¿Podrá Ancelotti con la presión mediática y volverá a sentar a Casillas?

Ancelotti deberá elegir entre Iker y Keylor de cara al próximo partido liguero en Villarreal, ¿se atreverá a volver a sentar al español?

Vuelve el debate a la portería del Real Madrid. Cuando parecía que la titularidad de Casillas era indiscutible, unas malas actuaciones y una rotación por descanso permitieron a Keylor Navas demostrar por qué ha sido una de las revelaciones del pasado Mundial de Brasil. Ahora el técnico, Carlo Ancelotti, se encuentra en un dilema: ¿Se atreverá a volver a alinear al costarricense o se dejará llevar por la presión mediática y pondrá de nuevo a Iker bajo palos?

La marcha de Diego López al Milan pareció dar via libre a la titularidad de Iker Casillas bajo palos y así lo fue hasta la jornada 5 del campeonato liguero, donde Ancelotti se decantó por Keylor Navas para defender el marco madridista. El pretexto no era otro que una rotación para dar descanso al ser un partido entre semana, pero eligió un mal momento para realizarla en pleno plebiscito del Santiago Bernabéu con su capitán, cada vez más cuestionado.

Por si fuera poco, el guardameta costarricense cuajó un buen partido en su debut en encuentro oficial durante la goleada por 5-1 al Elche estando atento en todo momento sobre todo en el talón de Aquiles de Casillas, los córners, y encajando su único tanto desde el punto de penalti, que casi logra llegar al balón. Al término del partido, Ancelotti no hizo otra cosa que aumentar el sempiterno debate de la portería madridista al ser preguntando por el siguiente encuentro: "El sábado vemos quien juega. Tenemos el tiempo para hablar otra vez del tema", curioso al tratarse de una supuesta rotación.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=Ni177aIgPCc]

Ahora, la pregunta que sobrevuela por la cabeza de todos los aficionados madridistas es: ¿se atreverá Ancelotti a volver a poner a Keylor en la portería o caerá en la presión mediática y le dará el puesto a Iker Casillas? El capitán madridista, a sus 33 años, se encuentra en la recta final de su carrera y los reflejos no son los mismos que hace cinco años, algo que se nota en una portería tan complicada como la del Real Madrid y en la que de nada sirve vivir del pasado. Sus salidas por alto llevan preocupando a la familia madridista desde hace un tiempo y cada córner en contra se vive con miedo, donde un portero no sólo debe estar atento en los balones por alto, también debe saber arengar y posicionar a su defensa. Los títulos y los galones no paran goles, y eso bien lo sabe el Santiago Bernabéu que ya le ha dedicado una pitada, pero parece que un amplio sector de la prensa no termina de enterarse.

No es ningún secreto que el capitán del Real Madrid cae bien a un amplio espectro de la prensa nacional, bien por su trato personal o bien por sus hazañas, pero hay que saber discernir entre la deidad y el jugador. Si un futbolista juega mal o por debajo de lo esperado será pitado, será justo o no, pero las críticas siempre irán acordes al rendimiento del jugador. De nada sirve culpabilizar a otros como Jose Mourinho, dos años después de su marcha, de lograr que un sector le coja tirria al guardameta español o escudarse en que el Bernabéu pitó a otros ídolos madridistas como Di Stéfano o Zidane, a quienes silbaron por su bajo rendimiento al estar en su decadencia y encontrando un sitio en el equipo, jamás por manía.

Esa manía es la que sí que parece que se le cogió a Diego López, a quien trataron de sentarle en el banquillo por activa y por pasiva durante el último año de Mou y el primero de Ancelotti. Llama la atención que se recurriese a los números del guardameta gallego para clamar su suplencia, como por ejemplo la cantidad de partidos encajando un tanto o los años que llevaba el Real Madrid sin perder un derby con Casillas bajo palos. Ahora que esto último ha llegado a su fin, echamos una mirada a los datos y resulta que Iker ha encajado seis goles en los 14 disparos recibidos en Liga, pero resulta que es momento de apelar a la confianza por un jugador en decadencia. Qué distinto a hace un año.

Sólo hay que ver los primeros partidos de esta temporada de Casillas o la pasada Copa del Mundo jugada con España para darse cuenta de que no es el mismo guardameta que le sacó esa bota milagrosa a Arjen Robben en el Mundial de 2010. Precisamente en esta competición destacó el nuevo pretendiente al marco madridista, Keylor Navas. El guardameta costarricense fue la sensación del Levante la pasada campaña y el portero revelación en Brasil 2014, lo que le valió para firmar por el Real Madrid forzando la salida de un Diego López que fue el portero titular en Liga.

Ancelotti no tardó en confirmar que Iker sería el guardameta de Liga y Champions mientras que Keylor jugaría los encuentros de Copa, pero tras un inicio en el que Casillas ha dejado que desear, parece que Carletto se lo ha pensado mejor y ha decidido darle una oportunidad al guardameta costarricense. Keylor debutó en partido oficial frente al Elche y lo hizo completando un encuentro correcto, llamando la atención el hecho de que sea novedad que el portero del Real Madrid no falle en un partido.

Ahora la pelota está en el tejado del entrenador italiano y en sus manos está elegir quién quiere que se lo baje. A buen seguro recordará que Casillas y los balones altos no son muy buenos amigos, pero también le vendrá a la mente que el presidente Florentino Pérez reclamó en la asamblea del club que cesasen los pitidos contra el portero español pidiendo unidad, algo que no ha hecho con otros jugadores o entrenadores también históricos y que también han dado mucho al equipo de Chamartín.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=lnA8K3JoIyM]

Artículos destacados

Comentarios recientes