Manchester City: Los cinco puntos del caos

Los citizens también han caído eliminados de la Europa League

Con un balance de traspasos de más de 500 millones de euros en números rojos (en base a datos de los últimos cuatro años), la plantilla más cara del momento en la Premier League (la tercera del mundo) y la falta de títulos en su palmarés, la eliminación del Manchester City en la Europa League es tan desastrosa para el fútbol monetario como esperanzadora para los humildes que construyen la base de la pirámide. Analizamos los cinco puntos de mayor crítica en la noche del Etihad, que desesperó primero, reaccionó después y cayó como antaño, cuando los millones no dominaban sus pretensiones…

1: Eliminatoria altamente factible:

El 1-0 de la Ida no escondía un resultado demasiado negativo para un equipo que ha demostrado una enorme capacidad goleadora hasta ahora. Habiendo goleado en la ronda anterior al Oporto (justamente el club que lidera la Liga Sagres con un margen de 12 puntos respecto al propio Sporting de Lisboa), esta eliminatoria aglutinaba factores positivos para que el camino europeo del Manchester City no encontrara un obstáculo de entidad insalvable.

2: Irresponsabilidad:

Obligado a remontar, la responsabilidad absoluta de manejar el guión del partido y dominar cada detalle en su propio estadio, era claramente responsabilidad de Roberto Mancini. E incluso la puesta en escena, en planteamiento, parecía la de mayor acierto con mucha velocidad ofensiva (Johnson-Agüero) y priorizando la creatividad (Silva liberado). Sin embargo, el carácter del primer tiempo brilló por su ausencia, siendo una muestra más de la incapacidad para mostrar ambición y romper esa sensación de desidia permanente.

3: Reacción tardía. Reacción crítica:

Dos goles del Sporting de Lisboa (un equipo que buscó optimizar sus recursos y en una pelota a balón parado y una contra se topó con el premio inesperado) acumulaban demasiados golpes asestados como para que un equipo lleno de ganadores y experiencia, se dejara llevar sin mostrar dolor por ello. En la segunda parte la sintonía fue completamente distinta y el cambio, en el fondo, sólo era uno. Romper el ritmo, mostrar mayor concentración y, desde luego, una intención más loable de algo que debiera ser obligatorio a todos los efectos, la intención de querer ganar y mostrar el dinamismo e intensidad adecuados para ello. Una reacción que llegó con agonía, desesperación, muy tarde, y que sólo sirvió para ‘maquillar’ el resultado y reflejar que la culpabilidad vestía de celeste. Un celeste vergonzante.

4: Gigantesco pero sin palmarés

No ha sido, ni será, el Manchester City el único equipo de primer nivel actual que haya caído de manera sorprendente ante un rival menos en Europa. El principal punto crítico que sí recae sobre los citizen y que es indivisible a su actualidad es que, a diferencia del resto de ‘gigantes’, en el Etihad no conocen un título europeo desde 1970 (precisamente la extinta Copa de la UEFA). Suficiente ‘hambre’ y motivación para un club devorado por la actualidad pero sin pasado que justifique la obligación de esta en la élite.

5: La tensión del millonario…

Es temible por haber sido capaz de crear un imperio de jugadores mediáticos en tiempo record y porque, pese a sus errores, seguirá habiendo disponibilidad inmediata para seguir mejorando sus argumentos futbolísticos. El dinero parece interminable en el Manchester City y la lógica casi nos hace asumir que, tarde o temprano, acabará dominando el futbol mundial si así se lo propone. Los demás intentan alargar ese reinado pero hasta entonces, todos los puntos negativos y críticas, seguirán circulando a su alrededor. Es la presión del dinero. La tensión del millonario.

También te puede interesar:

LOS GOLES DEL MANCHESTER CITY-SPORTING CLUB

Artículos destacados

Comentarios recientes