El día que el Real Madrid ganó 11-2 al Elche

Es la mayor goleada de la historia del club blanco y la logró frente al Elche, su rival de esta jornada en la Liga BBVA

Real Madrid y Elche volverán a enfrentarse en un partido de primera división 24 años después de la última vez reviviendo la mayor goleada de la historia del club blanco. En 1959-60 el conjunto ilicitano debutó en la máxima categoría del fútbol español realizando una buena temporada a las órdenes del legendario César Rodríguez. La visita al Santiago Bernabeu pasó a la historia de los dos clubes...

Madrid, febrero de 1960. La capital de España presentaba una tarde repleta de distintas propuestas, desde acudir a la proyección de "La gata sobre el tejado de zinc" protagonizada por Elizabeth Taylor en los cines de la sala Torre de Madrid, a acudir al Molino Rojo, donde Matías Prats realizaba esa semana labores de presentación en el homenaje a varias estrellas de "la revista" y las variedades. Por supuesto, una de las opciones era acudir al Bernabeu a presenciar el partido, como una tarde de domingo más. Debido a que las Marconi y las Invicta (las televisiones en alta definición de la época) todavía no habían inundado los hogares madrileños, ver al Real Madrid de Fleitas Solich en directo se antojaba una buena opción para culminar el día.

El aficionado dubitativo terminó de convencerse con el cartel que presentaba el partido; el rival era el Elche de César Rodríguez, el hombre que le había marcado a los blancos 12 goles en partidos de liga en años anteriores con la camiseta del Barça. El leonés César emprendió la aventura catalana una vez terminada la guerra civil española, aunque para alcanzar un lugar en la historia del club azulgrana, antes tuvo que demostrar sus cualidades en el Sabadell y el Granada, equipos en los que jugó a préstamo. César conocía lo que era salir al campo con el público de Chamartín a su favor; lo hizo defendiendo a la selección española en varios partidos. Marcó algunos goles, uno de los mejores ante Irlanda en 1952 tras rematar un centro de Gaínza.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=Z0-POS9zUD0]

César se había ido del Barça con una marca legendaria de goles que sólo Messi ha podido superar. Pero los negocios y la inactividad deportiva no eran para él, razón por la que no dudó en aceptar la oferta que el humilde Elche le hizo. En 1959 César Rodríguez vuelve al Santiago Bernabeu con la camiseta de su nuevo equipo, un club al que también entrenaba. La figura del player-manager no ha sido tan habitual en España como en otros campeonatos, pero lo cierto es que aquel Elche debutante en primera división tuvo en el mito César Rodríguez un referente fundamental de ella. La expectación por ver las evoluciones del exdelantero del Barça al mando del equipo ilicitano jugando frente a los mejores, eran inmensas.

Se vivía una época en la que las diferencias entre el potencial de Real Madrid y Barcelona con el resto de clubes pasaba por un momento álgido. Comandados por Di Stefano y Puskas, los blancos dominan Europa, mientras el Barcelona ha fabricado un equipo fantástico que cuenta con Suárez y la eficacia de Helenio Herrera en el banquillo. Los dos grandes se enfrentarán en duelo fratricida en la semifinal de la Copa de Europa de aquella temporada, en medio de un encendido debate entre la prensa más crítica hacia la poca conpetitividad de la liga.

El campeonato español debe ser estimulado ya que en el último lustro sólo el Athletic de Bilbao logró salir campeón a excepción de los dos gigantes. Ellos se disputan las estrellas, repartiéndose las taquillas y el dinero que comienza a circular en nuestro fútbo a inicio de los años sesenta. Y allí, en aquella merienda de intereses, aparece el Elche que jugaba en Altabix; el Elche de César, Cayetano Ré y la "coneja" Cardona, el histórico futbolista hondureño que falleció en enero de 2013.

Y es que la jerarquía del César jugador-entrenador hizo aparición desde el primer momento. En la primera salida del Elche para jugar contra el Oviedo, el que fuera máximo artillero de la liga 10 años antes, ocupa un lugar en la defensa del equipo que dirige. Desde allí logra ordenar mejor a sus jugadores, y sólo cuando el partido lo demanda, César asume riesgos y se suma al ataque. Con 1-0 a dos minutos del final, empata el veterano Pahuet, aunque el Carlos Tartiere ya ha elegido al memorable hombre de la tarde: Rodríguez, "el pelucas", está llamado a cerrar su trayectoria a lo grande.

A la semana siguiente el Barcelona de Herrera visita Altabix, y César le gana la partida al argentino con una táctica que no tiene desperdicio. Sabía que su rival no aprovecharía los extremos y jugaría por el centro. César se coloca en la línea de tres centrales que con una estrecha vigilancia persigue a los Evaristo, Eulogio Martínez o Villaverde. Suárez desaparece del partido debido al asfixiante seguimiento del defensa ilicitano Laguardia. El equipo local remonta el tanto inicial del Barça y gana el partido. César manda, dirige, piensa y ejecuta... hasta Herrera se rinde al triunfador. Si hay que perder con alguien, que sea frente al inmortal jugador-entrenador del Elche. Por fin tenemos un animador de la liga de dos.

En la jornada 6 el Real Madrid visita Elche. Los de César juegan un buen partido pero esta vez son derrotados con claridad: 1-5, aunque aquel desliz no será nada comparado con el que ocurrirá en aquella tarde de febrero de 1960; la primera visita al Bernabeu.

El Real Madrid había sumado 9 victorias seguidas en su estadio, aunque venía de perder un decisivo partido de Copa de Europa en Niza. Para el entonces tetracampeón europeo, sucumbir en su competición preferida suponía un escozor demasiado profundo, abría una herida que cualquier desafortunado debutante podía pagar con creces. Así se gestó el encuentro que todavía sigue siendo la mayor goleada del Real Madrid en toda la historia de la liga.

A pesar de contar con César, el Elche no existió en Madrid. Puskas inició la cuenta con dos goles rápidos, más tarde hace su aparición el enigmático Pepillo (que vivirá la gran noche de su carrera) elevando el número de tantos a sumar en el marcador. Antes del descanso el Elche ya pierde 5-0, aunque acorta distancias. En la segunda parte, el imparable Gento apura una y otra vez la línea de fondo para asistir o marcar. Pepillo en estado de gracia y nuevamente Puskas golean sin compasión, ¡10-1! y queda media hora. El Real Madrid levanta el pie del acelerador; el Elche está recibiendo un castigo histórico. Y en ese momento, entre la vergüenza y la desesperación, aparece César para cabecear un balón a la red. Es el último gol en primera división del leonés en jugada (marcará dos más desde el punto de penalti). El Real Madrid cerraría el partido con el definitivo 11-2.

Pasarían tres años hasta que llegara la primera victoria del Elche ante el Real Madrid en la máxima categoría. En 1963-64 (esta semana se cumplieron 50 años), el conjunto alicantino entrenado por Heriberto Herrera (no confundir con el "mago" Herrera), venció 2-0 a los Gento, Puskas, Amancio o Zoco. Pero el recuerdo de aquel 11-2 ha permanecido durante más de medio siglo como un momento clave en la historia de los dos clubes, el resultado que les unió en la historia y la estadística de la liga... ¿para siempre?

También te interesará:

EL DÍA QUE CÉSAR JUGÓ DE PORTERO

EL DEBATE: ¿SE PODRÍA REPETIR UNA GOLEADA TAN GRANDE EN LA ACTUALIDAD?

Artículos destacados

Comentarios recientes