El renovado Fulham, contra el calendario

El mercado de invierno le ha dado una segunda oportunidad

Segundo fin de semana de febrero y los equipos de cualquier liga europea empiezan a encarar las semanas más decisivas de la temporada. Llega la hora de la verdad para muchos conjuntos, en los próximos meses se decide gran parte del éxito o el fracaso de una campaña. Las expectativas y los objetivos marcados durante el verano pueden haber cambiado en el transcurso de los primeros meses de competición, muchos equipos han tenido que variar sus objetivos tras la primera vuelta, y uno de ellos es el Fulham, el colista de la Premier League.

Los seguidores del equipo londinense han visto durante la primera vuelta de la campaña como su equipo ha ido cayendo en la clasificación hasta verse en el puesto que ocupa hoy. El Fulham es el colista de la liga inglesa después de una primera parte de la temporada para olvidar en la que ha pasado de todo en Craven Cottage. La llegada del mercado de invierno ha supuesto para los londinenses un alivio, porque les ha permitido renovar una plantilla que parecía muerta con muchas caras nuevas. Esta jornada visitan uno de los campos más complicados, Old Trafford, con un inquilino tan necesitado de puntos como el Fulham. Tanto Manchester United como Fulham necesitan sumar los tres puntos de este partido, porque este puede ser uno de los últimos trenes a los que subirse para alcanzar los objetivos. Hoy en FutbolPrimera analizamos el mercado de fichajes del Fulham y como le pueden beneficiar los cambios.

Ahogados hasta enero

[video:http://www.youtube.com/watch?v=73PK27u47bU]

A cuatro puntos de la salvación que la marca el Crystal Palace, el Fulham vive uno de sus peores momentos en los últimos años. Los de Craven Cottage se encuentran en una situación complicada fruto de todo lo que ha pasado desde que empezó la temporada a finales de agosto. Martin Jol fue el entrenador que empezó la temporada sentado en el banquillo del clásico campo del Fulham, un entrenador que venía de ser bastante cuestionado por la afición durante la temporada pasada. A simple vista, el equipo de Londres se había movido bien en el mercado de fichajes, prácticamente, todo lo que había pedido Jol lo fichó el club, un hombre por línea.

Probablemente, el mejor refuerzo del Fulham de este verano fue el de Stekelenburg, el portero de la Roma por el cual se pagaron cerca de 6 millones (5.6 millones de euros). Fernando Amorebieta, Elsad Zverotic y Sascha Riether fueron los hombres que reforzaron la defensa del club. En el centro del campo, un fichaje muy interesante como fue el de Scott Parker, uno de los mejores mediocentros de la Premier en los últimos años, aunque ya veterano (32 años), Parker no ha sido respetado por las lesiones y no está rindiendo al nivel de lo esperado. Además de Parker, Derek Boateng del Dnipro y Taarabt, del QPR fueron los fichajes para el centro del campo. Ni uno ni otro han dado buen resultado. El marroquí cedido por el QPR es uno de esos futbolistas de los que se dice que es el mejor jugador del mundo durante cinco minutos cada diez partidos. Irregular y díscolo, Taarabt no ha aportado prácticamente nada al equipo, y es por ello que se le ha buscado una salida. En la punta de ataque, un hombre contrastado, aunque irregular, Darren Bent, por el que los cottagers han pagado 2.4 millones para tenerlo un año cedido. 5 goles en 24 partido contando la Premier y las dos competiciones coperas (F.A. Cup y Capital One Cup), no son cifras de un delantero por el que se ha pagado tanto dinero por su cesión.

La temporada empezó con una prometedor victoria ante un rival directo como es el Sunderland, un gol de Kasami a la salida de un córner daba los primeros tres puntos a Martin Jol. No volverían a sumar un punto hasta la jornada cuatro cuando empataron a uno contra el West Brom. Los de Jol llegarían a estar en la posición número 14 tras ganar por 1-4 en Selhurst Park ante el Crystal Palace que en aquel momento dirigía Ian Holloway. El centro del campo lo ocuparon ese día Parker y Sidwell, con Kasami y Bryan Ruiz en bandas y arriba Bent y Berbatov. Probablemente, aquel partido del 21 de octubre fue el mejor del Fulham en toda la temporada, incluso mejor que la victoria ante el Everton de “Bob” Martínez en la tercera ronda de la Capital Cup. A partir de ahí, 6 derrotas consecutivas, 5 de ellas en liga que llevaron a la directiva del club a despedir a Ian Holloway. El día 1 de diciembre, tras especular con muchos nombres, incluido el del ex segundo entrenador del Real Madrid, Aitor Karanka, que finalmente fue al Middlesbrough, René Meulensteen ocupaba el cargo de entrenador del Fulham.

