Bielorrusia: las claves contra España camino a Brasil 2014

Todo lo que debes saber sobre el rival de España

Bielorrusia se enfrenta a España en la fase de clasificación para el Mundial de Brasil 2014 y José David López no realiza un análisis para conocer su selección a fondo antes del partido.

Apatía, tremenda frialdad y excesiva falta de libertad fueron varias de las notas identificativas de la extinta Unión Soviética, que ejercía su régimen autoritario en un gigantesco país con demasiadas percepciones sobre cada uno de sus movimientos. Un único partido (comunista), 15 repúblicas, gobierno nacional y una economía centralizada que evidenciaba ostracismo para el resto de territorios, que acumularon odio y reclamaban derechos durante décadas, demostrando una unión meramente nominal. Esa extensa manta que cubría su silencio bajo la amenaza, repercutía en todas sus estructuras culturales, siendo el fútbol una de las más importantes en captación, pues la dimensión que habían tomado las clases obreras y su pertenencia a esas ideologías, aseguraba la fuerza de la revolución en su basto territorio. Sindicatos, asociaciones y empresas que, vestidos de corto, se convirtieron en un buen método para luchar contra los ideales soviéticos.

Por ello se multiplicaron los clubes de fútbol con denominación 'soviet' (que representaba a un sector obrero) hasta alcanzar suelo bielorruso, donde los Dinamo, Torpedo o Slavia también hicieron aparición. Sin embargo, la independencia de sus estados a principios de los 90, facilitó la libertad de expresión en su diseño y organización, lo que ha evidenciado cambios drásticos entre territorios que vivieron bajo un mismo yugo y que han podido expresarse con naturalidad futbolística, lo que ha propiciado primeras diferencias serias de crecimiento, proyección y futuro en apenas dos décadas. Rusia sigue siendo el gigante pero sus ex repúblicas, nada menos que quince, han buscado su propia identidad y en el césped, Bielorrusia quizás sea la que mayor sorpresa ha sido capaz de desarrollar. Competitivo ya en las fases de clasificación hacia retos continentales y buscando ese mismo camino hacia citas mundialistas, las generaciones venideras sí han mostrado un notable crecimiento siendo protagonistas en categorías inferiores (sobre todo el último Europeo Sub 21) y llegando poco a poco a la absoluta (varios de esos referentes, ya están en la élite), lo que unido a la evidente mejora del BATE Borisov (la gran mayoría de internacionales crecieron allí) como representante nacional en Europa, ha degenerado una selección en vías de desarrollo efectivo. Su salto, o al menos sus perspectivas, van a ser evaluadas nada menos que por España esta semana.

Georgi Kondratiev: Una cara conocida en todos los niveles

El ex delantero internacional soviético quedó fuera de la lista definitiva para el Mundial 1986 pero tras la independencia, siempre fue considerado uno de los grandes mitos nacionales del ´futbol bielorruso. Estrella del otrora exitoso Dinamo Minsk (cuando el club competía con los gigantes soviéticos antes de las disoluciones deportivas), lleva más de quince años en los banquillos de su país, en diferentes cargos y clubes hasta que hace seis temporadas entró en la federación. Su trabajo desde entonces ha sido admirable y admirado, pues la competitividad y resultados crecieron en todas las divisiones inferiores, hasta el punto de lograr ser semifinalista en la pasada Eurocopa Sub 21 (España solo pudo ganarla en prórroga tras un partido muy cerrado) y conseguir plaza europea para los Juegos Olímpicos de 2012. Ese reto lo colocó como seleccionador absoluto hace un año, tiempo que lleva en la élite buscando esa progresión al máximo nivel, para lo que no ha dudado en apoyarse en la juventud que mejor conoce y la que aprieta por una renovada imagen para el futuro. Su inicio, con dos derrotas consecutivas, no son nada halagüeñas.

Planteamiento: Salvo sorpresa, 4-5-1

Los dos encuentros precedentes fueron a domicilio, algo que ha debilitado mucho la imagen de progresión que había trabajado durante años esta selección. Sin embargo, sus ideas pasan por reaccionar en sus partidos en Minsk, algo que testeará ya contra España. Su clara postura será la de dejarse dominar, ceder la iniciativa y juntar líneas defensivas para intenta mitigar las asociaciones del rival. Esa fue idéntica propuesta que intentó aprovechar ante Francia, a la que no pudo sorprender. Ofensivamente, el único punta debería ser Rodionov, que llega en gran momento de forma tras un buen inicio en Champions League y se ha convertido en el referente tras una lucha duradera con Kornilenko. Por detrás, una medular de mucho desarrollo y recorrido, comprometida por el trabajo colectivo y siempre con prioridad para que los volantes se incorporen a labores de repliegue. Bressan, el brasileño nacionalizado bielorruso, mito del BATE, es el jugador más cualificado para generar y sacar a su equipo adelante con pases en profundidad. Atrás, es fijo bajo palos el capitán Veremko y surgen más dudas en la línea defensiva, donde los centrales Polyakov, Martynovich y Radkov, se disputarán dos plazas. Todo queda a la improvisación ofensiva de las contras con acumulación de efectivos en el tramo final de todos sus partidos (puesto que el físico sí es poderoso en todos ellos) y en acciones a balón parado. Pocos argumentos, pero suficientes para competir en los últimos años.

El 'tapado': Stanislav Dragun

[video:http://www.youtube.com/watch?v=wOXSI9A5rl4]

La historia reciente que ha cambiado el panorama competitivo y esperanzador de Bielorrusia, fue el citado éxito de la generación Sub 21 del último campeonato de Europa de esa categoría en 2011. Allí estaban varios de los chicos que ahora, ya en la absoluta, buscan ganarse un hueco en la élite y, de todos ellos, Dragun sigue siendo el que mayores perspectivas de éxito atesora. Llegador con mucha proyección ofensiva, recorrido, amplitud de campo y muy inteligente para generar filtraciones por fuerza y verticalidad. Clave en todas las categorías inferiores, fue estelar su papel en 2011 y capitán en los últimos Juegos Olímpicos de Londres 2012. En un esquema de cinco centrocampistas, se incrusta como volante, con más proyección y libertad, sin tanta responsabilidad defensiva, aunque con facilidad para ser el 'recambio' si el seleccionador decide ser más cauteloso. En un esquema de dos delanteros (no habitual en estos duelos ante selecciones superiores), no encuentra lugar fijo porque su necesidad de jugar entre líneas y con espacios para inventar, le impide jugar en una banda o al menos flojearía en su mejor faceta. Rápido, enérgico, enormemente vertical y con llegada clara al área, una de las grandes opciones de futuro del fútbol bielorruso.

Artículos destacados

Comentarios recientes