Antagonía de potencias en la EURO 2012

Alemania y Holanda contrastan sus trayectorias.

Llegaba la EURO 2012 y con ella aparecían candidatas claras a coronarse campeonas. Selecciones que, teniendo en cuenta sus respectivos potenciales deportivos, se presentaban como combinados poderosos, formados por algunos de los mejores jugadores del Mundo en sus respectivos clubes. Futbolistas de primer nivel mundial que conjuntamente forman selecciones dignas de cualquier tipo de elogio.

Sin duda alguna, hasta el comienzo de la Eurocopa de Polonia y Ucrania las selecciones más temidas eran España, Alemania, Holanda, Francia, Italia y Portugal. Ya sea por Historia, por nivel deportivo en la actualidad, por sensaciones, todo cuenta para que éstas hayan sido catalogadas por todos como las grandes favoritas, y por lo tanto se les presupone un nivel por encima del resto, superiores y favoritas en cualquier encuentro que disputen.

El Grupo B recibía el denominado término de 'la muerte'. Tres de las mejores selecciones del torneo quedaban emparejadas en el mismo grupo, lo que dejaba por delante un calendario de encuentros muy competitivo y de un gran nivel futbolístico. Alemania, Holanda y Portugal compartirían focos mediáticos junto a una Dinamarca que se presentaba como la clara Cenicienta.

Tras haberse disputado las tres jornadas correspondientes y haberse resuelto el futuro de los combinados han habido sorpresas, resultados inesperados y un contraste notable entre dos de las grandes aspirantes del torneo que han supuesto claramente la cara y la cruz de lo que llevamos de campeonato.

Alemania y Holanda, actuales subcampeonas de Europa y del Mundo respectivamente, han cosechado resultados totalmente contrarios, antagónicos, sorprendentes.

El combinado de Löw ha logrado pleno de victorias con tres triunfos en tres encuentros, lo que hace que su candidatura a la EURO 2012 se reafirme y siga cogiendo fuerzas. Un combinado contrastado, con futbolistas de primer nivel defensivo como Lahm o Hummels, de cierto carácter creativo como Özil o Schweinsteiger, y de primera calidad goleadora como Mario Gómez o Lukas Podolski. Una selección históricamente triunfadora, plagada de éxitos, que sigue dando titulares dignos de su trayectoria y que están a la altura que se le presupone.

Alemania sigue con paso firme. Han superado el trámite de la Fase de Grupos prácticamente sin desplegar su mejor versión y junto a España actualmente son las dos clarísimas candidatas a verse las caras en la próxima Final.

En el otro lado del grupo se ha encontrado Holanda. Un combinado que ofensivamente ha mostrado niveles competitivos en la Fase de Clasificación y en el pasado Mundial 2010, donde quedó subcampeón al perder frente a España. La Oranje había dejado claro que tenía las condiciones óptimas y necesarias para afrontar el asalto a la Eurocopa, pero que, tras los tres encuentros del Grupo B, se ha traducido en un auténtico fracaso deportivo. Una catástrofe que se ha resuelto en un pleno de resultados, pero negativos, puesto que la selección dirigida por Van Marwijk no ha logrado ni un solo punto. Tres partidos y tres derrotas contratodo pronóstico que han supuesto su eliminación en la Fase de Grupos después de 32 años. Fracaso mayúsculo de un combinado en el que destacan jugadores de la talla mundial de Arjen Robben, Robin Van Persie, Huntelaar o Wesley Sneijder.

Sin duda alguna dos selecciones potentes que han actuado de forma totalmente contraria, antagónica. El poderío de Alemania era esperado, incluso lógico, teniendo en cuenta su gran potencial. Sin embargo, la hecatombe de Holanda puede traer consecuencias graves, puesto que el seleccionador Van Marwijk ya cayó derrotado en la pasada Final de Sudáfrica en 2010 y ahora cae derrotado de forma vergonzosa. Cara y cruz, polos opuestos. Dos grandes selecciones que partían desde el mismo punto, desde el privilegio de las candidatas, pero que han acabado de forma muy diferente.

El grupo de la muerte suponía que una de las claras aspirantes debía caer eliminada, puesto que había en juego tan solo dos puestos para Cuartos de Final, pero la eliminación de los tulipanes es trágica al no haber conseguido ni un solo punto. Todo comenzaba ya irregularmente cuando Holanda caía en la primera jornada frente a Dinamarca, rival a priori más asequible para las tres potencias, y las derrotas posteriores frente a Alemania y Portugal no han hecho sino confirmar lo que para muchos es un claro fin de ciclo.

Alemania y Holanda, cara y cruz, noche y día, Norte y Sur. Situaciones contrarias, combinados que han sufrido suertes dispares y que han sido las grandes protagonistas de Grupo B al final de su respectiva Fase de Grupos.

Artículos destacados

Comentarios recientes