Spartak Moscú: Claves ante el Barcelona

Todo lo que debes saber sobre el conjunto ruso

Spartak de Moscú Spartak de Moscú

El Spartak de Moscú de Unai Emery visita el Camp Nou para enfrentarse al Barcelona en la Jornada 1 de la fase de grupos de la Liga de Campeones y en Fútbol Primera.es analizamos las claves del conjunto ruso con José David López para conocerlo a fondo.

Siempre fue el referente, el equipo del pueblo, el que más internacionales aportaba y el único que lograba títulos cada temporada durante décadas. Su dominio era abismal, era habitual verlo como representante ruso en la Champions League y como única fuerza potencial del país para ojos extranjeros externos a su telón de acero. La renovación e intento de profesionalización de la Russian Premier League (llevada a cabo en 1992), relanzó la imagen internacional del Spartak de Moscú, pues pese a que se permitía mantener una notable vitalidad de cantera (¡quién no recuerda a Titov, Tsymbalar, Tikhonov, Onopko, Nikiforov!), casi todos sus mejores productos acabaron por probar aventuras exteriores rompiendo una premisa histórica de auto-defensa de sus valores per, sobre todo, iniciando una peligrosa ruta en época de novedades.

Sin embargo, Rusia experimentaba cambios significativos, pasando de ser un país con una economía aislada y de planificación centralizada, a tener una economía globalmente integrada. Esa singularidad del mercado, basada en la exportación de recursos y bienes de consumo (energía y gas), reactivó a aquellos empresarios que tenían cierto cariño por el fútbol o que entendían que la mejor forma de invertir en el crecimiento nacional era mejorar el potencial de su deporte rey. Todos ellos, fueron llegando al poder de clubes que, en muy poco tiempo, alcanzaron el equilibrio justo para intimidar a un Spartak de Moscú limitado en sus gastos y sin un respaldo financiero comparable al de muchos de sus rivales. Su competitividad se redujo, sus jugadores más salientes emigraron, sus fichajes no eran suficientes y sus títulos empezaron a escasear. Tanto, que hoy la mirada tiene que retrotraerse una década para volver a observar un título en sus manos, las de un Spartak más secundario que nunca en el panorama ex soviético.

Unai Emery, la experiencia de exprimir cada detalle

Tras su enorme e infravalorado trabajo durante cuatro campañas en el Valencia (al que siempre mantuvo en Champions y peleando por una tercera plaza que parece históricamente suya), la presión de soportar un proyecto caduco y la increíble falta de apoyos en la directiva ché (pese a ser uno de los técnicos que menos cobraba en la Liga, buscaban un inquilino aún menos experto), aceptó la propuesta del Spartak de Moscú para reunirse con quien lo conoce bien, Valery Karpin (director deportivo). Su meta (siempre a corto plazo pues la paciencia parece haber terminado en los clubes rusos en los últimos tiempos), no es otra que revalidar tras una década de austeridad, la Russian Premier League para restablecer ese extinto éxito que jamás salía de la capital. Todo lo que consiga unir a sus resultados ligueros, serán impulsos económicos y competitivos que generarán ilusión y confianza, pero ni mucho menos asegurarán su proyecto a medo-largo plazo, sino va acompañado de un equilibrio en el campeonato liguero. En su estreno Champions, el rival no puede ser más acertado en cuanto a conocimiento, aunque también el más peligroso del momento y el que puede destrozar la dinámica de un Spartak titubeante que aún busca su positivismo y que puede salir del Camp Nou gravemente magullado.

Dmitri Kombarov, el hermano aventajado en su mejor forma

[video:http://www.youtube.com/watch?v=kPsWTbacLQ0]

La nueva selección rusa de Fabio Capello demuestra la fuerza de las dos potencias actuales de su fútbol nacional, ya que Zenit (en fase ofensiva sobre todo) y CSKA Moscu (en fase defensiva), aglutinan internacionales que cada convocatoria son habituales en los planes del seleccionado. Ahora, dentro de las novedades iniciadas por el seleccionador italiano, hay hueco en la lista para jugadores que están creciendo y el que mayor impacto ha creado en el país es el carrilero zurdo, Dmitri Kombarov. Uno de los gemelos (su símil, Kiril, también es jugador del Spartak de Moscú jugando en la banda contraria tras abandonar el Dinamo hace años juntos). Recorrido, profundidad, mínimos riesgos defensivos, grandes centros con su pierna zurda y capacidad incluso para definir o conectar asistencias. Viene de ganarse la titularidad con Rusia, sacando a un clásico como Zhirkov del plan y aprovechando mejor que nadie los aires renovadores de su entorno. Su aparición en Champions llega en el mejor momento anímico y de forma, algo que le coloca en el perfecto escenario para mirar más allá y acabar de forzar un salto definitivo.

