¿Por qué se ha exprimido la Oranje?

Los holandeses tienen pie y medio fuera de la Eurocopa 2012

La presión crece tal y como lo hacen los proyectos. A más importante mayor es el peso mediático y por lo tanto las bases, las columnas que sostienen el entramado, deben soportar mayores cargas que, en muchas ocasiones acaban en tragedia.

Llegan las grandes competiciones, las citas importantes, y como siempre, como en cada edición, aparecen los serios aspirantes, los combinados que parten con un apoyo popular lo suficientemente importante para convertirles en claros candidatos a coronarse campeones. Peso mediático a nivel de Historia, jugadores de primer nivel, trayectorias notables. Todo cuenta, todo entra en el baúl de los deseos para catalogar a selecciones como superiores, importantes.

Con ese cartel, con ese calificativo de aspirante, de favorita, llegaba Holanda a la Eurocopa de Polonia y Ucrania. Una plantilla en la que aparecían nombres de primerísimo nivel mundial, jugadores que se han visto en mil batallas y que cuentan con la experiencia y profesionalidad suficiente como para cumplir con las expectativas creadas, o en su defecto, morir con las botas puestas.

Subcampeones del Mundo

Una selección que en el pasado Mundial de Sudáfrica 2010, pese a la derrota en la Final frente a España, había maravillado al Mundo, había logrado ofrecer un fútbol ofensivo brillante, demoledor, que en gran parte de sus encuentros acababa goleando.

Considerados de forma oficial como el segundo combinado nacional del Mundo el fútbol tulipán había escrito su nombre en el primer escalón del fútbol continental europeo en la actualidad.

Un título honorífico que sirvió para que muchas de las apuestas señalaran al combinado dirigido por van Marwijk como una de las claras aspirantes. Un peso que ha sobrevolado la expedición de la Oranje y que, sumado a estar encasillada en el denominado grupo de la Muerte, han acabado perjudicando a una selección potente que, pese a que las matemáticas le siguen manteniendo en la competición, tiene pie y medio fuera de la actual edición de la Eurocopa.

Defensa, su principal carencia

Desde antes del comienzo del campeonato ya se hacía hincapié en la zona defensiva de Holanda. Un combinado potente, repleto de jugadores de primerísimo nivel, sí, pero que coincidían todos desde el centro del campo hacia adelante. Un equilibrio inexistente en líneas generales, que dejaba un gran contraste entre la defensa y el resto del equipo.

Una zona del terreno de juego que tan solo reflejaba dudas antes del campeonato y que, tras dos encuentros disputados, ha acabado por confirmar los malos preludios que recaían sobre los jugadores convocados.

Heitinga, Bouma, Mathijsen, van Der Wiel, Willems y Vlaar, dejando de lado a Boulahrouz que no ha militado ni un solo minuto, han sido los defensas elegidos por van Marwijk para defender a Holanda en esta Eurocopa 2012. Jugadores que en sus respectivos clubes son titulares, cuentan con cierto peso, pero que a nivel continental, mediático, no destacan como lo pueden hacer los futbolistas de la zona defensiva. Especial atención para el lateral izquierdo, donde en los dos encuentros holandeses el titular ha sido un jovencísimo de 18 años Willems. Un futbolista que por edad no cuenta con la experiencia de otros y que ha sido clave en las dos derrotas holandesas por errores claves.

Desequilibrio total entre la defensa y el resto de combinado holandés que ha sido clave en el bajo rendimiento del actual subcampeón del Mundo.

Brillantes individualidades, colectivo estéril.

Holanda cuenta sin duda alguna con algunos de los mejores jugadores del Mundo. Futbolistas que marcan la diferencia de forma clara en sus respectivas posiciones como Van Persie, Huntelaar, Arjen Robben o Wesley Sneijder, entre otros. Individualidades excelentes que, si no se complementan, se quedan en nombres, en buenos jugadores, pero no determinantes. Futbolistas que individualmente son considerados estrellas mundiales, pero que si deciden hacer la batalla por su cuenta finalmente acaba pagándolo el grupo.

No existe la figura de un líder, de un futbolista con galones, sino un grupo de futbolistas que cuentan con nombres reconocidos, sin más. Tan solo un gol en dos encuentros disputados contando con delanteros de la talla mundial de Van Persie, Huntelaar o Kuyt son uno de los claros síntomas de que algo no funciona en Holanda.

Dos cerebros como Wesley Sneijder y Rafael Van der Vaart que no son capaces de descifrar el juego efectivo. Un diamante eléctrico como Arjen Robben que es fiel a su estilo, pero que se convierten en carreras sin fruto, sin premio.

Futbolistas de primerísimo nivel pero que no conforman un grupo. Situación que se convierte en derrota a largo plazo, pese a que en momentos determinados pueda ser un factor a favor.

Artículos destacados

Comentarios recientes