Las opciones de Villas Boas

De no ganar nada sería un fracaso

Sin duda alguna Andre Villas Boas es uno de los entrenadores con la carrera deportiva como técnico más corta y más laureada en lo que a la relación duración/títulos se refiere. Un entrenador que tan solo suma en su trayectoria cuatro temporadas como entrenador y tan solo tres en el primer nivel competitivo. A priori, un técnico como muchísimo trayecto todavía por delante pero que, teniendo en cuenta sus vitrinas, despierta envidias a nivel técnico y es considerado uno de los mejores entrenadores del Mundo.

Con tan solo 34 años es uno de los entrenadores más jóvenes del fútbol europeo en la actualidad y no por ello le privó de fichar el pasado verano por el Chelsea tras marcar una temporada dorada en el Oporto.

En el año de su debut en Portugal logró nada más y nada menos que el triplete (Liga Sagres, Copa de Portugal y UEFA Europa League), lo que provocó que Roman Abramovich decidiera deshacerse de Carlo Ancelotti como entrenador y hacerse con los servicios del entrenador de moda de la pasada temporada pagando su claúsula de rescisión de 15 millones de euros.

Un entrenador que tan solo llegar a Londres con 33 años tenía a su disposición jugadores como Paulo Ferreira, Frank Lampard, Hilario o Didier Drogba, de su misma edad o como en el caso del portero portugués incluso mayor que él, por lo que se presentaba un proyecto considerado de los mejores del viejo continente y el complicado reto de no defraudar tras un histórico triplete en Portugal.

Sin embargo, tras la ilusión y el impacto mediático que supuso su fichaje por el Chelsea Andre Villas Boas ya comienza a ser cuestionado desde hace unas semanas en las que el conjunto londinense ha encadenado tropiezos inesperados y que a día de hoy le privan prácticamente de lograr el título de la Premier League.

Si a una irregular Liga Inglesa se le suma la eliminación el pasado mes de Noviembre de la Carling Cup ante el Liverpool por 0-2 la figura del entrenador portugués es lógico que comience a crear debates en el país británico.

Es cierto que una temporada en blanco en Stamford Bridge supondría un fracaso a doble escala, tanto a nivel institucional en el fútbol británico como en la figura del entrenador luso, que viviría el sabor amargo de la derrota.

Para evitar un fracaso de tal calibre el Chelsea opta a dos títulos como la UEFA Champions League y la FA Cup, competiciones en las que por el momento mantiene opciones intactas y por las que lucharán hasta que las opciones matemáticas digan lo contrario.

No todo es un cuento de hadas debe pensar Villas Boas cuando dejó atrás una más que exitosa temporada en el Oporto en busca de mayores proyectos y ahora, a falta de algo más de tres meses de competición, debe aferrarse a dos títulos en busca de maquillaje que oculte una temporada que, tras las expectativas puestas en verano, lejos está de cumplir y rendir como lo esperado.

Andre Villas Boas y el Chelsea deben aferrarse a la FA Cup y a la UEFA Champions League para evitar un fracaso que podría catalogarse de mayúsculo si los blues acaban la presente temporada sin un solo título nuevo en sus vitrinas.

Artículos destacados

Comentarios recientes