Borussia Dortmund: El arte del Muro Amarillo

Es el jugador número 12 de Jurgen Klopp

El arte en la ciudad de Dortmund se deja ver con inusitada facilidad. El arcaísmo predominante hasta hace varias décadas, dejó en la ciudad unas doctrinas basadas en tres ramificaciones unidas durante siglos en sus minas: Acero, carbón y cerveza. Tanto poder de atracción sigue teniendo esa mezcla entre lo vanguardista y lo obrero, entre lo moderno y lo tradicional, entre lo creativo y su realidad primaria. UnaAcería en 3D, una torre donde se quema hulla a 1000º o la Máquina Cervecera de Hansa perteneciente a 1912, nos retrotraen a otra época, en la que la ciudad fue conocida como la capital continental de la cerveza.

Hoy, esas escenas variopintas generaron un ambiente único que le llevó a ser considerada Capital Cultural Europea en 2010. Esas costumbres, catalizadoras de la nueva ciudad de Dortmund, quedan expuestas en cada esquina pero, sobre todo, en su principal escenario de reflejo hacia el mundo, su queridísimo BVB.

Porque más allá de amar sus virtudes y singularidades como epicentro de la creatividad germana del momento, sus habitantes son fieles al Borussia Dortmund. Cada partido en el mítico Westfalen (por más que su nuevo nombre oficial sea Signal Iduna Park), congrega a más de 80.000 hinchas amarillos que disfrutan del fútbol, del ambiente único de sus partidos y de la fiesta generada en torno a la voz futbolística de la ciudad. El corazón de todo ‘dortmuner’ está en la ‘Südtribüne’ (Muro Amarillo). Ese fondo mezcla las pasiones de más de 25.000 aficionados, todos en pie, unidos, cantando, dando colorido, portando pancartas para levantar temores en el rival, y mostrándose al mundo como hinchas únicos, capaces de crear el mejor contexto futbolero que se precie en toda Europa.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=0ZdYviaQdmE]

Una zona para ellos, para los fieles, para los que jamás dan la espalda. No existen tribuna, no existen graderíos especiales y no existen problemas. Todo, para crear la marea humana más impactante vista en un estadio de fútbol y convertirse en la grada más vertical de cuantas existen en el mundo. Una experiencia singular (no demasiado cara porque los precios oscilan entre los 12 y 40 euros), emocionalmente poderosa y solo apta a quienes quieran liberar tensiones por empujar al Dortmund a la victoria. Una zona exclusiva para dar libertad a la creatividad futbolística pues esto, también es arte.

Ese sentimiento será clave para ayudar a un Borussia Dortmund que se encuentra en la situación más crítica del último lustro. Los de Jurgen Klopp están al filo de la eliminación de la Liga de Campeones en la fase de grupos y han perdido en casa contra el Bayern de Munich por 0-3. Recuperar la sonrisa pasa por ganar esta noche al Napoli en el Signal Iduna Park y, evitar así, que el Muro Amarillo pase a ser el Muro de las Lamentaciones.

Artículos destacados

Comentarios recientes