Everton - Arsenal: la lucha por la cuarta plaza

El Everton y el Arsenal se enfrentan en un partido clave en la pelea por la cuarta plaza de la Premier League que da acceso a Champions.

Everton - Arsenal Everton - Arsenal

Después de 32 jornadas y casi 8 meses de dura competición, la Premier League llega a su punto álgido. Ahora es el momento del sprint final, de ir con todo a por los objetivos. Las metas, se han desfigurado o se han hecho más claras durante estas semanas. El fútbol inglés no le ha dado tregua a nadie, y ahora, llega el gran momento. Exactamente falta un mes y 6 días para que caiga el telón a esta agitada temporada 2013/2014. El día 11 de mayo, por las prisas del Mundial, la Premier cierra sus puertas, y hasta el final del verano no nos volveremos a encontrar. Pero hasta ese día 11, todavía nos quedan 6 jornadas de máxima emoción. Hay varios frentes abiertos en la clasificación. Por arriba, Manchester City, Liverpool y Chelsea luchan por el cetro, por coronarse campeones. Por abajo, Crystal Palace, West Brom, Cardiff, Sunderland y Fulham, luchan a muerte por no caer. El precipicio está a la vuelta de la esquina y nadie quiere ver de cerca el pozo de la Championship. Pero hay otra batalla importante, la de las plazas europeas. City, Liverpool y Chelsea ya tienen asegurado que el año que viene estarán en el sorteo de la Champions. La cuarta plaza, la que da acceso a la previa, aún está por determinar. La gran ventaja es para el Arsenal, que con 64 puntos, puede cerrar su clasificación esta semana. El aspirante, el Everton, que hoy puede recortar tres puntos a su rival y estar más cerca del sueño de la Champions.

ARSENAL

Objetivo diferente

[video:https://www.youtube.com/watch?v=kpSIa9NRLYM]

El eterno candidato. Parecía que este año sí, que esta sería la temporada en la que el Arsenal arrasaría, pero no, como ha pasado en otras temporadas, al final la burbuja se ha pinchado. Los de Wenger han perdido esa fuerza que tenía el equipo durante los primeros meses de competición cuando arrollaban a sus rivales. Ese “equipo-apisonadora” se ha visto durante muchos momentos, pero no con la regularidad necesaria como para ponerse líderes de la clasificación. A pesar de ello, los londinenses han aguantado el tirón y han seguido enganchados al título hasta la paliza que el Chelsea les endosó en Stamford Bridge. A partir de este momento, las opciones al título han caído. Los londinenses no pueden aguantar el ritmo del Chelsea, el City y mucho menos el del Liverpool, líder de la clasificación. Ahora toca, como cada año, mirar hacia abajo y certificar la plaza de Champions. Tras un inicio espectacular, parece que a estas alturas, estar haciendo esto es sinónimo de fracaso, pero es lo que le ha estado pasando al Arsenal durante las últimas temporadas. Wenger no logra encontrar la regularidad. Es cierto que las lesiones han sido clave. Walcott, Arteta, Ramsey, Wilshere, son jugadores muy importantes para el equipo y han estado fuera en momentos cruciales para seguir enganchados a los objetivos.

Con 64 puntos, parece que la posición que da acceso a la previa de la Copa de Europa está asegurada, pero no, los de atrás vienen pisando fuerte y la dinámica de los del Emirates no permite confiarse. El Everton es el gran rival y hoy en Goodison Park se le pueden complicar mucho las cosas al Arsenal si no gana. Después de este partido, el camino hacia la Champions es llano. El partido más complicado será la visita del Newcastle a Londres. West Ham, Hull, West Brom y Norwich son los otros rivales que les quedan a los de Wenger para finalizar una temporada que parecía más de lo que ha sido.

