José Mourinho: despido a caballo ganador

Ganar títulos en Concha Espina no asegura nada

Curioso, incluso sangriento en lo deportivo. Perdonadme por el calificativo, pero existe una estadística, llamemosle curiosidad si queréis, en el Real Madrid que se da en una gran proporción cuando el conjunto blanco logra títulos, logra éxitos.

Quizás los aires de equipo poderoso le obliguen a ello, pero en el Paseo de la Castellana ganar títulos, convertirse en campeón, ya sea por Liga, Copa del Rey o la mismísima UEFA Champions League es sinónimo clave para abandonar el barco.

Mucho se está hablando en las últimas semanas del futuro de Jose Mourinho en el conjunto madridista. Unas supuestas filtraciones de conversaciones entre el técnico blanco con varios de los capitanes, sumado a los resultados con carácter negativo ante el máximo rival histórico Barcelona, han hecho que la figura de Mourinho se haya convertido en la diana perfecta de todo dardo envenenado acerca de su futuro. Ya no se habla tan solo del territorio nacional, ya que desde Inglaterra su nombre es relacionado constantemente con varios clubes. El sucesor de Sir Alex Ferguson para unos y el sustituto claro de Roberto Mancini en caso de no lograr la Premier League para otros.

Jose Mourinho durante su presentación como entrenador del Real Madrid
Teniendo en cuenta la estadística curiosa, a la vez que preocupante, de los técnicos que logran éxitos en Concha Espina la teoría de la marcha del portugués coge más fuerza, ya que los números del Real Madrid les convierten ya, a falta de media liga por disputar, en el candidato número uno para lograr la Liga BBVA, ya que aventajan al Barcelona en siete puntos. Los rumores y el título que parece presentarse ya en el horizonte hacen indicar que todos los rumores que se comentan puedan acabar en un nuevo técnico que sale del Real Madrid tras cosechar éxitos.

Varios son los casos de entrenadores que, pese a cumplir la misión de los éxitos, salen por la puerta de atrás sin justificación lógica alguna.

Vicente del Bosque celebrando la Liga con el Real Madrid

El último y más sonado fue el de Vicente del Bosque, actual seleccionador nacional. Una destitución que se produjo tras la victoria del Real Madrid frente al Athletic de Bilbao por 3-1 en la Temporada 2002/03, logrando así la 29ª Liga para el conjunto blanco. Existe una leyenda urbana que afirma que dicha decisión recayó sobre el por aquel entonces capitán Fernando Hierro, que fue el principal 'culpable' de la marcha de uno de los técnicos más laureados del conjunto de Concha Espina en las últimas temporadas.

Una marcha que marcó un antes y un después. Comenzaría un proyecto que, con la llegada de David Beckham y Carlos Queiroz en el verano siguiente, comenzaría a ser recordado por conocidos y extraños como 'los Galácticos'. Un equipo plagado de estrellas que no traduciría como se esperaba tanta calidad en excelentes resultados.

Vicente del Bosque, un técnico de la casa que salió por la puerta de atrás y que todavía en el día de hoy nos preguntamos el por qué.

Juup Heynckes con la Copa de Europa lograda en el Real Madrid

Más casos se han dado contra todo pronóstico en la Casa Blanca. Una de las más incomprensibles fue la de Jupp Heynckes. Una racha de casi 33 años sin lograr la Copa de Europa, competición madridista por excelencia debido a sus nuevo títulos continentales, quedaron anulados en la memoria del aficionado blanco cuando el Real Madrid ganaba frente a la Juventus de Turín la famosa 'Séptima' con el recordado gol de Mijatovic.

Un título que rejuvenecía, que liberaba y que servía de cambio de aires para el club. Un éxito que se celebró por todo lo alto en una plantilla en las que militaban los Sanchís, Roberto Carlos, Clarence Seedorf, Illgner o un jóven Raúl González Blanco, entre otros.

Un título que, contra todo pronóstico, suponía la destitución del entrenador alemán, actualmente en el banquillo del Bayern de Munich. Un nuevo caso de título que se traduce en destitución.

Un club del poderío económico del Real Madrid puede permitirse el lujo de cambiar entrenadores digamos que porque sí, sin dar explicaciones, pero destituciones como las comentadas dejan mucho que desear.

Fabio Capello durante su etapa en el Real Madrid

Fabio Capello no quiso ser menos, o mejor dicho, no quisieron que fuera menos. Una más que ajustada, luchada y trabajada Liga 2006/07, en la que Real Madrid y Barcelona acabaron empatados en la tabla clasificatoria con 76 puntos hizo que gracias a la diferencia de goles el conjunto blanco se coronara Campeón de Liga en la última jornada tras vencer por 3-1 en el Santiago Bernabéu frente al Mallorca.

Una noche que fue especial, una fiesta preparada que acabó con la mejor de las celebraciones. El coliseo blanco fue más blanco que nunca. Una remontada épica que acabó con el mejor sabor de boca y que otorgaría nuevamente a Fabio Capello una aura especial de entrenador salvaequipos, ya que había llegado al coliseo madridista con la misión de devolver a la gloria nacional ante un Barcelona todopoderoso de por aquel entonces Frank Rijkaard.

Sí, lo hizo, lo logró, pero nuevamente contra todo pronóstico el técnico italiano se sumaba a la estadística de entrenadores que ganan títulos y salen del equipo blanco. Una destitución que supondría la llegada de Bernd Schuster y que tiempo después otorgaría el papel relevante de seleccionador inglés para Capello.

Una estadística preocupante, curiosa y misteriosa al mismo tiempo. En el Real Madrid los títulos ligueros o continentales no suponen la continuidad, no permiten al técnico seguir trabajando en el mismo banquillo.

Se habla de la continuidad o no de Jose Mourinho, se habla de que el Real Madrid tiene media Liga en el bolsillo y teniendo en cuenta la estadística sobre los técnicos madridistas disparan todavía más el futuro del técnico portugués del Real Madrid.

Artículos destacados

Comentarios recientes