La huella de Michael Laudrup en España

El danés regresa como exitoso entrenador del Swansea

El Swansea de Michael Laudrup será el primer rival del Valencia en su retorno a la Europa League, el equipo entrenado por Miroslav Djukic espera ofrecer una imagen distinta a la mostrada en las primeras jornadas del campeonato de liga. Michael Laudrup es un viejo conocido que ya tiene experiencia en enfrentamientos europeos ante clubes de la liga española. Recordamos su pasado.

Michael Laudrup fue uno de los jugadores que más impacto causó en España en los años noventa. Su estilo elegante y un toque de balón sublime, lograron que se convirtiera en un futbolista clave tanto en el Barcelona como en las filas del Real Madrid. La desgastada relación con Johan Cruyff provocó su salida del club azulgrana al final de 1993-94, fichando en ese momento por el Real Madrid. Con el club blanco regaló a los aficionados una temporada de ensueño en la que fue el rey de las asistencias y también marcó goles de antología. Pero su historia con el fútbol español había comenzado mucho tiempo atrás.

La carrera de Michael Laudrup con la selección de Dinamarca mantuvo fuertes vínculos con la española. El caprichoso destino hizo que los dos combinados se vieran las caras en la Eurocopa de 1984 y la Copa del Mundo de 1986, siempre con balance en contra de los daneses. Incluso su vuelta al equipo nacional (después de que su país se alzara con la Eurocopa de 1992 en su ausencia) quedó marcada por una derrota, la que se produjo en Sevilla en 1993 y dejó a Dinamarca sin opción de disputar el mundial de Estados Unidos 1994.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=Txt3VL7tkSw]

A nivel de clubes, Laudrup se enfrentó por primera vez a un equipo español en los cuartos de final de la Copa de Europa 1985-86, jugando en las filas de la Juventus de Turín. Le esperaba el Barça de Venables, y el equipo bianconero aterrizaba con una plantilla espectacular en la que Laudrup compartía protagonismo con Platini a las órdenes del sargento Giovanni Trappatoni. El talentoso futbolista danés nunca llegó a ser plenamente feliz en Italia, ya que su juego no se adaptaba con facilidad a las exigentes condiciones físicas que dominaban el fútbol transalpino de la época.

Aquella primera experiencia en el Camp Nou se saldó con derrota 1-0. La vuelta será especialmente recordada por los aficionados del Barça; un gol de Archibald a la media hora de juego permitió al conjunto catalán volver a una semifinal de la Copa de Europa 11 años más tarde. La decepción en el Stadio Comunale fue mayúscula, aunque sería mayor una temporada más tarde, cuando en esta ocasión fue el Real Madrid el club que apartó a la Vecchia Signora de la lucha por su segundo entorchado en la máxima competición europea.

Copa de Europa 1986-87. Jorge Valdano y Emilio Butragueño son alineados en las filas merengues. Se trata de dos nombres importantes en la vida posterior de Laudrup. El primero porque fue el entrenador que devolvió la confianza al danés en 1994, y probablemente el técnico que mayor libertad dio a su juego en una gran liga. El segundo era la estrella que daba nombre a la famosa quinta que se enfrentó a Michael en 1986, pero coincidiendo con la llegada del danés en 1994-95, vivió su final como futbolista del Real Madrid. Michael Laudrup estuvo en el partido de despedida ante la Roma con el que el madridismo brindaba homenaje al Buitre al final de su primera temporada en la capital de España.

Pero volvemos a la dramática eliminatoria de 1986-87; un cruce que terminó resolviéndose con unos lanzamientos de penalti en los que no pudo participar Michael, sustituido antes del final del encuentro de vuelta. La Juve perdió a pesar de comenzar ganando tras un error de Hugo Sánchez. Los inspirados Butragueño, Valdano y Juanito, hicieron buena la actuación de Paco Buyo en la portería. El destino de Laudrup ante el fútbol español quedaba definitivamente gafado. Pronto cruzaría el Mediterráneo para jugar en las filas del Barça.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=S_ePdYDCSCQ]

La huella de Laudrup en el fútbol español fue enorme, y en 1991-92 la revista Fortuna Sport le condecoraba como el mejor extranjero de la liga. Aquella no fue una elección más, ya que en la votación intervinieron todos los jugadores y entrenadores del campeonato. Era un reconocimiento para un hombre que transportó la magia y la fantasía en cada pase, que abrió defensas con su visión de juego y fue un jugador fundamental en el éxito del Dream Team de Johan Cruyff. Michael Laudrup era un jugador distinto, y por eso el Camp Nou no le perdonó su salida en dirección a Madrid en 1994. Así se lo hizo saber en su retorno al estadio barcelonista; en ese momento la liga ya quedaba muy lejos para un cuadro azulgrana que había sido humillado meses antes en el Bernabeu con un contundente 5-0.

En 2003-04 Michael Laudrup volvió al Camp Nou, esta vez como entrenador. Dirigía al Brondby, equipo que se enfrentó al Barça en la Copa de la UEFA. Aunque ahora pueda resultar sorprendente, los azulgrana no pudieron clasificarse a la Liga de Campeones una temporada antes, e incluso estuvieron muy cerca de quedarse fuera de Europa por primera vez en su historia. El humilde club de Copenhague presentó poca batalla y el Barça de Rijkaard ganó los dos partidos.

La evolución desde entonces ha sido evidente. En aquel momento el danés tenía 40 años y muchas cosas que aprender. El Michael Laudrup actual ya cuenta con el bagaje de haber entrenado en cuatro ligas, aunque su sueño oculto sigue siendo llegar algún día a dirigir a un club importante en la liga española. Si su ambición es tan grande como la que presentó aquel chico que jugaba en Italia en los años ochenta, puede que lo consiga. Valencia y el inmortal Mestalla serán un estupendo escaparate para un Swansea que aspira a todo en la Europa League 2013-14.

EL DEBATE: ¿MERECE LAUDRUP DAR EL SALTO A UN GRANDE COMO ENTRENADOR?

Artículos destacados

Comentarios recientes