Entrevista a Manel Expósito: "Es un orgullo haber debutado junto a Messi"

Disputará la final de la Champions oceánica como jugador del Auckland City de Nueva Zelanda y nos cuenta sus sensaciones en esta entrevista

El Facebook cambió la vida de Manel Expósito. A través de la red social recibió un mensaje de Ramón Tribulietx preguntándole por su situación deportiva. Dos semanas pasó de Badajoz a Nueva Zelanda, donde se convirtió en futbolista del Auckland City FC, uno de los equipos más fuertes del país. El jugador que un día debutó en el Barcelona junto a Lionel Messi y Jose Mourinho, es ahora la estrella del conjunto neozelandés, que, durante los próximos días, disputará la final de la Champions oceánica contra el AS Tefana de Tahití. Horas antes de la gran final, Manel Expósito nos cuenta en Fútbol Primera.es su aventura en Nueva Zelanda y sus sensaciones antes de luchar por el título más importante de Oceanía.

Pregunta: ¿Existe mejor mezcla para debutar en tu club de toda la vida, el Barcelona, que hacerlo el mismo día que Messi y ante Mourinho?

Respuesta: Pues la verdad que en ese momento, mirando atrás, no me imaginaba que seria tanto como fue, porque Messi aun era un chaval de la cantera de 16 años y Mourinho si que era famoso pero no tanto como ahora. Así que creo que ahora tiene más repercusión todo esto que cuando yo debuté, y para ser sincero en ese momento estaba tan concentrado en hacerlo bien que lo demás no tenia nada de importancia. Pero bueno, ahí queda la mezcla para recordarla como anécdota para siempre.

P: Messi es ahora el mejor del mundo y tú el mejor del campeonato de Nueva Zelanda. ¿Cómo explicas esto?

R: Bueno, Messi ya apuntaba muchísimas maneras en aquel entonces y se veía que iba para crack, pero la proyección que ha logrado era inimaginable. Y encima sigue creciendo día a día sin techo alguno. Sin duda, el mejor jugador del Mundo y de la historia reciente del fútbol. Así que el orgullo es mio de poder explicar que ese día debutamos juntos. La verdad es que la vida da muchas vueltas y después de una larga lesión y varios periplos por el fútbol español, tuve la oportunidad de venir a Nueva Zelanda. Primero fue un poco extraño porque muchos de mis compañeros no sabían por ejemplo ni que aquí se jugaba al fútbol. Pero después de la desilusión de años de fútbol complicado en España, con problemas financieros en todos los equipos, la crisis y demás, la opción de Nueva Zelanda me dio la oportunidad de explorar un nuevo futbol y aprender mejor el inglés. Así me lo tomé, pero todo fue genial desde el primer día. El club, el equipo, el entrenador que me dio esta gran oportunidad y la confianza… Además, tuve la suerte de empezar a marcar goles desde el primer partido sin parar, y al final ganamos también títulos. Creo que cuando uno es feliz y disfruta haciendo lo que hace, lo demás sale solo, y hacia tiempo que no me sentía feliz jugando a fútbol como lo soy aquí.

P: ¿Cuándo tomas la decisión de marcharte tan lejos a lo desconocido?

R: Estaba en Badajoz, en el Cerro Reyes de Segunda B, el equipo ya empezó tarde y mal. Con problemas económicos, campos de entrenamiento horribles, malos resultados. Todo iba de mal en peor (después de que me fuera, acabó desapareciendo...). Y fue Ramón (míster actual) quien contactó conmigo. Me envió un mensaje primero en Facebook para saber cual era mi situación e informarme de que había la posibilidad de ficharme aquí en Nueva Zelanda. Sinceramente, la decisión fue instantánea. Tuve dos semanas para negociar mi rescisión de contrato (evidentemente el club me puso todos los problemas posibles, incluso una vez firmada mi carta de libertad y mi finiquito) y tuve el tiempo suficiente para ir a Barcelona, despedirme de mi familia, amigos y coger el primer avión destino Auckland.

P: ¿Es difícil adaptarse o eras accesible ante esos cambios?

R: Llevo desde los 16 años fuera de casa y, la verdad, es que soy accesible a cambios en mi vida. Creo que el futbolista tiene que serlo por fuerza hoy en día, pues cambiamos a menudo de equipo, de compañeros, de ciudad… Aunque es cierto que jamás pero había estado fuera de España viviendo y creo que era una de mis asignaturas pendientes. Siempre había querido irme a ver más mundo, más ligas y disfrutar del fútbol desde otro punto de vista. Para mi el cambio fue muy fácil. Además te das cuenta que una vez sales de casa, el mundo no tiene fronteras.

P: ¿Qué destacarías de Auckland como ciudad y como equipo?

R: La verdad que Auckland es una ciudad muy tranquila para vivir , con una calidad de vida excepcional. De hecho, se dice que es una de las ciudades del mundo con mayor calidad de vida. Todo es accesible, paisajes increíbles, sin contaminación. Todo el mundo disfruta del aire libre y, por ejemplo, es la ciudad del mundo con más barcos per capita. Así que la vida aquí se hace muy fácil. Además, desde el primer día, el club y el entrenador se volcaron conmigo. Es un club de origen croata así que entienden lo que es ir a vivir a una ciudad que no es la tuya donde no conoces de nadie, a 20kms de tu casa, sin prácticamente hablar el idioma… Tuve todas las facilidades del mundo. Casa, coche y todo lo que me hiciera falta. No puedo quejarme de nada en este momento. La verdad que el trato ha sido genial y en definitiva creo que eso es lo que te da luego la tranquilidad y la confianza para jugar bien.

