El líder nunca deja a los suyos

Cristiano Ronaldo volvió a ser determinante

Un monarca en tiempos lejanos era considerado el dueño y señor de sus tierras, y con ellas las personas que las habitaban. Llegaba incluso a aprovecharse de ellos, siendo éstos sus súbditos. Sin embargo, en caso de batallas, en caso de peligrar sus tierras, defendía a los suyos como el más patriota del territorio.

Un líder siempre apoya y empuja a los suyos en busca de la consecución de un objetivo, de una meta. Es el primero en alzar cada uno de los brazos que le rodean, que anima a los suyos en los momentos difíciles y que siempre, más tarde o más temprano, acaba saliendo en nombre de aquello que representa.

Portugal no debutó en la EURO 2012 de la forma esperada, ya que no lograba vencer a una Alemania que ya comenzaba a mostrar pequeños ápices de la potencia europea que es. Primera derrota de los lusos en un campeonato que, por nada del Mundo, llegaban como claras aspirantes al título, pero sí contaban con ciertas opciones que desearían cumplir de la mejor de las formas.

En el segundo encuentro, frente a Dinamarca, lograban un triunfo importantísimo en la recta final del choque que dejaba con vida al combinado luso de cara a la última jornada del Grupo B frente a Holanda.

Dos encuentros importantes en los que, pese a mantener opciones de clasificación, había fracasado la figura de un jugador llamado a dominar la primera plaza del fútbol mundial, un futbolista llamado a pelear de tú a tú con Leo Messi por el Balón de Oro. Cristiano Ronaldo estaba preso de la presión, del agobio personal autoimpuesto por su carácter competitivo, dejando paso a una imagen egoísta e incluso prepotente haciendo declaraciones con destino el jugador argentino del Barcelona.

Pura impotencia personal, pura rabia de ver cómo no estaba llegando a las expectativas creadas sobre su persona. Sin embargo, en el encuentro frente a Holanda, en el que Portugal se jugaba el todo por el todo ese líder, ese auténtico fenómeno de masas, hizo acto de presencia con dos goles vitales para los intereses lusos, justo cuando más le necesitaban. Dos tantos que daban el pase a Portugal y recargaban la moral de un futbolista que, motivado, se convierte en imparable, determinante.

Y así fue. Cuartos de Final entre Portugal y la República Checa. Un encuentro que en su mayor parte dominaron los de Paulo Bento, sobretodo en el segundo tiempo, en el que los checos no crearon peligro contra la portería portuguesa y los lusos llegaban una y otra vez. Eran superiores, pero el gol no llegaba, los minutos pasaban y Cristiano Ronaldo ya sumaba dos lanzamientos al poste.

Incisivo, insistente. El delantero del Real Madrid no se quería borrar y seguía intentándolo hasta conseguir su premio. Un gol que finalmente llegó tras un centro desde la banda derecha y al que Cristiano Ronaldo golpeó de manera brillante, contundente, con un exquisíto remate de cabeza al que nada pudo hacer Peter Cech.

Cristiano Ronaldo había vuelto, había conseguido ser nuevamente el jugador determinante del encuentro, puesto que ese gol serviría a posteriori para que Portugal sellara la clasificación para las Semifinales, situación que no vivían desde la EURO 2004, hace ya ocho años.

Un futbolista que se autoexige muchísimo, y que presenta dos situaciones. La presión a la que se ve sometido hace que, en caso de no salir las cosas como él espera, se agobie, se bloquee, y acabe siendo la viva imagen de la impotencia. Pero, por otra parte, hace que despliegue su mejor juego, su extraordinario estado físico y le conviertan en un auténtico peligro constante para las defensas rivales.

Frente a la República Checa volvía a marcar, volvía a servir para que su país lograra una importante victoria y esto hace que su autoestima, ya de por sí por las nubes, siga creciendo y ya espera rival en las Semifinales, que saldrá de la eliminatoria entre España y Francia.

Cristiano Ronaldo, un líder que está cumpliendo con su papel de capitán, que está dando la cara con tres goles en dos partidos por los suyos y que sigue cumpliendo plazos en la eterna oposición al Balón de Oro con Leo Messi. Uno de los mejores jugadores del Mundo, sino el mejor, ha vuelto, y quiere quedarse para salir Campeón de la Eurocopa 2012.

Artículos destacados

Comentarios recientes