Aficionado del Atlético, eximido de la mesa electoral por asistir a la final de Champions

El Mundo revela que un aficionado del Atlético de Madrid ha quedado eximido de la mesa electoral para poder asistir a la final de Champions.

Un aficionado del Atlético de Madrid ha logrado ser eximido de la mesa electoral para poder asistir a la final de la Liga de Campeones en Lisboa, según ha revelado el diario El Mundo. José Antonio Hernáez, colchonero de 43 años, fue designado como suplente en una mesa electoral para los comicios del 25 de mayo, el día posterior a la final de la Champions League. Al tener entradas para la final de Lisboa, este seguidor rojiblanco presentó un recurso con varias alegaciones para quedar exento y la Junta Electoral le comunicó una respuesta favorable. De este modo, José Antonio Hernáez ha quedado liberado de su compromiso con la democracia para poder disfrutar de un acontecimiento "excepcional" con su Atlético de Madrid.

Este era el recurso que desvela El Mundo:

"Nuestra intención conforme lo dispuesto en el artículo 13 de la Declaración de los Derechos Humanos, y en concordancia con el artículo 19 de la Constitución y el Tratado de Schengen, es circular por el territorio nacional hasta Portugal, para llegar luego a Lisboa y regresar desde allí una vez finalice el encuentro de fútbol".

"Habida cuenta que el partido puede finalizar sobre las 23.30 horas y que la vuelta en vehículo -considerando que puede haber retenciones a la salida de Lisboa y teniendo en cuenta los límites de velocidad- puede suponer un tiempo de siete horas y media», prosigue su alegato, «ello significa que podría estar en Madrid en torno a las siete de la mañana".

"Como quiera que el artículo 12 de la Declaración de los Derechos Humanos impide la injerencia de los poderes públicos en mi vida privada, procede acordar mi excusa para garantizar tanto mis derechos individuales como el interés general: si surgiera algún imprevisto en el viaje (controles, cortes de circulación en beneficio de mandatarios europeos, averías, atascos, etcétera) sobrevendría mi imposibilidad para acudir en hora a la mesa electoral".

"Consideramos que también debe valorarse este acontecimiento como excepcional, toda vez que han pasado 40 años desde que el club disputó otra final análoga. En aquella época, con sólo tres años, no pude ir. En todo este tiempo he acudido a 36 bodas; algunos de los matrimonios ya han sido disueltos por divorcio. Nadie con 43 años cambia de equipo de fútbol. Si el legislador ha previsto las excusas por bodas de terceros, por analogía cabe en este caso, más excepcional e importante que el de ir a una boda".

Artículos destacados

Comentarios recientes