Así juega Irlanda, el rival de España

Conoce a fondo al próximo rival de España en la Eurocopa 2012

En Irlanda hay una fecha sagrada que se respeta por encima de todas las cosas. Cada 17 de marzo el país se detiene para pintarse de verde, beber cerveza y cubrirse de tréboles. El origen de la celebración es honrar la muerte de San Patricio, uno de los símbolos de ‘lo irlandés’, pero recientemente se ha sumado un nuevo motivo de alegría relacionado con el 17 de marzo. Y es que ese mismo día nació el nuevo ídolo de Irlanda: Giovanni Trapattoni, el hombre que ha devuelto a la selección irlandesa a un gran torneo después de casi dos décadas de ausencia. Si San Patricio cristianizó Irlanda, Trapattoni la ha ‘italianizado’.

Basándose en el código deontológico del ‘Catenaccio’, el técnico ha conseguido imponer su personalidad a una selección que le ha recibido como un gurú. Los ‘Boys in Green’ mantienen los valores británicos, pero mejorados desde la practicidad italiana y el lema maquiavélico del fin justifica los medios. El cambio de estilo provocó la aparición de algunas voces disonantes -especialmente entre los ex seleccionadores- que criticaban la falta de espectáculo en los partidos de Irlanda. “Quien quiera entretenimiento que vaya a La Scala”, respondió Trapattoni. Los resultados le han acabado dando la razón.

Irlanda vuelve a un gran torneo por primera vez desde que en 2002 disputara el Mundial de Corea y Japón y lo hace con un bloque sólido, sacrificado y que cree firmemente en la doctrina de su entrenador. Una mano de Thierry Henry les robó el billete a Sudáfrica y ese rencor es el que ha impulsado a los irlandeses hasta la Eurocopa. El equipo de Trapattoni carece de la sutilidad de los grandes participantes en la competición y su centro del campo es incapaz de marcar el tempo del partido, sin embargo, le sobra orden y disciplina táctica. Esos son los principales valores que ha sabido inculcar Trapattoni a la selección irlandesa. Los jugadores conocen perfectamente su rol dentro de un bloque que se ha respetado durante los últimos años y respeta las indicaciones de su técnico como si de un dogma se tratase.

Irlanda es una selección incómoda, que encaja pocos goles, que pone muy cara su derrota y no tiene nada que perder. Estar en la fase final ya es un éxito para ellos. Superar la fase de grupos sería lo máximo. Para lograrlo Trapattoni se apoyará en los veteranos de la selección, quienes forman la columna vertebral y saben que están ante la última oportunidad de su carrera. Los Given, O’Shea, Dunne, Duff o Robbie Keane llevarán el peso del equipo, mientras que Aiden McGeady debe asumir la responsabilidad de marcar las diferencias desde la calidad individual. Es el único que puede saltarse el estricto guión escrito por Trapattoni, junto a la nueva sensación del fútbol irlandés, James McClean. Tras perder en la primera jornada frente a Croacia, el duelo contra España será una final.

LA ESTRELLA: Robbie Keane


Robbie Keane es el símbolo por excelencia del fútbol irlandés. El ídolo indiscutible del país. A sus 31 años, vive el ocaso de su carrera a nivel de clubes después de haber sido uno de los futbolistas más cotizados de Europa, pasando por Inter, Tottenham y Liverpool, entre muchos otros. Sin embargo, cuando viste la verde de Irlanda disfruta de una segunda juventud. Consciente de que de su figura dependen muchas de las opciones de Irlanda multiplica sus opciones para convertirse en creador, referencia y finalizador. Para una Irlanda parca en argumentos ofensivos la experiencia de Robbie Keane es decisiva.

OJO CON: James McClean

Rápido, potente y vertical. James McClean es la nueva sensación del fútbol irlandés. Su irrupción en el Sunderland ha sido un soplo de aire fresco en suelo 'irish'. Vive pegado a la cal izquierda y su velocidad le permite ganar la línea de fondo con relativa facilidad. Hombre de segundas partes es un revulsivo de lujo.

SELECCIONADOR: Giovanni Trapattoni


Giovanni Trapattoni se convirtió en el seleccionador de Irlanda en 2008 para sustituir a Steve Staunton y su impacto ha sido absoluto. La simbiosis con el equipo y el país ha sido perfecta, hasta convertirse en ídolo patrio. Tanto es así que ya ha renovado antes del torneo. A sus 73 años y después de una extensa y prolífica carrera, Trapattoni ha encontrado su lugar y afronta su mayor reto. Su personalidad es su mejor virtud.

LOS MEJORES CONSEJOS PARA APOSTAR EN LA EUROCOPA 2012

Artículos destacados

Comentarios recientes