Las cifras del Fulham con el holandés en el banquillo tampoco han mejorado mucho. 8 derrotas, 3 victorias y un empate en la Premier League, números muy pobres, tanto, que han llevado a los de Craven Cottage a ocupar la última plaza de la clasificación. El equipo llegó al mes de enero ahogado, necesitado de una renovación de caras, conscientes, de que si no lo hacían, el fantasma del descenso se haría mucho más corpóreo.

Renovación total en invierno

[video:http://www.youtube.com/watch?v=mnbPoWBK-Ok]

Cuando un equipo necesita hacer tantos cambios como los que ha hecho el Fulham en invierno es que algo no ha ido bien desde la pretemporada. Empecemos por el principio. Algunos de los fichajes que se hicieron este verano se realizaron más por nombre que por rendimiento, se reforzaron posiciones que no se tenían que haber reforzado, y se dejaron varios sitios descubiertos de futbolistas de garantías. La operación salida no fue tampoco satisfactoria, se quería hacer limpieza de jugadores con los que no se contaba pero esto tampoco se hizo. Desde un principio, ni la afición ni gran parte del vestuario confiaba en el trabajo de Martin Jol al frente del grupo, la cúpula del club debería haberse dado cuenta de que los jugadores no creían en el discurso de su entrenador. Todos estos factores dejaron paso a la preparación de una temporada que ha ido como ha ido, y por lo tanto, ahora en invierno, el club ha tenido que hacer un esfuerzo por intentar subsanar a última hora los errores cometidos cinco meses atrás.

El entrenador holandés ha pedido que se refuerce al equipo con uno o dos futbolistas por línea y que se haga un gran esfuerzo para traer a un goleador ante la salida de Berbatov y el poco acierto de Darren Bent. El club ha respondido, y se ha movido bien. Las cosas se han hecho con calma, sin prisa, pero sin pausa, un trabajo bien hecho que puede dar sus frutos, el resultado, lo veremos en junio. 7 caras nuevas, por 7 futbolistas que se han despedido por sus compañeros. Vamos línea por línea.

En defensa, Philippe Senderos, muy criticado por la afición, ha dejado el club tras haber jugado más de la mitad de partidos, en total, 16 como titular. Su destino, el Valencia C.F. donde llega con la carta de libertad, ya que quedaba libre en junio. Otro central que ha hecho las maletas es Aaron Hughes, que se va a disputar la Championship con el QPR.

Dos de los mayores fracasos del Fulham en estos últimos veranos también han abandonado el club. Con el primero, el de este verano, la afición tenía muchas expectativas así como ganas de que esta fuera su temporada de explosión, la temporada en la que diera un paso hacia delante y se convirtiera en el jugador que parecía que se iba a convertir, pero no lo ha hecho, Adel Taarabt ha sumado otro fracaso a su corta carrera, igual de irregular como de mágico, el marroquí no ha mostrado ninguna de sus cualidades. Ahora, el club le ha buscado una salida, y el Milán de Seedorf, en uno de los fichajes más sorprendentes de este mercado, se ha hecho con sus servicios para lo que resta de temporada. El segundo, el fichaje estrella de hace dos veranos, Bryan Ruiz. El costarricense venía con el cartel de crack, se había convertido en uno de los mejores jugadores de la Eredivisie, comandando el atractivo juego del Twente. Media Europa quería hacerse con él, y ha medida que avanzaba el verano, parecía más y más difícil sacarlo de Holanda, y al final, el Fulham, pagó los 8 millones que los holandeses querían y se hizo con el jugador. En Inglaterra, su calidad ha salido a pasear muchas menos veces de las que la afición hubiera querido, todo un fracaso que pone rumbo a Holanda otra vez para jugar como cedido en el PSV.

