Derby della Madonnina: Regalo navideño

Días grises para el fútbol en Milán

El Derby Della Madonnina entre Milan e Inter de Milán llega a Milán como previa a unas fiestas de Navidad moviditas en el seno de ambos clubes. Más tensión que fútbol, más futuro que presente.

El siempre espectacular derby de Milán aterriza este año en la capital de la Lombardía con más incertidumbres que nunca. El fútbol hoy puede ser lo de menos. Prensa, aficionados y clubes han marcado la previa de éste colosal encuentro decididos a no hablar de él, o más bien poco, y sí a jugar con las posibilidades de renovación interna de ambas entidades. La mala racha en las últimas temporadas y el inicio de ésta, ha hecho, sin embargo, necesaria la victoria para los dos equipos, en un derby en el que tienen mucho que perder.

Hace tres días que llueve en Milán. Tres días con un cielo gris, niebla espesa y una lluvia que, aunque no haya sido en ningún momento intensa, no ha abandonado su presencia. El derby milanés llega tal y como está el tiempo. Nublado, empañado, turbio. Demasiadas cosas tienen en la cabeza entrenadores y directivos como para concentrarse únicamente en el partido de esta noche. Massimiliano Allegri sabe que no va a continuar en verano a menos que haga una segunda vuelta similar a la de la temporada anterior y logre meter al equipo en Champions League, pero también sabe que tiene la obligación de llegar a final de curso habiendo armado un equipo competitivo. Y lo admitió: “Sobran defensas y faltan centrocampistas”. Con esta premisa el Milan abrirá el mercado invernal, al que sólo le quedan siete días por iniciar. Además, el técnico lleva dos años cargando con la sombra de Seedorf, Inzaghi, Devis Mangia y otros nombres como Nesta o el último en llegar, el seleccionador nacional Cesare Prandelli. Algo con lo que tiene que convivir, pero también algo de lo que está más que harto.

Por su parte, Walter Mazzarri disputará su primer derby tras salir por la puerta grande de San Paolo. Mazzarri sabía a lo que venía. El Inter no es el Napoli, la presión no es la misma, el imperativo de vencer no tiene nada que ver en un equipo y en el otro. Y las cosas se están poniendo difíciles. En el Inter, al igual que en el Milan, sólo se habla de fichajes. De entradas y salidas de futbolistas y de renovación interna. Luis Suárez, el mito de los años 60, ha sido el primero en irse y Figo puede ser el siguiente. Thohir quiere a hombres de confianza y pretende devolver los éxitos al club a base de limpieza general.

Entre todo este follón, la Federación revoca la sanción a la Curva Nord el pasado viernes, con lo cual los tifosi interistas podrán estar en sus localidades para poner color al siempre monumental ambientazo del Derby Della Madonnina.

Artículos destacados

Comentarios recientes