Sevilla: de última víctima del Dream Team a verdugo del Barcelona de Rijkaard

El Sevilla ha sido testigo del final de dos de los mejores Barça de la historia, además de ser protagonista en uno de ellos

Ronaldinho y Dani Alves pugnan por el balón / Getty Ronaldinho y Dani Alves pugnan por el balón / Getty

Barcelona y Sevilla se ven las caras esta tarde en el Camp Nou, un encuentro repleto de calidad y de mucha historia, puesto que el conjunto hispalense fue la última víctima del Dream Team de Johan Cruyff en 1994 y doce años más tarde se convirtió en el primer batacazo del Barça de Frank Rijkaard en lo que a posteriori sería el fin de uno de los mejores equipos del mundo en este siglo.

Embed from Getty Images

La noche más triste en la carrera de Djukic fue también una de las más felices para jugadores como Stoichkov o Romario. En la última jornada de la temporada 1993/94, Barça y Deportivo se jugaban el título de Liga. Los gallegos, con dos puntos sobre los azulgranas, tenían que ganar al Valencia para asegurarse el torneo, mientras que los de Cruyff debían sumar los tres puntos también y esperar que el Depor no ganase.

La historia es de sobra conocida. El central serbió falló un penalti en los instantes finales del encuentro que atajó el guardameta González, ¿pero cumplió el Barça con su parte del trato? El Dream Team se enfrentaba al Sevilla de Luis Aragonés, que se jugaba entrar en puestos de la UEFA. La misión de los azulgranas era ganar y esperar al pinchazo del Deportivo, pero no pudo empezar peor el encuentro.

El Cholo Simeone adelantó a los hispalenses a los doce minutos cogiéndole así el gusto a amargar tardes en el Camp Nou, encontrando la réplica por parte del Barcelona ocho minutos más tarde en una volea de Stoichkov tras un gran pase de Laudrup, pero los nervios estallarían cuando Davor Suker pondría el 1-2 justo antes del descanso. Los culés tenían que reaccionar. De nuevo, el delantero búlgaro tuvo que acudir al rescate con un gran derechazo a los cinco minutos de la reanudación y, a partir de otro gol de Romario en el 70' que adelantaba al Barcelona en el marcador, era cuando comenzaban a salirles las cuentas a los azulgranas. Laudrup y Bakero aumentarían la distancia para colocar el 5-2 final.

El Barcelona había cumplido su parte y ahora tocaba aguardar mientras desde el banquillo informaban radio en mano. Penalti en Riazor, falla Djukic y el Camp Nou estalla de júbilo con el encuentro todavía disputándose hasta que dos minutos más tarde el colegiado señala el final del partido. Fin del sueño deportivista y cuarta Liga consecutiva del Dream Team, la última de los de Cruyff que cuatro días más tarde caerían 4-0 en Atenas frente al Milan, una hecatombe que sería la sepultura de uno de los mejores equipos del Siglo XX, de quien el Sevilla fue su última víctima.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=xsxBxvLP3GI]

Pasaron diez años y tanto en Sevilla como en la Ciudad Condal comenzaban a gestarse dos de los equipos que más triunfos lograrían durante la pasada década en Europa. Del Nido, de la mano de Monchi, comenzó a confeccionar una escuadra de jugadores desconocidos pero con un talento y potencial asombrosos. Kanouté, Renato, Poulsen, Luis Fabiano o Dani Alves eran algunos de los nuevos jugadores que desembarcaron en la capital hispalense. En Barcelona, por otra parte, futbolistas de la talla de Eto'o, Deco, Larsson o Giuly se unían a un equipo donde Ronaldinho se eregía como líder tras todo un relevo generacional.

Ambos equipos sorprendieron en mayor y menor medida en el fútbol europeo, por lo que era inevitable que se viesen las caras en alguna final como así sucedió en 2006 en la Supercopa de Europa. Frank Rijkaard logró la segunda Champions League azulgrana ese año en París, mientras que Juande Ramos levantaba el primer título internacional de los andaluces al derrotar 4-0 al Middlesbrough en la final de la Copa de la UEFA.

El Barça llegaba tras un Doblete y después de haber recibido los elogios de todo el mundo del fútbol habiendo desplegado un fútbol maravilloso bajo la batuta de un mago como Ronaldinho, no parecía que el Sevilla fuese a ser un gran problema para los de Rijkaard, pero la realidad fue muy diferente.

Renato y Kanouté adelantaron a los suyos en un encuentro donde, además de frenar en seco a los azulgranas con un juego defensivo intenso, desplegaron también un gran fútbol. El Barça, impotente, trató de cambiar la mentalidad sustituyendo a Xavi y Motta por Iniesta y Gudjohnsen tras el descanso, pero ni así lograron batir a Palop. La guinda la puso Enzo Maresca al convertir un penalti en el último minuto. Ante la sorpresa de todos, el Sevilla era el nuevo Supercampeón de Europa y además por un contundente 0-3.

Esta derrota, al igual que la del Dream Team en Milan, supuso el fin del Barça de Rijkaard. Esa misma temporada caerían en la final del Mundialito frente al Internacional brasileño, además de no lograr título alguno (a excepción de la Supercopa de España ante el Espanyol), lo que se repetiría una campaña después y que le costaría el puesto al técnico, que sería sucedido por Pep Guardiola.

En un Barça donde comienzan a cuestionarse los métodos y liderazgo de Luis Enrique, enfrentarse al Sevilla de Unai Emery puede ser un arma de doble filo. La buena campaña de los andaluces les convierten en un equipo peligroso, por lo que vencerles sería un subidón de moral, mientras que una tercera derrota en Liga les alejaría bastante del título. El Sevilla tiene ante sí volver a elegir entre ser víctima o verdugo del Barcelona.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=ySxeBl0C9g8]

LA APUESTA del día

Fenerbahçe y Kayserispor jugarán mañana viernes, 20 de marzo de 2020, su encuentro correspondiente a la jornada 27 de la Superliga de Turquía

 

Artículos destacados

Comentarios recientes