Jurado, en pleno periodo de adaptación y mentalidad

[video:http://www.youtube.com/watch?v=S_1At1j7Enc]

Resignación es la palabra ideal que tenía lamentablemente interiorizada el enganche andaluz, que pasó por todo tipo de sensaciones amargas en Gelsenkirchen tras un par de años dubitativos en el Schalke. Jurado nunca pudo estabilizarse en el esquema titular, del que entraba y salía con la misma celeridad que sus comentarios siempre polémicos criticando las decisiones de su entrenador incluso en redes sociales (motivo que degeneró en múltiples castigos diarios que mermaron la paciencia de Hubb Stevens). Pese a su alto precio, la inversión (13 millones de euros hace dos veranos) no se rentabilizó y tras más de un año pidiendo una salida, encontró una solución de emergencia en el tramo final del mercado veraniego, donde surgió la opción del Spartak de Moscú gracias a Emery (1.5 millones por la cesión hasta final de curso y opción de compra de 6 millones). No ha vuelto a reflejar su clarividencia ni capacidad talentosa entre líneas desde hace tiempo, pero el técnico confía en que el canterano blanco logre resarcirse y recuperarse en el frío moscovita. En pleno proceso de adaptación, apenas ha podido debutar con once minutos el pasado fin de semana.

Aiden McGeady, el talento apacible

[video:http://www.youtube.com/watch?v=ErUaCYRnOpE]

El ADN de todo irlandés respira paz y placer por sus costumbres cotidianas, quizás aquellas ‘pintas’ que ahora tanto eche de menos McGeady en la capital rusa. El extremo irlandés (aunque nació en Glasgow decidió siempre unirse internacionalmente a sus raíces irlandesas), siempre estuvo muy vinculado al verde de su bandera y al del Celtic, ya que toda su familia defendía ancestralmente a los ‘católicos’. Rechazó marcharse al Arsenal con sólo 10 años y logró hacer realidad su sueño con apenas 16, cuando Martin O´Neill le hizo debutar en Celtic Park vestido de Hoops. Meses después, siendo un niño, también se vestía de corto como un irlandés de pro. Seis años cumpliendo el que había sido su reto infantil, su objetivo como adolescente para tu vida profesional, le endiosaron de por vida como icono del club. Zurdo aunque con la capacidad para jugar en cualquier posición de la medular, eléctrico, de velocidad exagerada, desequilibrante y muy técnico para ser un irlandés más, sus cualidades lo situaron rápidamente como la estrella nacional de la última hornada. Cuando apenas era niño, su primer entrenador le llamó ‘aidinho’ pues su talento, más propio de un brasileño, evidenciaba que marcaría una época. Su garra y sacrificio como británico, le suman además un ‘plus’ de competitividad y sólo su mal fario con las lesiones, impidió mayores alegrías. No ha terminado de explotar y seguramente nunca lo hará por su carácter, pero es mito irlandés por méritos propios pues su talento sigue siendo merecedor del nivel Champions.

Artem Dzyuba, una variante semi-desconocida

[video:http://www.youtube.com/watch?v=L7CZrgEaa7s]

La cada vez más solvente economía del fútbol ruso, permite que progresen en su campeonato muchas de las jóvenes promesas que años atrás eran mal-vendidas a occidente. Uno de los que aprovecha esa opción actual es el ‘gigante’ Dzyuba, referente ofensivo del nuevo Spartak de Moscú de Emery y uno delos jugadores más singulares del escenario ex soviético actualmente. Una promesa que empieza a destacar como se esperaba gracias (tras ser cedido al Tom Tomsk) a su extraordinaria potencia física y proporciones, que lo habían situado ya como el referente ofensivo de la selección inferior. Tras situarse como una de las apariciones del año en el modesto club siberiano (marcó 10 goles y ofreció 8 asistencias), regresó al Spartak para no volver a moverse, pues por fin comprendieron que la mejor manera de aprovechar su corpulencia era jugar de espaldas, aprovechar su altura y proponerlo en acciones donde su zancada y potencia causaran problemas. Emery sí cuenta con él y es su primera opción de ataque, jugando por detrás de un punta de mayor velocidad. Atracción de estos partidos para conocer su verdadero carácter potencial.

LA APUESTA del día

Real Sociedad y Valencia medirán sus fuerzas mañana sábado en el Reale Arena, con motivo de la jornada 25 de LaLiga Santander

Artículos destacados

Comentarios recientes