Fernando Roig: "El bote lo lanzó desde un vomitorio y luego huyó"

Asegura que no han habido problemas de salud de importancia entre los aficionados

Tras el 0-1 de Orellana en el 83' que ponía por delante al Celta de Vigo, un objeto cayó en el área que defendía el Celta de Vigo, tras lo cual empezó a soltar humo de una manera exagerada. En seguida se supo que era gas lacrimógeno puesto que los aficionados y los jugadores sufrían picores de ojos y estornudos. En apenas cinco minutos se había desalojado el campo y las gradas.

Fernando Roig, presidente del Villarreal, compadecía en rueda de prensa para explicar los hechos: "El Villarreal lamenta lo ocurrido y lo condena. Creemos que es alguien alejado del club, la Policía está intentando identificar al 'animal' y esperemos que caiga sobre él todo el peso de la ley (...), tiene que ser alguien que ha querido hacer daño al Villarreal". Sobre si de verdad se trataba de un bote de gas lacrimógeno, Roig ha aclarado que "es un artefacto similar al que usa la Policía, lo han lanzado desde la zona más tranquila del estadio, donde están los aficionados habituales (...), el bote fue lanzado y la persona huyó del estadio", tras lo que insistía en "pedir disculpas por todo lo que ha ocurrido y agradecer a todos los que han colaborado para bien: aficionados, seguridad...".

Sobre una posible multa al club y un posible cierre del estadio, el presidente ha explicado que "No valoro ahora si se va a cerrar el campo", tras lo que ha añadido "La afición del Villarreal siempre ha demostrado un buen comportamiento, no ha habido ningún problema importante de salud entre los aficionados, la afición ha estado ejemplar en el desalojo del estadio y se lo agradecemos". Por su parte, el entrenador del Submarino, Marcelino García Toral ,ha declarado que "es mejor hablar del partido que de un loco que ha querido hacer daño".

El partido se reanudaba 25 minutos después, con tiempo suficiente para que el Celta marcase el segundo gol y terminar con 0-2 el encuentro. Este incidente nos pilla en pleno debate sobre las sanciones por arrojar objetos al campo, fruto de que esta misma semana ya vivimos cómo Cristiano Ronaldo recibía un mecherazo en el estadio Vicente Calderón cuando se retiraba al vestuario al descanso del encuentro de vuelta de Copa.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=DGBhfqgj8yc]

El colegiado, Fernández Borbalán, ha reflejado en el acta: "En el minuto 87 de partido, estando el balón en juego, se lanzó desde la grada ubicada detrás de la portería defendida por el equipo visitante (tribuna sur), un bote de gas lacrimógeno no impactando en ninguno de los participantes, produciendo una importante nube de humo que obligó a detener el partido. Instantes después todos los jugadores, al igual que el equipo arbitral, comenzamos a sentir un fuerte picor en los ojos a la vez que teníamos problemas respiratorios, creciendo de manera significativa estas sensaciones a medida que transcurrían los segundos. Considerando que con esta situación era imposible la continuación del partido, decidí dar orden a ambos equipos de ir a vestuarios e interrumpir por el momento el encuentro. Una vez en vestuarios, somos informados a través del Coordinador de Seguridad, D. Juan Francisco Guillén Alves, de que por razones de seguridad, han decidido evacuar a todos los espectadores presentes en la grada. Manteniendo contacto de manera continua con el citado coordinador, pasados 15 minutos, se nos informa que la situación en el terreno de juego era normal para continuar el partido, a la vez que nos garantizaba la seguridad tanto de los participantes como de los espectadores. Por tanto, procedemos a dar 10 minutos para que los espectadores pudieran regresar a la grada y los jugadores pudieran calentar para reiniciar el juego. Finalmente, el partido se reanudó 25 minutos después de que fuese detenido, llegando al final del mismo sin incidencia alguna".

El club se enfrenta a una sanción que puede variar según cómo se consideren los hechos:

- Leves: 600 euros.

- Graves: Cierre de uno a tres partidos o dos meses y multa de hasta 3.000 euros.

- Muy graves: Cierre de cuatro partidos a una temporada y multa de hasta 30.000 euros.

El hecho de que no fuera detenido el culpable, que el objeto esté prohibido en un estadio de fútbol y que el partido tuviera que pararse durante 25 minutos no ayudará al club.

Artículos destacados

Comentarios recientes