La Eurocopa en un crucero por el mediterráneo

Una vivencia que recomiendo a todo el mundo

La vida en un crucero es casi como en una ciudad, o en un pueblo, pero un pueblo de lujo, donde todo funciona a la perfección. Con una gran mayoría de españoles, el clima de la Euro empezó poco a poco, por la tarde en la piscina ya se escuchaban algunas canciones de ánimo a la ‘Roja’ y más cuando un grupo de chavales, en su viaje de fin de curso, echaron prácticamente al dj y empezaron a elegir sus propias canciones.

El partido se podía ver en sitios diferentes, en las cabinas, en los bares, en el casino, pero el equipo de la organización del barco creó un ambientazo para recibir a sus clientes en el ‘teatro o cine’, donde había un palco y una gran pantalla. No podía faltar un cine en esta ciudad flotante. Allí mismo nos juntamos todos, los chavales que celebraban su final de curso, los señores más mayores con sus esposas, las familias con los niños y todos uniformados con sus camisetas y sus banderas para a la selección española. La tripulación ofrecía pinturas a sus clientes por si querían pintarse la cara con los colores de la ‘Roja’.

Empezó el partido y se hizo el silencio hasta el tempranero gol de Fernando Torres ante los irlandeses, que hizo explotar de júbilo a todo el barco. En el descanso, empezaron las actividades del equipo de recreación, los cuales subieron a un niño al palco del teatro para que lanzase un penalti, con su portero y su árbitro debidamente uniformados. ¿El penalti? Claro que lo marcó el niño con una “pequeña” contribución del portero.

Llegó el segundo tiempo y también los goles de España. La tranquilidad se instauró en el ambiente y en los últimos minutos aquello era una auténtica fiesta con la gente cantando y animando. El cine se convirtió en un estadio por momentos. El partido llegó a su fin y la gente se marchó directamente a celebrarlo a los bares del barco, a la discoteca o a probar suerte en el casino.

Y así es como se vive un partidazo de la Eurocopa cuando estás en medio del mar mediterráneo, un auténtico lujo que les recomiendo.

Escrito por Renato Cecatto

Artículos destacados

Comentarios recientes