Para el crucial encuentro de Goodison Park, el técnico francés tiene medio centro del campo lesionado. Las bajas que le han costado muchos puntos durante el último mes, siguen pasándole factura a los gunner que no tienen el fondo de armario de equipos como Chelsea o City. Wilshere, , Diaby y Kallstrom no pueden jugar en Liverpool ante el Everton. La buena noticia es que, después de tres meses de ausencia, Aaron Ramsey vuelve a la convocatoria, no está para ser titular, pero seguro que disputa algunos minutos. Una de las opciones para completar el centro del campo que formarán Arteta y Flamini es la de Alex Oxlade-Chamberlain. El joven extremo inglés está siendo una de las sensaciones de este final de temporada por el cambio de posición que ha sufrido. Wenger, en los últimos partidos, sobre todo, en el partido ante el Tottenham lo ha centrado más. Por sus características técnicas y físicas, Oxlade ha abandonado la línea de cal y se ha pasado al centro del campo, completando el trivote a causa de las bajas. A pesar de no tener ninguna experiencia en esta nueva posición, el inglés se ha adaptado mejor de lo que se pensaba la afición. Es muy inteligente, y sabe posicionarse para recibir el balón con libertad. Acompañado de dos mediocentros puros como Arteta y Flamini, el inglés tendrá en Goodison Park más libertad de la que tuvo en White Hart Lane donde se le vio peleando mucho en defensa y ayudando en la recuperación de balón. Con un jugador tan rápido por dentro, el Arsenal sorprende en la salida de balón, conduce muy bien y lo demostró ante el Tottenham con un par de salidas hacia la portería de Lloris con mucho peligro. Al jugar en el centro del campo, su llegada de segunda línea es mucho más peligrosa que desde la banda, sorprende a los centrocampistas rivales por su pegada y velocidad. Será una de las armas de Wenger para atar la cuarta plaza. Su reconversión deja un sitio en la banda derecha por la grave lesión de Theo Walcott. Un puesto que está ocupando Rosicky, un “jugón” más. Aunque si lo que quiere Wenger es darle velocidad al juego, la opción de alinear por banda derecha a Serge Gnabry, cobra fuerza. Arriba, tampoco podrá contar el técnico francés con el futbolista más dotado técnicamente de la plantilla, Mesut Ozil. Luces y sombras para el alemán en una temporada que arrancó como mejor jugador de la Premier pero la ha terminado con más pena que gloria. La prensa inglesa se ha cebado con él en muchos momentos y le ha criticado duramente. Pero cuando él está, el Arsenal cambia, le da otro dinamismo al juego de toque de los cañoneros. Juega, hace jugar, llega, asiste y marca. Es un mago del fútbol, pero su irregularidad le condena.

La F.A. Cup, el camino a la gloria

Para muchos, este puede ser el último año de Wenger en el banquillo del Arsenal. Tu contrato expira el 30 de junio de 2014, es decir, este verano, y de su renovación nadie habla. Desde Francia llegan rumores de que el PSG quiere construir un súper proyecto en torno a su figura. Tras varias temporadas fracasando en el intento de lograr otro título y llevar a los londinenses a la gloria, el francés no parece tener muchas ganas de hablar de la renovación, y con el final de temporada a la vuelta de la esquina, es un tema a solucionar en el seno del Arsenal.

Este año puede ser diferente. Tras el buen inicio en la liga, ganar el campeonato era un sueño, pero viendo como están las cosas, ahora es una quimera. Pero la F.A. Cup es diferente, la copa inglesa se ha puesto más a tiro que nunca. La semifinal la disputará contra el Wigan, que tras eliminar al Manchester City en el Etihad llega con la moral por las nubes. A pesar de ello, los londinenses deben superar sin problemas a los latics que esperan repetir la gesta del año pasado. Y después, en la gran final de Wembley, que se celebrará una vez haya terminado el campeonato liguero, fuera del estrés de la competición regular, esperan el Hull City o el Sheffield United de la League One. Viendo el panorama, si no pasa nada extraño, el día 17 de mayo, el Arsenal tendría que estar levantando el trofeo en Wembley. Por lo tanto, este puede ser el año en el que el Arsenal vuelva a tocar la gloria.

