tres victorias pero que no son como la lograda ante Sri Lanka, que les ha conseguido poner en el mapa futbolístico mundial y que a buen seguro les ayudará a dejar de ser los colistas de la lista que elabora la FIFA.

El director de cine, escritor, gran aficionado al fútbol y lama Dzongsar Jamyang Khyentse, reconocía antes del partido que "La clasificación mundial no importa, es sólo un número, no es un reflejo de nuestro desempeño". El lama, un tanto peculiar, comentó que realmente no considera al budismo como su religión, sino como una filosofía porque "mi religión es el fútbol" y que dada su fama en el país, debe asistir a los estadios "disfrazado o poniéndome alguna peluca". Tanto es así que siempre se ha volcado para ayudar al combinado de su país buscando el consejo de algunos de los grandes nombres de este deporte: "He pedido a Arsène Wenger y al Barcelona si me podían ayudar de alguna forma. Por supuesto que no han respondido, pero tengo ese sueño todavía", dijo.

Ahora, este lama ha podido ver cumplirse uno de sus sueños como es ver a su país ganando en un partido relevante más allá de Asia, un partido que supone la primera piedra de cara a poder participar en el Mundial que se celebrará en Rusia en 2016, una clasificación que más que una ilusión es una utopía en el horizonte, que cuando dan dos pasos se aleja otros dos y cuando dan tres se aleja tres más, así que para eso les sirve, para caminar como diría Galeano y poco a poco ir mejorando este deporte en su país, en un continente donde cada vez se juega mejor al fútbol.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=1Iamskvo7nw]

Artículos destacados

Comentarios recientes