Por último, un hombre clave en la pasada temporada. Dimitar Berbatov, uno de esos jugadores que no dejan indiferente a nadie. El búlgaro anotó goles muy importantes la pasada campaña y esta temporada había logrado ver portería 4 veces. Era un jugador importante, tanto para Martin Jol, como ahora para René Meulensteen, pero el proyecto del Mónaco, donde llega para sustituir a Falcao, le ha gustado más que la gesta de salvar al Fulham.

Ante este aluvión de despedidas, el club de Craven Cottage se ha movido rápido y bien para reforzar todas las posiciones que se quedaban cojas. Lo primero que había que reforzar era el centro de la defensa. Ante la salida de Senderos y Hughes ese sitio se quedaba vacío y ha llegado un refuerzo de mucho nivel como es el holandés Johnny Heitinga, que, tras verse superado en el Everton, ha decidido probar suerte en un equipo donde será importante. Para el centro del campo, un viejo conocido, Clint Dempsey, que, aprovechando el parón de la liga estadounidense, ha podido volver a jugar en un campo donde es muy querido. Ayudará al Fulham hasta el día 28 de este mismo mes. William Kvist, centrocampista de corte defensivo del Stuttgart, llega cedido hasta junio para reforzar la zona de medios, al igual que Ryan Tunnicliffe, del Manchester United, que llega gracias a la buena relación de Meulensteen con el club de Old Trafford, ya que el holandés fue entrenador de las categorías inferiores de los red devils y ayudante de sir Alex Ferguson. Otro futbolista del Manchester que llega es Larnell Cole, interior derecho de gran velocidad que le dará una opción más al Fulham en ataque.

Donde más se han esforzado los técnicos del club londinense es en la parcela de ataque, conscientes de la falta de gol del equipo, acrecentada con la salida de Berbatov. Lewis Holtby, uno de los futbolistas alemanes con más proyección, no ha acabado de encontrar su hueco en el Tottenham, a pesar de su gran calidad. Es por ello, que los Spurs han decidido ceder al mediapunta a un equipo donde tenga los minutos necesarios para reencontrarse con su mejor fútbol. En el Fulham va a ser importante, y si tiene la capacidad para coger las riendas del equipo en ataque puede alegrar más de una tarde en Craven Cottage. El fichaje más importante del club ha sido el de Konstantinos Mitroglou. El ex delantero del Olympiacos se ha hinchado esta temporada a marcar goles en la liga griega, 14 dianas en 12 partidos. Se convirtió en la sensación del equipo de Míchel en la fase de grupos de la Liga de Campeones y en el salvador de Grecia en la clasificación del Mundial. Ha explotado tarde, tiene 25 años, pero lo ha hecho de manera espectacular. Estaba claro que iba a salir de Grecia, pero nadie se hubiera atrevido a aventurar que sería tan pronto y al Fulham. 15.2 millones de euros tienen la culpa de que Mitroglou haya pasado a ser la máxima esperanza de los aficionados del Fulham. Un “9”, domina todas las artes del remate, sobre todo, va muy bien de cabeza. Es una referencia para sus compañeros, y puede ser un buen aliado de Holtby.

Al Fulham le ha ido muy mal hasta ahora, pero el trabajo realizado en enero se ha hecho bien, muy bien. Se ha traído a jugadores ilusionantes como el griego Mitroglou y todos los demás refuerzos son de calidad. Ahora falta que Meulensteen sepa qué hacer con su plantilla, con sus futbolistas, que estos se crean su mensaje. Una vez eliminados de la F.A. Cup por el Sheffield United, ahora el Fulham se debe centrar única y exclusivamente en la salvación, porque no todo está perdido. A tres puntos del Crystal Palace, los cottagers deben convertir su campo en un fortín, y empezar a ser un rival competitivo fuera de casa. Ahora el calendario aprieta más que nunca, y es cuando el equipo debe ser fuerte. Esta jornada Manchester United, un partido muy especial para René Meulensteen, la próxima, el Liverpool. El último partido será la visita al West Brom de Pepe Mel, y el mes de marzo, empezará con el partido ante el Chelsea de Mourinho. El calendario aprieta, pero ahora Meulensteen y sus chicos deben demostrar que aprieta, pero no ahoga.

Artículos destacados

Comentarios recientes