EVERTON

Un ejercito dispuesto a luchar

[video:https://www.youtube.com/watch?v=oZ9Onh9EAtU]

Tras cinco partidos consecutivos ganado, en las entrañas de Craven Cottage, y tras acabar el partido contra el Fulham, Roberto Martínez les dijo a sus chicos: “el objetivo es la Champions”. Simple y claro. Así fue el mensaje que el entrenador español dio a los jugadores del Everton, que en las últimas semanas han pasado por encima de Fulham, Newcastle, Swansea, Cardiff y West Ham. Tras quedar eliminados por el Arsenal en la F.A. Cup, la liga y las plazas europeas son el gran objetivo de un conjunto ambicioso como es el Everton de “Bob Martínez”. El destino quiso que hace dos años, cuando el entrenador catalán flirteaba con el Liverpool, decidiera quedarse en Wigan. Y también, que sir Alex Ferguson eligiera a Moyes como su sustituto en el banquillo de Old Trafford. Así fue posible que Roberto Martínez, uno de los entrenadores con mejor cartel de la Premier League, recalara en el banquillo de Goodison Park tras haber logrado una gesta mítica con el Wigan. De allí se llevó con él a Liverpool a hombres de confianza. Arouna Koné, Antolín Alcaraz, Joel Robles y James McCarthy recorrieron con él los 36 kilómetros que separan las dos ciudades. De Wigan a Liverpool, del DW Stadium al mítico Goodison Park. A ellos se sumaron tres fichajes importantes, Lukaku, Barry y Deulofeu, todos cedidos, que han dado un salto de calidad al equipo.

Con el 4-2-3-1 de Roberto Martínez, muy parecido al que utilizaba Moyes ya implantado, el inicio del Everton fue increíble. Tras 19 jornadas, el club andaba cuarto clasificado y era el equipo que menos derrotas había sumado a su casillero. Hoy por hoy, se han visto superados por el potencial de los grandes como el Arsenal, Liverpool, Chelsea y City que ocupan las posiciones de acceso a la Copa de Europa. A pesar de ello, Roberto Martínez no se baja del carro, y quiere que su equipo pelee hasta el último momento por un sueño, jugar la Champions League.

El juego del Everton, todos lo conocemos. Roberto Martínez ha sabido recoger el legado de Moyes y unirle sus conceptos. Una de las diferencias claras es el juego a partir de la zona de tres cuartos de campo. Con Moyes, la influencia de Fellaini en esa zona era clave, sus peculiaridades físicas llevaban al equipo a jugar muchos balones por arriba, que el belga bajaba y distribuía. Con la marcha del centrocampista al Manchester United, Martínez le ha dado los galones a la joven esperanza del fútbol inglés, Ross Barkley. Producto de la cantera toffee, el mediapunta le ha dado magia al club de Liverpool. Con David Moyes ya tuvo minutos, pero ha sido Roberto Martínez quien lo puso de titular desde el primer día ante el Norwich, ha hecho olvidar a Fellaini porque su fútbol le viene mejor a las directrices de Roberto Martínez. Con él, el balón circula a gran velocidad. Recibe de espaldas, arranca y encara, tiene una conducción brutal, y con los años, mejorará el último pase y la llegada. Le falta decidir mejor, pero tranquilidad, tan solo tiene 20 años, será la gran estrella del futuro. En defensa, para el partido clave ante el Arsenal, Jagielka acompañará al veterano Distin, aunque el joven John Stones cumplió a la perfección en Craven Cottagge. Martínez apostará por estos dos centrales por veteranía, por compenetración, por físico, por la manera de sacar el balón de Jagielka. El Everton tiene la suerte de poseer dos de los mejores laterales de la Premier. En la derecha, la revelación del campeonato, Seamus Coleman, tercer máximo goleador del equipo (6 goles) arrancando desde el carril derecho. Sus irrupciones por la derecha, y a la velocidad que las hace, sorprenden a propios y extraños. Llega con una facilidad sorprendente a línea de fondo y aprovecha sus virtudes de extremo (ha sido reconvertido), para regatear a su rival, el lateral que defiende al Everton tiene dos tareas con Coleman, cerrar al extremo y parar las subidas incesantes del irlandés. Por la izquierda, Leighton Baines, para muchos, el mejor lateral izquierdo del mundo, por lo menos de la Premier. Una lesión lo ha tenido más de un mes fuera de los terrenos de juego pero ahora vuelve a estar en su mejor nivel. La lesión de Brian Oviedo, que le ha sustituido de manera fantástica, le deja sin competencia. Será el lateral izquierdo titular de los pross en el Mundial de Brasil.

