El día que el cultivo de marihuana ayudó al fútbol modesto

Un jardinero de un modesto club inglés se ahorró más de 50.000 dólares con una ingeniosa idea a la hora de cuidar y mantener el césped de su estadio

El cuidado y mantenimiento del césped se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para los clubes más modestos. En Inglaterra, el frío de los inviernos deja más que perjudicado el verde que pisan los jugadores, y su presupuesto hace totalmente inviable comprar la tecnología que usan los grandes de la Premier League -valorada en más de 50.000 dólares- para mantener en condiciones óptimas el terreno de juego.

Pero dicen que en las situaciones de necesidad es cuando el ingenio se agudiza, y en Rochdale, una pequeña localidad cuyo club de fútbol vaga por la humilde tercera división inglesa pueden dar buena fe de ello. A su responsable de jardinería se le ocurrió la brillante idea de acudir a la comisaría local y pedirle el gran favor a las autoridades de que le dejaran usar las lámparas que acaban de confiscar en una redada a un cultivo de marihuana. Contra todo pronóstico, las autoridades competentes aceptaron. Oli Makin, así se llama el genio, sujeta las lámparas a dos viejos postes de portería para poder maniobrar a su antojo por el verde. A partir de ahí, solo tiene que mover el invento a las zonas más perjudicadas y que el calor de las luces se ocupe del resto.

También es cierto que el propio Makin, confirmó a la BBC que copió la idea de otro club, el Notts County, que hizo exactamente lo mismo en marzo del pasado año. Sea como sea, la realidad es que el club se ha ahorrado más de 50.000 dólares gracias a las lámparas donadas por la policía.

No obstante, y a la espera de que el invento esté en pleno funcionamiento, el jardinero sigue colgando orgulloso en su cuenta de Twitter el magnífico estado que ahora mismo luce el estadio del Rochdale AFC.

Artículos destacados

Comentarios recientes