La tessera del tifoso: tifosería sí, pero controlada

Ha generado polémica en Italia

Fútbol en Italia es sinónimo de pasión. La pasión desbordada puede ser considerada como un arma peligrosa que en ocasiones puede dañar físicamente a otras personas. Desgraciadamente, no es muy extraño que en Italia sucedan este tipo de cosas, que no son más que excesos de pasión que ponen en riesgo la vida de los demás espectadores de estas auténticas batallas campales que los tifosos provocan.

Siendo Berlusconi primer ministro del gobierno italiano y aprovechando un grandísimo enfrentamiento que tuvo lugar en Catania en febrero de 2007 entre ultras de Catania y Palermo y que se saldó con la muerte del policía Federico Raciti, el ministro del interior, Roberto Maroni, decidió poner fin a los conflictos entre ultras en los estadios y fuera de ellos. Al menos intentarlo.

Maroni fue introduciendo medidas que intentaban acabar con estas historias que destacaban como protagonista negativo al fútbol italiano en los informativos deportivos de medio mundo en principio sin mucho éxito y seguimiento por parte de los clubes de fútbol italianos. Pero Maroni a pesar de estos prematuros fracasos no cesó en su empeño de acabar con los actos vandálicos en torno al calcio italiano y de este empeño nació la tessera del tifoso que impuso como obligatoria a los clubes de fútbol italiano para el 1 de enero del 2010. Esta medida cogió por sorpresa a la mayoría de clubes italianos por lo que pidieron al ministro que les dejara una temporada de prórroga para poder insertar la tessera del tifoso dentro de su organización como entidades. Maroni les concedió la deseada prórroga y a partir de la temporada 2010/11 se impuso como obligatoria la utilización de la tessera del tifoso.

Antes de seguir con nuestra historia dejemos claro qué es la tessera del tifoso. Según nos cuentan los organismos oficiales del Estado, la tessera del tifoso es un instrumento con el que se pretende garantizar la seguridad en los estadios de fútbol italiano además de aumentar la fidelidad de los aficionados con sus equipos abaratando sus desplazamientos para poder seguir a su equipo a domicilio. La tessera del tifoso es un documento personal e intransferible (posee foto del dueño), suele ser gratuita para los abonados (para los no abonados tiene un coste de unos 10 euros) y suele ser expedida por los clubes de fútbol en su mayoría aunque también se puede adquirir en algunos establecimientos habilitados para ello como bancos o administraciones de lotería. Desde el punto de vista de los aficionados más radicales es una medida con la que se tiene controlado a todos los aficionados como si de un estado policial se tratara y una medida recaudatoria con la que se pretende obtener beneficio económico jugando con los sentimientos de los aficionados hacia sus colores.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=3wUkLY1oX8o]

Los primeros años después de que se impusiera la tessera del tifoso fueron un poco caóticos, los aficionados y los clubes no estaban preparados para aplicar estas medidas. En principio se permitió que los aficionados no teserados viajaran para ver a su equipo a domicilio mezclándose con los aficionados locales lo que provocó más de un enfrentamiento. Salió a la luz en el diario napolitano Il Mattino la noticia de que se estaban repartiendo tesseras falsas con las que podían viajar para animar a su equipo. Se multiplicaron las protestas contra la tessera por toda Italia. La tessera, que también puede funcionar como tarjeta de crédito recargable, y era utilizada por gente anónima que no tifaba a ningún equipo y que se sacaban las tesseras simplemente porque el banco les daba una serie de ventajas que no les daba sin tessera del tifoso en su poder. Algunos partidos se jugaron a puerta cerrada para los visitantes para evitar enfrentamientos…

Todo este panorama de caos organizativo llegó a su fin cuando Maroni al final de la temporada 2010/11 se reunió con representantes del CONI (Comité Olímpico Nacional Italiano), la FIGC (Federación Italiana de Fútbol), la Serie A, la Serie B y la Liga Pro (2ªB italiana) e introdujo una serie de novedades en la tessera del tifoso. Sólo podrían viajar para ver a su equipo los poseedores de la tessera, se habilitarían y se adaptarían las zonas de aficionados visitantes y se habilitaría una red de contacto directo entre el Observatorio Nacional italiano y los grupos de aficionados organizados.

En principio esta es una medida adecuada y puede ser catalogada de sabia, pero toda medida tiene su aspecto negativo. ¿Qué pasa si yo soy romano, hincha de la Roma y quiero viajar a Napoli a ver un Napoli-Lazio y obviamente no estoy teserado? No puedo comprar una entrada ni en la sección visitante ni en la local al ser de la región de Lazio que es donde se ubica Roma. Al comprar una entrada para un partido cualquiera en Italia tienes que presentar tu carnet de identidad, ya que tus datos personales irán escritos en la entrada para tener controlados a los asistentes al estadio en caso de incidentes. Todos los aficionados al fúbol en Italia no son peligrosos hooligans que van a poner en peligro la vida de los demás espectadores o a destrozar mobiliario urbano. Si yo, por ejemplo, soy de la región de Lombardía y soy hincha del Inter no podría comprar una entrada para ver al Inter o al Milan de visitante.

Estas condiciones de la tessera del tifoso además de otros aspectos ligados a los derechos civiles de las personas son los que hacen que la tessera del tifoso sea rechazada por una grandísima parte de los aficionados al fútbol en Italia. Numerosísimas son y han sido las protestas desde que la tessera del tifoso fuera impuesta en el año 2010 así como numerosos son los personajes importantes del panorama italiano que han mostrado su rechazo a esta medida que a día de hoy sigue activa. Marcello Lippi, Claudio Lotito, Michel Platini, Maurizio Zamparini, Daniele de Rossi, Fabrizio Miccoli, Zdenek Zeman, Francesco Totti o Angelo Palombo son algunas de las personas que han puesto cara y voz al rechazo de la tessera del tifoso.

Dicen que para presumir hace falta sufrir. Si los dirigentes italianos quieren presumir de tener un fútbol limpio de incidentes en las gradas y fuera de ellas van a tener que sufrir bastante. Desde luego parece que para la mayoría de la sociedad italiana, esta no es la medida adecuada.

EL DEBATE: ¿QUÉ TE PARECE ESTA MANERA DE CONTROLAR A LOS RADICALES?

Artículos destacados

Comentarios recientes