McCarthy y Barry, Barry y McCarthy. Roberto Martínez ha encontrado en esta pareja de centrocampistas el equilibrio necesario para que su equipo ataque y defienda con comodidad. A pesar de haber llegado los dos este año a Goodison Park se complementan a la perfección y forman una de las parejas más solidas del campeonato inglés. Barry ya es un viejo rockero y perfecto para Roberto Martínez. Tiene la tarea de iniciar las jugadas, cae entre los centrales, pide el balón y juega rápido y fácil. A la hora de defender, su posicionamiento es clave. Ayuda a McCarthy, le coloca, manda y ordena a los demás, es uno de los pilares del equipo. El escocés pone la energía que ha veces le falla a Barry. Es un pulmón en el centro del campo. Lucha, corre y llega, tiene mucha calidad para hacerlo con peligro. Se asocia muy bien con Barkley en la zona de tres cuartos y su porcentaje de aciertos en cuanto a pases está por encima del 85%, un auténtico box to box. El complemento para ellos, el jugador que les da descanso y les suple a la perfección es Leon Osman, uno de los bastiones del ejercito de Moyes y ahora también de Martínez. Es la descripción de un todo-campista, donde falta una pieza del puzle allá juega él. Le da igual el centro del campo, la banda izquierda, la derecha o la mediapunta.

A partir de la zona de tres cuartos, la magia la ponen jugadores como Deulofeu, Mirallas o Naismith. El catalán se ha erigido como uno de los ídolos de la afición de Goodison Park, a pesar de que ha estado un tiempo lesionado. Se pega a la línea de cal de la banda derecha y forma un tándem perfecto con Coleman ya que el escocés aprovecha que al catalán le gusta salir siempre por dentro para sorprender y romper la línea defensiva rival. Mirallas, ante la gran temporada de Lukaku, juega pegado en la otra banda, en la izquierda. Cuando arranca es imparable, lleva la velocidad por bandera y desborda sin parar, es uno de los máximos asistentes del equipo además de que insiste mucho en el disparo, fruto de ello son los 6 goles que lleva en la liga. La punta de ataque es para Romelu Lukaku, una de las esperanzas belgas para el Mundial. Con Koné en el dique seco y Jelavic vendido al Hull, le han tenido que traer a Lacina Traoré para que compita con él. El belga es una bendición para el equipo en los momentos que más aprieta el rival. Un pelotazo para despejar lo transforma en un contraataque. Su potencia física hace que para él le resulte fácil bajar cualquier balón. Juega de maravillas de espaldas, y para los jugadores de segunda línea les viene muy bien que dos jugadores estén con él a la hora de defender. Está haciendo una temporada magnífica y gran parte del éxito del Everton sale de sus 12 goles en la Premier.

EL DEBATE: ¿LOGRARÁ EL ARSENAL RETENER LA CUARTA PLAZA?

LA APUESTA del día

Fenerbahçe y Kayserispor jugarán mañana viernes, 20 de marzo de 2020, su encuentro correspondiente a la jornada 27 de la Superliga de Turquía

 

Artículos destacados

Comentarios recientes