P: ¿Cuál es vuestro máximo rival nacional? ¿Cómo es la afición allí, más de mentalidad estadounidense?

R: A nivel nacional el rival a batir y el derby es contra Waitakere United, el otro equipo de Auckland. A lo largo de la historia, siempre han sido mi equipo y el Waitakere quienes se han disputado los títulos, pero este año la cosa no esta tan clara. Ellos no lo estaban pasando bien pero lograron meterse en la final y nosotros, decepcionados y dolidos, caímos en la semifinales ante el Teal Wellington.

La afición local aquí no es como una Primera División de otro campeonato del mundo, puesto que aquí el deporte rey no es ni mucho menos el fútbol. Los que vienen, es sí, son muy fieles y nos animan mucho. Nos siguen por todo Nueva Zelanda, aunque hasta ahora tenían una mentalidad mucho más inglesa, con un fútbol más directo y de fuerza-lucha. Pero ya se han acostumbrado más al cambio de estilo. Muchos aún no entienden que queramos tener la pelota para crecer en base a ella. Con triunfos todo se hizo más accesible y la afición está contenta con nuestro fútbol.

P: Y en tu primer año no sólo te conviertes en estrella sino que incluso ganáis la Champions Oceánica

R: Sí, como digo aquí no me puedo quejar de nada. En mi primera media temporada me convertí en el máximo goleador del equipo y aunque perdimos la final de la Liga (y falle un penalti...) tengo que decir que lo demás fue genial y ganamos el objetivo número uno, que era la final de la Champions League, lo que te daba el premio de jugar un Mundial de Clubes. Esa fue la principal razón por la que me vine a Nueva Zelanda. Intentar jugar una competición a la que muy pocos futbolistas profesionales tienen la oportunidad de disputar. Fue todo muy bien desde mi debut (tardé por el tránsfer) pero al final mereció la pena el cambio, marqué en absolutamente todos los partidos de liga y Champions que disputamos y al final conseguimos el premio. Así que no me puedo quejar de nada.

P: ¿Cuál es el reto diario y el objetivo anual del Auckland?

R: Aunque parezca un tópico, aquí nos fijamos en el trabajo paso a paso. Queremos mejorar cada partido. Estuvimos mucho tiempo imbatidos este año en todas las competiciones y eso estimulaba. Fuimos primeros para clasificarnos a los Play-off y ahora lo que deseamos es mejorar nuestros pequeños defectos y centrarnos en las finales para llegar en el estado óptimo de forma y moral a las citas clave. Para el club este año, igual que los anteriores, el objetivo es ganarlo todo, aunque evidentemente la Champions League es la que tiene más valor tanto a nivel económico como de prestigio. Te abre las puertas al próximo Mundial de Clubes.

P: Tenéis una finalísima de Champions Oceánica desde esta semana (a doble partido), pero… ¿Cómo explicarías a alguien que tu rival es el Tefana de Tahití?

R: Bueno esto es Oceania y la Champions se disputa con todas las islas de Oceania. Muy exóticas y con unos conocimientos futbolísticos y técnicos que sorprenderían a más de uno. Pero sí, es muy exótico y singular. Además, la final de la Champions siempre es a doble partido. Esto cuesta mucho para los equipos de Nueva Zelanda, porque adaptarse a las condiciones extremas de islas como Vanuatu, Fiji, Tahiti o Islas Salomon, con calores extremos y humedades alucinantes, es muy complicado. Ganar allí es difícil porque a veces el terreno de juego no es el mas óptimo. Ellos también sufren mucho al venir a Nueva Zelanda.

P: ¿Qué destacarías de tu experiencia en Nueva Zelanda? ¿Repetirías?

R: De momento todo. Tanto lo que estoy viviendo aquí en Auckland, como el equipo, como las experiencias a nivel personal. Son irrepetibles en sobre todo, cuando viajamos a jugar la Champions a islas donde ves pobreza extrema, gente sin ropa, sin zapatos y luego van 20.000 personas al estadio. Todo aquí es muy curioso y diferente. A nivel personal, son vivencias que día a día te hacen reflexionar. Nueva Zelanda es un país increíble y el futbol va mejorando muchísimo. Va cogiendo más importancia gracias a equipos como el nuestro, que lo promueven por todo el país. Incluso vamos a menudo a escuelas para enseñarlo y promoverlo entre los jóvenes. Si tenemos suerte, ganamos y estamos de nuevo en el Mundial de Clubes, será fantástico. Sin duda repetiría

P: ¿El futuro de Expósito está en España o prefiere seguir siendo estrella en Auckland?

R: De momento no me planteo muchas cosas de futuro. Creo que mi futuro está donde yo me sienta feliz y realizado. Aquí lo soy, sin cerrar ninguna puerta, está claro. Siempre que se da un cambio es para mejorar así que de momento, si nada mejor llega, prefiero seguir siendo estrella aquí en Auckland. Pero no por ese echo, sino porque aquí uno es feliz haciendo lo que hace, no se siente engañado y el crecimiento personal es cada día mayor. Aunque ya sabes que el fútbol da muchas vueltas y no puedes hacer muchos planes de futuro. Todo lo que venga, si es para mejor, bienvenido sea.

También te puede interesar:

TODAS LAS ENTREVISTAS DE FÚTBOL PRIMERA.ES

ESPAÑOLES POR EL MUNDO

Artículos destacados

Comentarios recientes