Entrevista a Tribulietx: "Me inspiro en Cruyff y Guardiola"

El entrenador español tiene la oportunidad de ganar la Liga de Campeones de la OFC y nos lo cuenta en esta entrevista personal

Entrevista con Ramón Tribulietx, entrenador del Auckland City, que este sábado disputará la final de la Liga de Campeones OFC.

El camino al éxito es indescifrable pero en cierta parte, proporcional a toda la ilusión que puedas generar en el día a día con trabajo minucioso y estricto. En el fútbol, el sueño también existe, está al alcance de quienes no pongan trabas y tengan las cualidades necesarias. Pero, si además, se incluye libertad en el radio de acción, las opciones de multiplican, toman forma y destino. Toda esa concatenación de detalles, reflejan a día de hoy el éxito de Ramón Tribulietx, otrora estudiante de INEF deseoso de aventuras futbolísticas y hoy, entrenador de Auckland City, al que ya sabe lo que es llevar a lo más alto. Este sábado, puede convertirse en campeón de Oceanía por segunda vez consecutiva y clasificarse nuevamente para el Mundial de Clubes.

Pregunta: Siento respeto y mucho cariño por tu trabajo desde que te empecé a tratar hace unos años pero habrá mucha gente que no entienda aún como llega un entrenador español hasta Nueva Zelanda. Tú ya tuviste un primer acercamiento como jugador que te atrapó para el futuro, ¿verdad?

Respuesta: Muchas gracias por tus palabras. Tuve la oportunidad de jugar en el club en el año 1999, me encantó el país y la gente. A nivel futbolístico siempre pensé que algún día me gustaría aportar alguna cosa, sobre todo con el balón ya que el juego en Nueva Zelanda siempre ha sido muy físico, muy inglés y por aquel entonces me frustraba mucho jugando. Por suerte, siempre he mantenido contactos en el club que un día, hace unos 4 años, terminaron fructificando en una oferta.

P: Cuanto terminaste INEF en España y buscabas poder encontrar trabajo relacionado al fútbol, ¿Pensante alguna vez que podrías marcharse a la otra punta del mundo, a 12.500 kilómetros de distancia?

R: Bueno eso es algo que siempre he tenido en mente. Ya como jugador, como te he contado, me atreví a venirme para Nueva Zelanda. El fútbol es parte de mi vida y cuando empecé a entrenar en segunda B pensé que quizás algún día tendría la oportunidad de devolver a Nueva Zelanda de alguna manera lo que ellos me habían dado en su momento a nivel personal. Y así fue, recibí una buena oferta del Auckland y la verdad es que no me lo pensé mucho. Ya llevo cuatro años aquí con la opción de ir compitiendo en los mejores campeonatos y torneos de la zona.

P: Por el estilo que pretendes implantar con tu equipo, se aprecia rápidamente tu preferencia por el balón raseado y el fútbol asociativo con identidad propia. ¿Quién podríamos catalogar como tus mentores?

R: Evidentemente viniendo de donde vengo, el FC Barcelona, siempre ha sido uno de mis puntos de referencia. Con 7 años ya iba al Camp Nou a ver partidos y, aunque por aquellos tiempos el fútbol que se jugaba en Can Barca no era el de ahora, siempre nos ha gustado tener el balón. Como jugador siempre quería tener el balón conmigo y no entiendo el juego sin el balón como principal referente. Siempre me he inspirado en figuras de referencia como Cruyff en su momento y Guardiola actualmente. Y a otro nivel más directo, el entrenador con el que empecé a trabajar en la Segunda B catalana, Ernest Calero, me aportó mucho tanto a nivel táctico como de gestión de personas.

P: Es curioso decir esto, pero pese a que sois tri-campeones de Liga y tenéis tres Champions de Oceanía, hay jugadores a tus órdenes que no son profesionales…

R: Es complicado trabajar en este fútbol principalmente por ese detalle. Tenemos una serie de jugadores que trabajan y su situación no es la misma que la de los que sí que se dedican exclusivamente al fútbol. En ocasiones llegan cansados física y mentalmente al entrenamiento y su rendimiento puede ser muy irregular a lo largo de una temporada. A nivel de entrenamientos intentamos ser lo mas profesionales y rigurosos posible, pero no podemos exigir lo mismo a estos jugadores que a los que se dedican a jornada completa.

