El horizonte de Raúl González Blanco

Analizamos las alternativas a su futuro deportivo

La vida son escalones, pruebas que deben superarse, metas a las que aspirar y e intentar traspasar. Ilusión y fuerza de voluntad son dos aspectos que deben estar presentes ante todo, ya que sino todo se convierte en rutina, regularidad y, al fin y al cabo, en algo repetitivo, a la vez que aburrido.

Los futbolistas miran, entre otras cosas, sus opciones deportivas, su futuro. Las competiciones que puedan disputar, los retos que puedan tener por delante, siempre son puntos clave a la hora de tomar decisiones tales como la salida de un club, renovaciones o cualquier medida que se le relacione a un equipo de fútbol.

La semana pasada Raúl González Blanco afirmaba en rueda de prensa oficial que abandona el Schalke 04 a final de temporada. Así, cierra una etapa que, pese a su brevedad de dos campañas en Gelsenkirchen, ha dejado una huella muy importante en la afición del Schalke, que el pasado fin de semana le rindió un homenaje a la altura de los grandes jugadores de talla mundial.

Su etapa como jugador en Alemania ha sido, al menos, fructífera, ya que ha anotado un total de 39 goles entre todas las competiciones, ha ganado la DFL Kopal (Copa Alemana) y DFL Supercup (Supercopa Alemana), llegando a Semifinales de la UEFA Champions League la temporada pasada y a los Cuartos de Final de la UEFA Europa League. El nombre del Schalke 04 ha vuelto a estar en el primer plano mediático a nivel continental, y parte de ello ha sido gracias al esfuerzo incansable del delantero español.

El Veltins Arena, en el último encuentro como local de los mineros, llevó a cabo un homenaje digno de alguien caballeroso, luchador, intachable, alguien como Raúl González Blanco. A priori fue un gesto que dejó en mal lugar a su anterior club, Real Madrid, donde el delantero español ha escrito sus mayores logros a nivel deportivo y personal, y del que, pese a ser por aquel entonces capitán blanco, no recibió el mayor reconocimiento que parte de un fondo del Santiago Bernabéu lleno de gente para despedirle.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=sISNtbnw_S0]

Aquel gesto dolió a Raúl, todavía más cuando ha visto el reconocimiento alemán por tan solo dos campañas en el Schalke 04. Sin embargo, la decisión está tomada, ya no hay vuelta atrás.

A sus 34 años afirma tener nuevas expectativas, nuevos retos y, sobretodo, ir encarando ya su recta final como jugador profesional para dedicarle mayor tiempo a su familia, ese apoyo que, pese a que su carácter mediático parezca en ocasiones que son súperestrellas alejadas de la humanidad, ha estado ahí siempre y a partir de ahora desea dedicar más tiempo a ver crecer a sus propios hijos, según declaraciones del propio jugador.

Durante la rueda de prensa de despedida afirmó que no jugará la próxima temporada en Europa, quitando de un plumazo cualquier oportunidad de volver a España, por lo que dos son los destinos principales que saltan a la palestra y ya sobrevuelan en la mesa ofertas que el delantero español habría comenzado a estudiar seriamente.

Fuera de Europa, Estados Unidos y Qatar aparecen como los grandes destinos en los que Raúl González Blanco podría acabar jugando. Dos países en los que la filosofía futbolística no está instaurada en la sociedad, y en los que el ambiente del fútbol, "soccer" para los estadounidenses, no despierta mayores emociones que los grandes deportes del país como son el baloncesto, fútbol americano o béisbol.

Raúl González Blanco siempre piensa en sus hijos, cinco para ser más concretos, y la idea de Estados Unidos se le presenta como una opción interesante y seria de poder seguir una educación de nivel para ellos. Además, su ex-compañero y amigo David Beckham, jugador que milita en los Ángeles Galaxy, le ha aconsejado su fichaje por la Major League Soccer, un campeonato que quiere abrirse al mundo con fichajes de glorias futbolísticas que encaran su recta final, como puede ser también el caso de Thierry Henry, en las filas del New York Red Bulls.

En Qatar el fútbol no está ligado a la sociedad. Ni tan siquiera la llegada el pasado año de Diego Armando Maradona al banquillo del Al-Wasl ha supuesto un punto a favor de la Primera División de los Emiratos Árabes Unidos. Una liga que en un encuentro que en Europa podría ser mediático, como el pasado Al-Ahli – Al-Wasl, que enfrentaba en los banquillos a Maradona y Quique Sánchez Flores, en encuentro correspondiente a las Semifinales de la Copa Etisalat (título nacional de los Emiratos Árabes), supuso mayor presencia de público que 200 personas. Eso sí, el aspecto económico ha hecho que multitud de jugadores extranjeros estén llegando al país en busca de una retirada dorada en un marco de lujo incomparable.

El horizonte a corto plazo para Raúl González Blanco se presenta fuera de Europa, tal y como él mismo anunció, y sus dos opciones más serias son dos países alejados de la cultura fútbol que se vive en Europa, buscando entonces otros aspectos como el económico o el confort de su família en una etapa que ya prepara su recta final y retirada del fútbol profesional para, quien sabe, volver dentro de unos años al Real Madrid para formar parte de la Junta Directiva.

Se marcha Raúl González Blanco de Alemania tras dos temporadas que a priori parecen pocas, pero que deja grandes momentos de fútbol y profesionalidad que en el país germano bien han sabido reconocerle. Hoy acaba la Bundesliga 2011/12, que ha dejado al Borussia Dortmund como Campeón, reeditando título liguero, situación que no ocurría desde 2006. Se marcha "el Señor Raúl" buscando alternativas que le ofrezcan aspectos nuevos.

Artículos destacados

Comentarios recientes