Adam Gemili, el Usain Bolt criado en el Chelsea

Fue lateral derecho de los Blues antes de centrarse en el atletismo

Adam Gemili se formó en las categorías inferiores del Chelsea, donde jugaba de lateral derecho, y ahora se ha convertido en el sprinter de moda en Gran Bretaña tras retar a Usain Bolt en los 100 metros libres de atletismo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Os contamos su historia.

Avanzar demasiado rápido provoca que uno pueda perderse algo importante por el camino. Adam Gemili lo sabe perfectamente. Siempre lo hizo todo a tal velocidad que no prestó atención a aspectos cruciales de su vida. De hecho, hasta ahora había corrido tan rápido que, paradójicamente, había pasado por alto que realmente corría muy rápido. Y no lo supo hasta que hace poco más de un año recibió una invitación para disputar los Juegos Olímpicos del 2012. Hasta ese momento su día a día estaba secuestrado por el sueño imposible de convertirse en futbolista profesional y debutar algún día en la Premier League.

Adam Gemili (Inglaterra, 1993) creció en las calles de Londres jugando a fútbol y soñando como otros muchos niños en emular a los Thierry Henry, Frank Lampard o Paul Scholes. Y no se le daba nada mal. Sus portentosas facultades físicas le permitieron entrar en las categorías del Chelsea cuando apenas tenía 15 años y los informes técnicos le describían como un jugador con un brillante futuro por delante. Gemili recorría la banda derecha tan rápido que no había quien le parara y parecía insuperable en defensa. Los técnicos de la escuela del conjunto londinense estaban encantados con él hasta que un día quedó en evidencia que esa velocidad no estaba respaldada por algo más y poco a poco se le fue arrinconando hasta que 2008 se le abrieron las puertas de salida.

Fue el principio del fin del sueño futbolístico de Gemili, quien comenzó a bajar escalones tan rápido como corría la banda. Primero recaló en el Reading, de Championship; luego al Dagenham & Redbridge FC, de League Two; para acabar tocando en el equipo amateur del Thurrock Football Club, en las catacumbas del fútbol británico. Mientras su carrera futbolística se hundía, Gemili estaba construyendo un futuro paralelo sin ni siquiera darse cuenta. Durante la temporada 2009-2010 se había inscrito en el equipo de atletismo del Blackheath and Bromley como hobbie. No era más que un pasatiempo para ocupar el tiempo libre mientras continuaba practicando deporte. "En invierno juego a fútbol y en verano practico atletismo, de modo que ambos deportes no interfieren entre sí, pero mi prioridad es el fútbol", explicaba Gemili sin saber que su futuro estaría en el tartán y no en un estadio de fútbol.

Adam Gemili, sprinter de London 2012El mismo portentoso físico que le había permitido ingresar en las escuela del Chelsea y la velocidad que utilizaba para correr la banda derecha se convirtieron en sus aliados para destacar en el atletismo y comenzar a escalar en el circuito. Cuando más corría, mejores eran sus tiempos. En abril del 2011, corrió en Kingston (Jamaica) los 100 y 200 metros libres ante los mejores del mundo. En mayo se clasificó para los Europeos Juniors con un tiempo de 10.45 y en junio logró la medalla de plata en los 100 metros lisos en Estonia. Su evolución fue tan fulgurante que la federación de atletismo del Reino Unido, que vio en él un diamante en bruto, le rogó que abandonase el fútbol y se centrase únicamente en correr sobre el tartán.

Gemili accedió y se marcó un objetivo para el verano del 2012: los Mundiales Junior de Barcelona. Su preparación se centraría en hacer un buen papel en ese campeonato, pero por el camino se encontró con un radical cambio de destino. El tiempo de 10.08 que firmó en Alemania -la tercera mejor marca europea del año- le cambió la vida y aceleró su carrera como velocista. De ese momento, ya no se entrenaría para los Mundiales Junior. Su futuro estaba en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Se había convertido en la gran esperanza de Gran Bretaña y debía plantar cara al mismísimo Usain Bolt. En primera instancia, Gemili rechazó participar en los JJOO, pero acabó sucumbiendo a la presión de todo un país que le había convertido en un mito.

Tal y como hacía durante su época como futbolista, Gemili basa su éxito en su fortaleza física. "Su técnica es horrenda", confiesa su entrenador Michael Afilaka, quien reconoce que su pupilo todavía tiene mucho trabajo por delante y considera prematura catalogarle como favorito en los Juegos Olímpicos 2012. Según los expertos, un velocista alcanza su momento cumbre a los 22 años. Gemili apenas tiene 18 años, pero ya se le pide que gane medalla en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Puede que todo haya avanzado demasiado rápido, pero si algo se le da bien a Adam Gemili es avanzar rápido, aunque, en principio, él no se hubiera dado cuenta.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=-nYFeoGnTDI]

LOS MEJORES CONSEJOS PARA APOSTAR EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE LONDRES 2012

Artículos destacados

Comentarios recientes