El mercado del descenso

Los equipos descendidos pueden ver saqueadas sus plantillas

La derrota hunde hasta el más grande de los imperios. El fútbol español vivió el pasado fin de semana la última jornada de la Liga BBVA, con sus consecuentes alegrías por la consecución de objetivos y tragedias en forma de descensos. El mismo rasgo, sentimientos antagónicos. Las lágrimas se dejaron caer en varios estadios de Primera División, por motivos muy diferentes.

En Málaga y Valencia, la alegría por las respectivas clasificaciones de Málaga y Levante para competición europea. En Vallecas, tanto Rayo Vallecano como Granada lloraban de alegría al certificar ambos, con el 1-0 de Raúl Tamudo, la permanencia en Primera División. Sin embargo, la tristeza se instauraba en dos ciudades. A la ya matemática de Santander, se unían Gijón (que llegaba casi sin opciones a la jornada final) y Villarreal, donde se vivió la tragedia más grande de la noche, ya que los de Miguel Ángel Lotina sufrían el descenso a la Liga Adelante en diez minutos finales trágicos y que va a ser complicado de hacer olvidar.

Ahora, con los descensos de Villarreal, Sporting de Gijón y Racing de Santander, las tres plantillas se convierten en el centro de interés del resto de conjuntos, tres equipos en los que el resto pueden fijarse en busca de reforzarse en el próximo mercado de fichajes en verano. Sobretodo llama la atención el caso del Villarreal, una plantilla formada para codearse con los mejores clubes del viejo continente (ha sido uno de los participantes de la actual edición de la UEFA Champions League) y que, evidentemente, con este descenso podría desencadenar la huida de gran parte de sus futbolistas de primer nivel español y europeo.

Tras el descenso, ahora, toca analizar cuáles son sus principales jugadores de cara al próximo mercado de fichajes, ya que muchos de ellos serán protagonistas dado su gran nivel que, a priori, no encaja en la categoría de plata del fútbol español.

Sin duda una plantilla creada para luchar por Europa, pero que sin embargo, cuestiones del destino futbolístico, se ha visto abocada a un descenso que cayó como un torrente de agua helada sobre el estadio del Madrigal. Un equipo en el que hay jugadores que hace tan solo una temporada eran futbolistas codiciados, deseados por el mundo entero y que, quitando la excepción de Santi Cazorla y Joan Capdevila, decidieron permanecer en el conjunto amarillo para intentar el asalto europeo que tan solo quedó en fantasía. Futbolistas como Borja Valero (uno de los mejores centrocampistas españoles de la Liga BBVA), Giuseppe Rossi (quien se encuentra nuevamente lesionado de gravedad), Nilmar (futbolista que hace un año se encontraba entre los mejores del Mundo), Marcos Senna (campeón de Europa con España en 2008) o Zapata (quien llegaba a Villarreal el pasado verano como uno de los mejores defensas de la Serie A Italiana) deben ahora elegir y decidir en torno a su futuro, deben pararse a pensar si desean seguir en Villarreal en su andadura en la Liga Adelante, o por el contrario marcharse a un proyecto que les ofrezca sus necesidades deportivas y económicas, y por lo tanto, abandonar el barco en el momento más doloroso de la institución.

En Gijón ocurre una situación similar. Una plantilla que finalmente no ha podido hacer frente al objetivo de la permanencia y que ahora presenta una serie de jugadores que podrían salir del equipo ante las más que seguras ofertas que llegarán por ellos. Sin duda alguna futbolistas como Botía (defensa central codiciado a nivel nacional, con interés de Atlético de Madrid y Barcelona especialmente), Canella (lateral que ha llegado incluso a sonar para estar presente en la próxima lista de la Eurocopa 2012), Juan Pablo (portero experimentado que, aunque parezca mentira viendo el resultado final, ha salvado en muchísimas ocasiones al Sporting de Gijón, siendo considerado uno de los ídolos de la grada del Molinón), De las Cuevas (jugador exquisíto técnicamente) o Adrián Colunga (delantero que temporadas atrás adquirió notable caché a nivel nacional) podrían ser los señalados para salir de la institución asturiana.

Quizás en Santander el temor de las bajas no sea tan grande como en los anteriores casos, pero jugadores interesantes como Arana, Colsa, Kennedy o Adrián González podrían recibir interesantes ofertas que, sumado al descenso, podría hacerles cambiar de aires y encarar un nuevo proyecto.

Tres equipos descendidos, tres clubes que deben sufrir a partir de la próxima temporada el sufrimiento de la categoría de plata del fútbol español. A partir de ahora deberán hacer frente a una campaña psicológicamente complicada y además deberán comenzar a planificar el futuro a corto plazo.

Artículos destacados

Comentarios recientes