Levin Öztunali, la nueva batalla Alemania-Turquía

El nieto de Uwe Seeler podría jugar con la selección turca

Una joven promesa del fútbol europeo como Levin Öztunali ha desatado una polémica entre las selecciones de Alemania y Turquía. Como muchos otros futbolistas, Öztunali se debate entre alemanes y turcos, aunque su caso es especial puesto que es el nieto de una leyenda del fútbol germano como Uwe Seeler.

“Los jugadores trabajan duro para llegar a la élite y, cuando están cerca de ella, se agarran el corazón y deciden. Si eligen Alemania, tenemos que pasar página pero no podemos permitir que todos pierdan su verdadero origen, su verdaderos valores”. Erdal Keser no habla sin argumentos sólidos, pues aunque nació en Sivas (Turquía), creció, desarrolló y explotó su carrera futbolística gracias a los principios, premisas y confianza que en él puso el sistema de cantera del fútbol en Alemania. “El verdadero temor es que los alemanes son capaces de atraer a los mejores jugadores turcos, algo que estamos tratando de evitar ferozmente pues ningún turco debe dejarse atrapar por maniobras de distracción que no sean su corazón. Ellos son nuestros hijos”. Su rol actual de scout de promesas turcas en suelo alemán (con varias escuelas y departamentos abiertos allí), ampara sus duras palabras.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=yJMZiyg8jgI]

Mesut Ozil (quien tuvo que mostrar su pasaporte y el de su familia para explicar las verdaderas razones de sentirse alemán cuando decidió ser internacional germano), los hermanos Altintop (que criticaron duramente a decisión del madridista, Nuri Sahin, Omer Toprak y Serdar Tasci, han sido algunos de los jugadores de élite que multiplicaron el estallido entre los dos países. Duelos que se repiten casi mensualmente, que en los últimos tiempos hablan de Mehmet Ekici (que tras jugar con Alemania se pasó hace meses al vecino turco) o de Tunay Torun y que, a partir de ya, empezarán a debatir sobre un caso absolutamente fronterizo. Una joven promesa de origen turco-alemán, pero no una cualquiera dentro del organigrama juvenil, sino el nieto de una de las mayores glorias del fútbol teutón, el mítico goleador Uwe Seeler. Esa tesitura descubrirá a Levin Öztunalı, que con solo 17 años, ya es motivo de lucha abierta entre su país de nacimiento (Alemania-Hamburgo) y el de sus padres (Turquía), con la sombra del goleador implacable y capitán germano que era su abuelo.

Hasta hace unos meses, Levin Öztunali era tabú para la Federación de Fútbol de Turquía, pues como Keser explica, es el “único chico al que nunca le preguntaban si quería jugar para Turquía por cuestión de ética”. El hijo de Uwe Seeler (más de 400 goles con la selección alemana) está casado con Mete Öztunali (turco) y fruto de esa relación nació la perla. Nacido y criado en la cantera del Hamburgo (internacional Sub 5 y Sub 17 alemán), su progresión ha sido tan potente que en una pelea abierta entre varios clubes del país, ha terminado siendo el Bayer Leverkusen quien se lo ha llevado para la próxima campaña. Keser, el scout que ha visto cientos de casos de jóvenes en tesituras parecidas, admite que Oztunali será el único al que no perseguirán por justicia pues entienden lo que su pasado representa para Alemania. "Tendría que venir voluntariamente a nosotros y decir claramente que desea jugar para Turquía. Hay que ser lógicos, éticos y solo esperamos que la otra cara de la moneda entienda nuestras razones para valorarlas”, explicó para los alemanes.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=91sq1dF_-DA]

El primero en sacar valoraciones a estos enfrentamientos entre las promesas de ambos países fue el hasta hace poco director deportivo de la Federación Teutona, Matthias Sammer, mostrando dolor por enseñar el camino, las doctrinas y la paciencia a chicos que, cuando tienen que demostrarlo en el primer nivel, deciden cambiar de país, haciendo perder ese costoso y laborioso trabajo en suelo alemán para beneficio de los turcos. Y es que mientras unos han visto como el poder de su camiseta es suficiente en muchos casos para retener cualquier duda del jugador, otros se deben a la fuerza de la familia por recuperar los orígenes y mostrar el futuro abierto de alternativas que ofrece cambiar de bando. Keser tiene nada menos que 25 ojeadores por toda Alemania intentando a diario que la dinámica sea favorable a sus intereses y, aunque lentamente, van consiguiendo recuperar a gran parte de la colonia que hubiera sido perdida sin su infatigable labor.

En Alemania viven cerca de tres millones de turcos, de los cuales sólo 700.000 tienen pasaporte alemán. En 2008, durante su visita a Alemania, el ministro de exteriores otomano, Erdogan afirmó que "la asimilación era un crimen contra la Humanidad", puesto que la canciller Angela Merkel había rechazado sus propuestas solidarias: "Los turcos viven en Alemania desde hace tres o cuatro generaciones. Deben aprender el idioma local. Es vital para la integración". Y todo, porque mientras la ‘dueña de Europa’ insiste en evitar la adhesión turca a la Unión Europea. Hoy, más de 4.000 empresas alemanas operan en Turquía y el comercio bilateral alcanzó los 25.000 millones de euros en 2008. Datos y estadísticas que alimentan cualquier pelea entre ambos países y que, extrapolado al deporte rey, creará su particular ‘marioneta futbolistica’ en la figura del prometedor Levin Öztunali.

Artículos destacados

Comentarios recientes