Guevara y el fútbol

Su afición y su nombre como club

Guevara tras jugar un partido en un viaje a Brasil/vía supercuba.wordpress.com Guevara tras jugar un partido en un viaje a Brasil/vía supercuba.wordpress.com

La figura de Ernesto Guevara, el 'Che', polémicas a parte, genera un gran magnetismo, aunque seguro que no habría permitido que su figura se hubiera convertido en un marca, un símbolo que poco tiene que ver por lo que le costó la vida, un nueve de octubre de 1967 por la mañana, cuando fue fusilado.

Pero detrás de aquel doctor metido a guerrillero revolucionario, se escondía un argentino que, como no podía ser de otra manera, le encantaba el fútbol. Cierto que más tarde se centró en otras actividades como el rugby o el ajedrez, pero su instinto le llevó primero a jugar al fútbol.

Se le conocen dos equipos en los que participó: el Alta Gracia, donde jugó de portero, y el Bouer, en el que se desempeño de interior. Debido a sus problemas asmáticos nadie esperaba que llegara lejos en esto del fútbol, pero cuentan los documentados, que sin llegar a tener una técnica depurada, su empeño y capacidad de concentración hacían que su participación no fuera nada desestimada por sus compañeros.

Durante sus viajes por Latinoamerica gustaba de leer las crónicas deportivas del fútbol profesional, y mientras todos sus compañeros debatían entre Boca y River, él prefería apoyar a Rosario Central. Guevara se marchó a los cuatro años a Alta Gracia, en Córdoba y se considera cordobés, pero quiso que hacer un guiño hacia su lugar de nacimiento, alentando por uno de los equipos de la ciudad.

Pero lo que nunca llegaría a imaginar 'El Che' es que su nombre y su cara serían el símbolo de un equipo de su amada Córdoba. Y es que en la pequeña localidad de Jesús María entrena y juega el Che Guevara Fútbol Club, un club fundado en 2002 por seguidores de los ideales y de la figura del revolucionario pero también aficionados al fútbol que quisieron juntar sus dos pasiones en un modesto club de la Liga Regional Cordobesa y centrado en formar jugadores donde la cara del Che figura en su camiesta y en esta no se encuentra ningún patrocinador y esto condiciona su economía, pero también estimula la creatividad a la hora de gestionar sus pocos recursos, haciendo que las botas 'se hereden'.

Artículos destacados

Comentarios recientes