Diez grandes ‘extranjeros’ de la Champions Asia (I)

Varias estrellas apuran sus carreras en el continente asiático

El futbol hace tiempo que no se ruboriza ante lo cosmopolita, lo mundano y lo exótico. No hay incongruencias entre la pelota y el camino de obstáculos que ésta decida tomar. Donde hay césped, hay una aventura que disfrutar. Donde hay cemento, siempre se presenta una posibilidad para contemplar. Donde hay dinero, hay un hueco que aprovechar. La mezcla de todas ellas ha generado que en los últimos años, muchas de las otrora estrellas del fútbol de máxima magnitud internacional, recalen en los clubes asiáticos en busca de experiencias y garantías salariales muy por encima de la media europea.

El campeonato que mejor reproduce ese contexto de jóvenes inmaduros en busca de sueños occidentales y veteranos de guerra que pretenden curar heridas sin ansiedad resultadista, es la Champions Asia (AFC). El título de mayor prestigio en el continente y el que más impacto ha causado en los últimos años. Desde incipientes promesas japonesas, a talentosos jóvenes coreanos, sin olvidar una larga lista de ‘extranjeros’ a los que les cuesta marcar diferencias ante el crecimiento, pero que siguen siendo los grandes atractivos comerciales. Repasamos los diez más mediáticos del momento. Comenzamos por la primera entrega.

Ricardo Oliveira (Al Jazira – Emiratos Árabes Unidos)

Ricardo Oliveira con el Al Jazira

Pasó como ‘experimento’ por Valencia (pese a que ganó una Liga y una UEFA) tras haberse consagrado en la Portuguesa-Santos, pero no fue hasta que llegó al Betis cuando descubrimos el enorme talento de este delantero potente, veloz y de gran capacidad de remate que llevó al equipo verdiblanco a la Champions después de haberlo colocado en el trono de la Copa del Rey. Después tuvo tiempo de triunfar en Sao Paulo, salir mal parado con Lopera, ganar una Champions con el Milan el año en el que secuestraron a su hermana y formar un tándem demoledor en Zaragoza con Milito. Todo ello siempre bien horneado con cifras goleadoras interesantes que le dieron la opción de vestirse con la canarinha hasta en once ocasiones. Desde hace dos años es la estrella de Al Jazira, donde no ha reducido sus registros y ha ganado ya tres títulos.

AFONSO ALVES (Al Rayyan – Qatar)

Afonso Alves con el Al Rayyan

Su familia perdió al líder paternal cuando él sólo tenía nueve años, por lo que Afonso pronto supo ganarse la vida con sus artes para la pelota, aunque no iba a ser en Brasil donde iban a entender su peculiar estilo. Potente pero torpe, rematador sin excesos y anclado en el área con tozudez, Afonso estuvo buscando su lugar en el planeta y para ello tuvo que mudarse hasta la recóndita Suecia. Más de 50 goles en tres años con el Orgryte y Malmo, le catapultaron a la Eredivisie a los ojos de un buen scouting asalariado por el Heerenveen, donde iba a obtener el reconocimiento a su particular capacidad goleadora tras convertirse en el fichaje más caro de la historia del club (4.5 millones). Y medio mundo miró hacia el Abe Lenstra Stadion cuando marcó siete goles en un partido memorable e irrepetible ante el Heracles, que le hizo entrar en los records del campeonato holandés. A pesar de que ese día ya habían realizado los tres cambios, el técnico lo sustituyó en el minuto 89 para que las gradas se volcaran con su estrella, que acabaría siendo máximo goleador y Bota de Plata ese curso. Salió con polémica y no encontró paz en Middlesbrough, por lo que dio el paso al fútbol árabe donde sigue goleando (en 16 partidos, suma 14 goles).

FRAN YESTE (Bani Yas - Emiratos Árabes Unidos)

Fran Yeste con el Bani Yas

El ‘Mago de Basauri’ fue curtido con galones de estrella en Lezama y, como ‘cachorro’ siempre demostró tener tanto talento como facilidad para la polémica. Tras años de inestabilidad aunque aplaudido siempre por San Mamés, sus excéntricos peinados y sus fenomenales golpeos a balón parado, acabaron abandonando La Catedral pese a no haber alcanzado aún la treintena. Había sido icono, emblema y hasta campeón del mundo Sub 20 con aquella mítica selección en Nigeria, pero los cables no acabaron de encontrar el camino ideal y decidió aliarse con los petrodólares árabes. Pese a tener ofertas desde Europa, cambió Bilbao por Dubai para vivir la aventura en el Al Wasl, y todo iba bien hasta que allí llegó Maradona. El argentino, que todo lo trastoca, recibió claras indicaciones de que había que deshacerse del vasco para mantener la tranquilidad salarial de su plantilla y días después, Yeste se comprometía con el Olympiakos. Un año antes ya había estado cerca de llevárselo a Atenas, Ernesto Valverde, pero ni esa sintonía de confianza acabó de darle continuidad por lo que el regreso a la élite europea no salió bien (le rescindieron contrato por falta de nivel mostrado) y decidió volver a Dubai. Ahora, engrosa las filas de un club más modesto como el Bani Yas, que intenta hacerse hueco en la élite asiática.

MADJID BOUGHERRA (Lekhwiya - Qatar)

Bougherra con el Lekhwiya

La historia no acostumbra a ofrecer oportunidades de primer nivel en escenarios históricos a jugadores argelinos. En el caso de Bougherra, no sólo hizo una excepción sino que lo fogueó por un modesto de fútbol galo (Gueugnon) y le ofreció entrar a Inglaterra vía humildad (Crewe-Sheffield-Charlton) antes de proclamarlo líder defensivo del Glasgow Rangers. Durante tres temporadas fue amo y señor del fútbol escocés, nombrado mejor zaguero, mejor extranjero y siempre referente de Argelia en el crecimiento hacia el Mundial. El pasado verano se cansó de esperar su oferta de Premier y decidió acercarse a su religión (él mismo ha resaltado este dato porque lo considera clave) fichando por el ascendente Lekhwiya. Un equipo con una brutal solvencia financiera (el dueño es primo del millonario del Málaga) que alcanzó el primer nivel y ganó el título en su campaña de debut.

LUCA TONI (Al Nasr – Emiratos Árabes Unidos)

Luca Toni con el Al Nasr

Siempre que recuerdo mi primera opinión del goleador italiano, se me hace imposible no recuperar aquella campaña donde se dio a conocer gracias a las asistencias de Roberto Baggio y Guardiola con la camiseta del Brescia. Y es que su explotar fue tardío e incluso ha llegado a contar muchas veces que sólo su novia le apoyó cuando vagabundeaba con edad madura por los campos de tierra italianos. Pero aquella campaña, ya con 25 años y debutando en Serie A, le sirvió para ganarse un lugar en la lista de los mejores Capocannoniere de la última década. Saltó al Palermo para empezar a volverse loco con sus goles (lo celebraba siempre con la mano en la cabeza asumiendo su pérdida de control), los más de 50 que añadió como rosanero. El estallido absoluto fue en la Fiorentina (47 tantos) y en el Bayern el verano que lo contrataron a dúo con Ribery (38 goles). Regresó a Italia ya sin la fuerza mental para luchar contra los competidores de nueva generación y sin minutos en Roma, Genoa o Juventus, hace unos meses decidió aventurarse en el Al Nasar de Dubai. Allí, todos sacan pecho porque solo ellos tienen a todo un campeón del mundo.

También te puede interesar:

LUCA TONI, AVETE CAPITO?

Artículos destacados

Comentarios recientes