Tor Marius Gromstad, drama en el Stabaek

La policía cree que el jugador podría haber sido asesinado

Tor Marius Gromstad, jugador del Stabaek de Noruega, ha sido encontrado muerto y la policía sospecha que podría tratarse de un asesinato.

Mayo es sinónimo de luz en Noruega. Con la próximidad del verano el día le gana terreno a la noche y el sol apenas se pone durante cinco horas. Sin embargo, en Baerum todo es oscuridad. La ciudad que aloja al Stabaek Fotball se ha teñido de luto desde que el pasado lunes a las siete de la mañana la policía comunicó la trágica noticia. Su jugador Tor Marius Gromstad había sido encontrado muerto. El club canceló el entrenamiento y sus banderas ondean a media asta, pero mientras el dolor comienza a drenar todavía está por llegar lo peor.

Y es que las causas de la muerte de Tor Marius Gromstad no están claras. Como si se tratase de una de las novelas negras que se están editando con tanto éxito en los países nórdicos, todo lo que rodea al fallecimiento del defensa de 22 años es un absoluto misterio. No hay pruebas consistentes que demuestren cual es la realidad del caso. Las informaciones oficiales caminan hacia un lado. Las sospechas avanzan en un sentido totalmente antónimo y la palabra asesinato suena cada vez con más fuerza. La verdad continúa oculta, mientras las investigaciones policiales trabajan para descubrirla.

La última vez que se vio con vida a Tor Marius Gromstad fue el pasado sábado a las siete y media de la mañana. Había ido a visitar a su hermano antes de marcharse al Nadderud Stadiom para disputar el partido de la octava jornada de la Eliteserien (primera división noruega) entre su Stabaek y el Molde de Ole Gunnar Solskjaer que terminó con victoria por 0-5 para los visitantes. Gromstad jamás llegó a ese encuentro. No hubo modo de localizarle. Nadie sabía donde estaba. Ni siquiera su propio hermano, que había sido la última persona en verle. En el momento de la desaparición no llevaba ni cartera ni el teléfono móvil y comenzó a cundir el pánico.

Ese mismo sábado por la noche se denunció oficialmente ante la policía la desaparición de Gromstad y daba comienzo el operativo de búsqueda para encontrarlo. A lo largo del domingo no se produjeron novedades. Nervios, desolación, pero también optimismo esperando que Gromstad fuera encontrado sano y salvo. Un optimismo que se quebró el lunes 14 de mayo cuando la policía confirmó que había hallado muerto al futbolista. El cadáver se encontraba desplomado sobre las instalaciones de un recinto en obras.

En primera instancia se aseguró que la muerte era natural. Reconstruyendo el escenario, parecía que el jugador se habría desplomado accidentalmente, causando su muerte. Pero la situación ha cambiado radicalmente. Las investigaciones han dado un giro al darse cuenta de un detalle. El cuerpo del futbolista presentaba daños físicos que no encajaban con un simple accidente. Podría tratarse de un asesinato. La investigación avanza ahora buscando ahora posibles culpables, mientras que los familiares desconocen que Gromstad pudiera atravesar problemas con alguien hasta el punto de que quisieran desear su muerte.

La realidad es dolorosa en el Stabaek. Es el colista de la liga noruega, no ha conseguido ganar ningún partido en las ocho primeras jornadas y sólo ha sido capaz de sumar un punto. La misteriosa muerte de Gromstad agrava considerablemente la situación de un vestuario que además de perder a un compañero debe convivir con una investigación que busca culpables. El sol brilla durante 17 horas consecutivas en Noruega, pero Baerum todo es oscuridad.

Artículos destacados

Comentarios recientes