La dudosa lealtad de los #BesaEscudos

Algunos son peores que Judas

En el mundo del fútbol, besar el escudo de un equipo representa un grito de lealtad. Es la mejor prueba de amor de un futbolista hacia su club y muchos jugadores recurren a este gesto para demostrar ante la grada el aprecio por sus colores. Sin embargo, existe una desleal raza de #BesaEscudos cuya fidelidad es cuanto menos cuestionable. El beso es una pose, no una promesa, y el tiempo acostumbra a dejarles en evidencia. En Fútbol Primera.es hemos querido desenmascarar a los #BesaEscudos y por ello repasamos algunos besos más traicioneros que el de Judas.

CESC FÁBREGAS

Cesc Fábregas besa el escudo del Arsenal

Cesc Fábregas tuvo que aguantar durante muchas temporadas los rumores sobre tu posible traspaso al Barcelona. Los rumores apuntaban a que los azulgrana querían ficharle y él quería que lo fichasen. El entonces capitán del Arsenal lo desmintía rotundamente siempre que le preguntaban por ello y en un alarde de lealtad celebró un gol besando el escudo de los Gunners, mostrando así su fidelidad por su club. En enero del 2011, cuando los rumores de su marcha al Barcelona crecieron todavía más, Cesc aseguró que estaba "encantado en el Arsenal" y su "sueño es ganar títulos para el Arsenal". "Los nuevos retos son atractivos, pero mi auténtico reto es llevar a este equipo a lo más alto", insistió. Seis meses después ya era jugador del Barcelona y durante su presentación besó el escudo de la entidad azulgrana.

Cesc Fábregas besa escudo del Barcelona

ROBINHO

Robinho es un ser especial dentro de la raza de los #BesaEscudos. El brasileño es un besador de escudos crónico. La tradición elevada a la enésima potencia, o el jugador más enamoradizo del planeta, una de dos. Siente los colores allá donde va, con la misma facilidad que los deja de sentir para cambiarlos por otros. Un besador en serie. Llegó al Real Madrid en 2005 para convertirse en el mejor jugador del mundo y se enamoró del Real Madrid, cuyo escudo besó durante las celebraciones de algunos goles. El idilio era perfecto hasta que en 2009 le surgió la posibilidad de fichar por el Chelsea. El último día del mercado de fichajes aseguró que su "cabeza sólo está pensando en el Chelsea. Es donde quiero jugar". Horas después se convirtía en jugador del Manchester City. Más tarde volvió a ser cedido al Santos, donde también besó el escudo. Actualmente es jugador del Milan y, por supuesto, también besa el escudo rossonero.

Robinho besa escudo del Milan

ROBERTO FABIÁN AYALA

Ayala con el Valencia

Roberto Fabián Ayala fue un referente del Valencia que conquistó dos Ligas y una Copa de la UEFA. Encaja perfectamente en la personalidad de un equipo aguerrido, sin miedo a nada, y se convirtió en el mejor defensa central del momento. El Valencia y Ayala eran uno, pero hubo un problema que los separó: el dinero. El defensa argentino terminaba contrato con los valencianistas y no se pusieron de acuerdo por la renovación. Cuando las negociaciones comenzaron a prolongarse más de lo esperado se empezó a sospechar que Ayala tuviera un acuerdo con otro club: el Villarreal. Se le preguntó directamente en rueda de prensa y lo negó rotundamente. Sobre el césped de Mestalla quiso zanjar el debate y mostró su lealtad al Valencia besando el escudo de la camiseta. Un beso sin sentimiento. Los rumores eran cierto y en ese momento Ayala ya tenía firmado un acuerdo con el Villarreal para la siguiente temporada, aunque nunca llegó a jugar con el Submarino Amarillo.

SOL CAMPBELL

Campbell odiado por el Tottenham

Sol Campbell ha sido uno de los mejores centrales que ha dado el fútbol inglés durante los últimos años. Sin embargo, es persona non grata en el estadio de White Hart Lane. El motivo, su traición al Tottenham Hotspurs. Campbell debutó con los Spurs en 1992 y pronto demostró su potencial para establecerse como un referente dentro del equipo del Norte de Londres. Jugó 255 partidos en 10 temporadas. Se convirtió en la personificación del sentimiento Spurs y el odio hacia el Arsenal, el eterno rival. "Nunca jugaría con los Gunners", aseguró cuando se rumoreó que el Arsenal le seguía los pasos. Poco después de aquello y de reiterar varias veces más que iba a renovar con el Tottenham, fichó por el Arsenal como agente libre. Desde entonces se le considera un traidor en White Hart Lane.

SAMIR NASRI

Nasri besa el escudo del Arsenal

Samir Nasri es actualmente uno de los jugadores más odiados en el Emirates Stadium después de la inesperada huída del Arsenal que protagonizó este verano. En junio del 2011 comenzaron a sonar rumores de que Nasri podría abandonar la disciplina Gunner y el francés los desmintió sin ningún complejo. "Que nadie haga caso a lo que se publica en la prensa. Es todo mentira. Tenemos el mejor equipo, practicamos el mejro fútbol y esta temporada realmente quiero ganar un título con el Arsenal", anunció. Dos meses después ya era jugador del Manchester City y en su presentación como jugador citizen no maquilló su tradición: "ha sido una negociación muy larga. Esto es lo que quería desde un principio. En el Arsenal estaba frustrado. Hice la pretemporada con el Arsenal, pero en realidad quería hacerla con el City". Las declaraciones de Nasri sorprendieron a la afición Gunner, aunque no era la primera vez que hacía algo similar. De hecho, su fichaje por el Arsenal se cerró apenas dos meses después de que renovara con el Olympique de Marsella.

ZLATAN IBRAHIMOVIC

Ibrahimovic besa el escudo del Barcelona

Zlatan Ibrahimovic creyó llegar al Olimpo futbolístico cuando durante el verano del 2009 se convirtió en nuevo jugador del Barceloona. Se veía levantando títulos, jugando entre los mejores y en un arrebato de felicidad besó el escudo del club que le iba a dar tantas alegrías. Se precipitó. Sólo estuvo una temporada en el Camp Nou y acabó enemistado con la mayor parte del club. Ahora juega en el Milan y es uno de los azotes del barcelonismo y, en concreto, de Pep Guardiola, a quien ha criticado duramente en más de una ocasión.


EMMANUEL ADEBAYOR

Adebayor besa el escudo del Arsenal

Emmanuel Adebayor llegó al Arsenal en 2006 para convertirse en la pieza que le faltaba a los Gunners en ataque y encajó a la perfección. Sus goles le elevaron a los altares y hasta pasar a ser uno de los ídolos del Emirates Stadium que entonaba canciones en su nombre: "Adebayor, Adebayor, dadle el balón y marcará un gol". La relación era perfecta incluso en el momento en el que fue traspasado al Manchester City. Su salida ayudaba económicamente a los Gunners y el togolés firmaba por un club que aspiraba a dominar la Premier League. Sin embargo, algo debió salir mal por el camino porque la primera vez que jugó contra el Arsenal con la camiseta citizen marcó un gol y corrió desesparadamente, cruzándose todo el terreno de juego, para celebrarlo en la cara de los aficionados gunners. Ahora juega en el Tottenham, el acérrimo rival de los Gunners.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=KJF71ufqZqc]

EL ARTÍCULO ESTÁ ABIERTO A LAS PROPUESTAS DE LOS LECTORES. SE AMPLIARÁ CON LOS #BESAESCUDOS QUE SE APORTEN A TRAVÉS DE LOS COMENTARIOS O VÍA TWITTER.

Artículos destacados

Comentarios recientes