Los jugadores más violentos de la historia del fútbol son Halloween

Repaso de los futbolistas más duros que han pisado un terreno de juego

Roy Keane Roy Keane

Son violentos, sus rivales les temen por sus duras entradas y han protagonizado las lesiones más escalofriantes del fútbol mundial, los recordamos en Halloween.

No solo se trata de futbolistas que cada vez que pisan el césped maltratan a sus adversarios con su dureza sino que algunos se han ganado el cartel gracias a alguna acción puntual que será recordada hasta la saciedad. En plena campaña contra Pepe por un supuesto vídeo que Pep Guardiola tenía guardado y en el que quedaban inmortalizadas sus terribles actuaciones, habría que plantearse si el central del Real Madrid está evolucionando desde su llegada para apartarse de esa imagen de ‘carnicero’ o por el contrario es algo innato en él que jamás podrá cambiar. Su caso no es un asunto aislado sino que junto a él existen otros ejemplos que personifican la imagen del rudo futbolista que cada vez que hace acto de presencia dejando su sello de identidad en un rival se cuestiona si las normas deberían cambiar o si los castigos deberían ser más severos para los infractores.

En los años sesenta, cuando las cámaras no captaban cada segundo de partido desde cualquier ángulo, Norbert Stiles se hizo famoso por su peculiar forma de realizar su trabajo. Era el antihéroe que todo equipo necesitaba para reforzar la gloria de mitos del balón como Bobby Charlton o George Best. A la sombra de ellos cumplía a raja tabla su cometido, que se reducía a robar el balón y pasarlo a un compañero, ‘get it and give it’, pero para ello se valía de cualquier tipo de treta que en el mejor de los casos simplemente desquiciaba a su rival. Patadas en los tobillos, provocaciones, empujones, escupitajos, pellizcos y codazos estaban a la orden del día mientras él estaba en el césped. Además, su físico le acompañaba a la hora de meterse en su papel puesto que le faltaba la mitad de la dentadura al haberla perdido en un golpe durante un encuentro. Era miope, con poco pelo y bastante feo. El Tigre sin dientes acudió al mundial de 1966 a pesar de encontrarse con numerosos impedimentos por parte de los amantes del juego limpio que conocían sus argucias para desestabilizar al rival. Jugaba con lentes y no dubitaba fingiendo haberlas perdido cuando el rival iba por delante en el marcador. A Eusebio logró anularlo en el choque ante Portugal. En todo ránking de violentos siempre aparece su nombre en el lado más extremo por culpa de sus desmesuradas y peligrosas patadas.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=YQybpbgwKZg]

Artículos destacados

Comentarios recientes