P: En tu plantilla tienes varios españoles. ¿Qué te aporta cada uno de ellos? ¿Por qué prefieres confiar en los jugadores españoles?

R: Para cambiar nuestra manera de jugar pensé que necesitábamos en el campo jugadores que entendiesen ese estilo de juego y que, en cierta manera, arrastrasen a los jugadores locales a jugar más en corto y menos en largo. Y por el momento ha funcionado. A los jugadores que he traído los conocía o tenía buenas referencias de ellos. Sabía que sobretodo eran buenas personas y que podrían adaptarse al país y a la manera de hacer de aquí.

P: Uno de ellos, Albert Vidal, por ejemplo, hace unos meses estaba conduciendo ambulancias en España para ganarse la vida y ahora está jugando una final de Champions con opciones de jugar el Mundial de clubes. ¿Qué supone la aventura de Auckland para un jugador español de este nivel o categoría?

R: Pues supone un cambio radical en su estilo de vida y probablemente un sueño hecho realidad. Albert es muy buen jugador, nos da mucha tranquilidad y continuidad con el balón, es un jugador en el que siempre puedes confiar.

P: Hablando de la actual temporada… en Liga todo iba bien hasta que en semifinales os tocó ceder…

R: Hablando de la temporada creo que ha sido muy larga, cuando vuelves de jugar un Mundial es difícil mantener el mismo tono y quizás eso nos ha costado en las semifinales, pero estoy satisfecho con la temporada que llevamos, hemos ganado la liga regular con solvencia, aunque en esta competición se juegan unas semifinales y final a posteriori y es ahí donde no hemos conseguido mantener el nivel.

P: Pero en Champions estáis en la final y habéis ganado 2-1 en la Ida. Tenéis que ir a jugar ahora ante el Tefana para mantener la renta pero la cita es en Tahití. Si ya Nueva Zelanda suena exótico, Tahití mucho más. ¿Qué ambiente y sensaciones se viven en estos entornos?

R: Jugar en las islas es muy complicado sobretodo por el calor y la humedad que hay, además los estadios siempre se llenan. Esta temporada hemos jugado delante de 15.000 personas en Vanuatu y las Islas Solomon. Además, son equipos que sorprenderían a más de uno. Jugadores físicamente muy fuertes, rápidos y técnicamente muy buenos. En Tahití sabemos que nos va a costar por el calor y porque la renta que llevamos es corta, pero mentalmente estamos preparados. Sabemos que tendremos que salir a ganar el partido y espero que podamos competir hasta el final.

P: De todas las que has vivido, ¿Cuál es la experiencia que más te ha sorprendido? ¿Qué partido dijiste, ¡Dios Mío¡?...

R: En el partido de ida de la final de la Champions del año pasado, había gente en todos lados. Estadio lleno, gente colgada de los árboles alrededor del estadio, los edificios altos de las afueras llenos de gente en los terrados… Y cuando nos marcaron el gol del empate el griterio fue espectacular. Ese momento fue increíble.

P: La meta de llegar al Mundial de Clubes y hacer un buen papel, ya está vigente pero… ¿No piensas en otra aventura? ¿Crees que acabarás en España?

R: Evidentemente ya sabemos como funciona esto del fútbol. Sobretodo para los entrenadores no es nada facil estar en un mismo club durante 4 años y por tanto sé que tarde o temprano tendré que irme a otro lugar. Estoy muy agradecido al club por la confianza que han depositado en mí y por las experiencias que me han pasado aquí. Y cuando termine esta temporada valoraré que es lo que realmente quiero hacer. Obviamente en un futuro próximo me gustaría dar un salto en mi carrera y entrenar en una competición mas importante.

Con el deseo de que se consume esa final positiva y la clasificación para el Mundial de Clubes… ¡Suerte Auckland!

También te interesará:

LAS ENTREVISTAS DE FÚTBOL PRIMERA.ES

ESPAÑOLES POR EL MUNDO

Artículos destacados

Comentarios recientes