El último recorte de Pires

El Olympique de Marsella-Arsenal homenajea su imagen

Son las seis de la mañana y Robert Pires sorprende a un Londres que todavía no ha abierto los ojos. Mientras la capital inglesa sueña, el jugador francés inicia su rutina de cada mañana, trabajando, precisamente, por su propio sueño, el de no abandonar el fútbol. Se calza las zapatillas y sale a correr envuelto por un Hyde Park desierto a la espera de que su móvil rompa el silencio y reciba, por fin, una oferta de un club de fútbol.

Esa es la realidad a la que se enfrenta a diario Robert Pires. Después de haber levantado una Copa del Mundo y una Eurocopa, el francés se encuentra sin equipo, sometido al prejuicio de 'jugador acabado' que generan sus casi 38 años. Cada mañana se entrena en solitario, esperando que alguien confíe en él, pero sus fuerzas se acaban. "Puedo aguantar algunos días más así, pero no hasta enero. Ahora no tengo ninguna oferta concreta y si no llega pronto tendré que asumir que ha el momento de retirarme", confiesa Pires en L'Equipe.

Pires jugando con el Olympique de Marsella

Coincidiendo con la proximidad de la retirada de Pires, este miércoles (20h45) en Champions League el Arsenal visita al Olympique de Marsella, en una muestra de noventa minutos de las dos caras de la carrera del centrocampista francés. En el Arsenal fue una leyenda. En el Olympique de Marsella no ganó nada. "Me sentía como un gato negro. Creía que yo era el culpable de que no llegaran los títulos", reconoce el galo, quien durante sus dos temporadas en el Velodrome de Marsella no logró ningún trofeo.

Su fama de gato negro, eso sí, estaba justificada. Y es que Pires perdió el título de campeón de la Ligue 1 durante dos temporadas consecutivas de manera trágica. Durante la campaña 1998-99 perdió la liga con el Metz en la última jornada por culpa de diferencia de goles con el Lens y al año siguiente le ocurrió casi lo mismo cuando ya militaba en el Olympique de Marsella, perdiendo el título a manos del Girondins de Burdeos. Como culminación a esta racha de desgracias también sucumbió en la final de la Copa de la UEFA contra el Parma.

Pires celebra la Premier League con Henry

Con la fama de gato negro, pero con el cariño de la afición marsellesa, Pires se marchó durante el verano del 2000 a Londres para fichar por el Arsenal. Allí se convertiría en una leyenda y formó parte de uno de los mejores equipos de la historia de la Premier League. Ganó dos veces la liga inglesa, tres FA Cups, y dos Community Shield, aunque durante sus últimos doce minutos como jugador del Arsenal reapareció el gato negro. Los Gunners perdieron la final de la Champions League frente al Barcelona y Pires tuvo que abandonar el partido a los doce minutos. "Después de seis años en el Arsenal, jugar una final de la Champions League en París frente a mi familia era un sueño y ser sustituido a los doce minutos me rompió el corazón", reconoció.

Tras ese batacazo Pires jamás volvió a jugar para el Arsenal ni levantar un título. El Villarreal y el Aston Villa disfrutaron de sus últimos brotes de magia del jugador francés. Ahora el tiempo corre en su contra. Si no encuentra equipo colgará las botas. El Olympique de Marsella-Arsenal de esta noche sirve como homenaje a su carrera, pero el fútbol debería dar una última oportunidad a "uno de los mejores jugadores que ha pisado un campo de fútbol. Una leyenda", palabra de Cesc Fábregas.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=28S8kFG7hBM]

Artículos destacados

Comentarios recientes