La nueva Argelia inicia su camino en la Copa África 2013

Los zorros del desierto debutan frente a Túnez marcados por su pasado

La selección de Argelia debuta hoy en la Copa de África 2013 frente a Túnez, el equipo dirigido por Vahid Halihodzic es una de las mayores incógnitas del campeonato, con cuatro jugadores de la liga española y un conjunto de futuro, aspira a repetir el triunfo de 1990.

El 18 de Noviembre de 2009, Argelia y Egipto disputaron uno de los encuentros que despertó mayor preocupación a los organizadores de la Copa del Mundo. Tras haber empatado a todo en su grupo de clasificación, las dos selecciones tuvieron que viajar al Al-Merreikh Stadium de Omdurman (Sudán); debían jugar el desempate que tendría como premio para el ganador una plaza en el mundial de Sudáfrica, el primer campeonato disputado en suelo africano.

La tensión entre los aficionados desplazados, los gobiernos y la policía de los dos países, fue evidente desde horas antes del choque. En el campo, un gol del futbolista del Bochum alemán Yahia, clasificaba a Argelia para la fase final. Los incidentes no terminaron ahí, y a lo ancho de la geografía mundial las reyertas entre las comunidades egipcia y argelina continuaron. Los Faraones, que habían ganado la Copa de África en dos ocasiones y volverían a hacerlo meses después, decían adiós a otro mundial; una maldición indigesta e incomprensible para los millones de aficionados que habían celebrado los títulos del mejor conjunto africano por las calles de Alejandría, París o Madrid en los años precedentes.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=2D5lHwT-r1w]

Argelia por su parte vivía un sueño. Se había convertido en el referente del fútbol árabe en la cita más importante del mundo, aunque llegaba al campeonato con un conjunto repleto de futbolistas repartidos por Europa en equipos de un segundo o tercer nivel. Poco se podía esperar de los ídolos del norte africano, ya que aparecían en una gran cita 24 años después con la ilusión del primerizo pero con muchas carencias técnicas para imponer un estilo victorioso.

A pesar de ello los argelinos empataron con Inglaterra, un éxito elevado y que gratificó de forma notable a los discípulos de Rabah Saadane. Será otra vez en Sudáfrica donde Argelia vuelva a una gran cita tras perderse la pasada edición del campeonato africano. Ocupan el lugar 22 del ranking de la FIFA, siendo la segunda potencia del continente tras Costa de Marfil en la clasificación, pero no parece que la medida real del equipo sea la que marca este parámetro. Argelia prepara el campeonato de la mano del bosnio Vahid Halihodzic, un hombre con experiencia en selecciones africanas y en el venerado fútbol francés; la figura con la que Argelia sueña repetir su triunfo de 1990.

Han aterrizado con cuatro futbolistas que llegan desde el fútbol español, entre ellos el balón de oro argelino Sofiane Feghouli: de él se espera que realice un buen campeonato. En Valencia se ha convertido en un jugador cada vez más importante pero rodeado de una importante inestabilidad. Feghouli impactó con su actuación en la Champions frente al Bayern de Munich por ejemplo, pero todavía le faltan galones para dirigir el juego en un todopoderoso club europeo, la Copa de África será un buen examen para él. El rendimiento argelino dependerá también de la inspiración de Ryad Boudebouz. El centrocampista del Sochaux tiene mucha llegada y talento. Nació en Francia pero decidió jugar con Argelia, el país que espera grandes cosas de su futuro.

La biografía de Boudebouz nos obliga a recordar a Zinedine Zidane, probablemente el mayor talento por el que corrió sangre argelina. El de Marsella no jugó con la selección africana, y tal vez a ello le debamos que haya pasado a la historia de la forma en que lo hizo.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=zKcCD0WN4j0]

Otro Zidane, Djamel Zidane, fue uno de los integrantes de la selección argelina que disputó el mundial de 1982, el primero para el que consiguieron clasificarse. Y es que la historia de los zorros del desierto está estrechamente ligada a España, con varios puntos que les une. Como decimos, aquella Copa del Mundo de 1982 donde jugaron en Asturias fue su bautismo, aunque salieron del campeonato de una forma que no esperaban: con el pacto de no agresión entre Alemania Occidental y Austria.

Cuatro años más tarde, ya bajo el sol mexicano, Argelia y España se cruzaron en la primera fase del mundial. Un partido sin historia y sin sorpresa, en el que la gran actuación de Calderé fue el mejor preámbulo a la actuación de Butragueño que paralizaría el mundo futbolístico con sus cuatro goles a Dinamarca. Aquel día en Monterrey, los africanos jugaron a la caza del español. Pocos encuentros se recuerdan con una agresividad tan desmedida por parte de uno de los contendientes. Un juego sin opciones de explotar la calidad genética que poseen algunos elementos de su fútbol. Pensar en Feghouli, en el emigrado Zinedine y también en Rabah Madjer invita a ello.

Hoy ante Túnez comienza un nuevo camino, con la obligación de conseguir la clasificación inician el torneo, pero el sueño oculto de jugadores y aficionados es coronar al fútbol argelino en la cima de África.

Artículos destacados

Comentarios recientes