Messi + Fábregas = 1 gol cada 32 minutos

Se complementan y aumentan sus prestaciones juntos

Messi ha encontrado un nuevo socio para ampliar su leyenda y sus cifras como goleador. Y Fábregas ha vuelto al club de su vida para encontrarse con un viejo amigo, se conocen desde cadetes, para conjugar su maestría en el pase, como para demostrar sus dotes como goleador.

Cesc y Messi tienen feeling. Foto:lainformacion.com/REUTERS/Gustau Nacarino
La pareja que han formado Messi y Fábregas rompe con la clásica entente que formaban los delanteros del Fútbol Club Barcelona los últimos años. Si en la primera etapa de Pep Guardiola el tridente formado por Henry, Eto'o y Messi se poryectó a los 100 goles exactos en todas las competiciones, (36 Eto'o, 26 Henry y 38 Messi), la cosa no decreció con la aparición de Pedro, que sustituyó a Henry en la máxima aportación anotadora en la siguiente temporada. La entente la formaron: Pedro (23 goles), Ibrahimovic (21) y Messi (47), en total; 91. Con esta ridícula cifra, evidentemente, no ganaron todos los títulos, sólo la Liga. Claro que en esta ecuación faltan los goles que aportó Bojan, que fue el titular en sustitución del sueco los últimos partidos de Liga.

El año pasado, el trío goleador lo conformaron Pedro (20), Villa (28) y Messi (53). Total: 101. Claro; sumatorio, Liga y Champions.

El Barça se hace fuerte por dentro. Foto:lainformacion.com/David Ramos/Getty Images

El FC Barcelona juega desde que Guardiola llegara al banquillo con tres delanteros y su manantial goleador se basa en las prestaciones que estos le dan. Claro que el resto del equipo también suma algunos, pero, además de ser el equipo que busca más jugadas por el centro de la defensa rival, tenía muy presentes las apariciones de sus hombres de banda. Este año, con la llegada de Cesc y la incorporación de Thiago, el equipo se ha fortalecido en sus posiciones interiores y parece estar más descubierto en la faceta goleadora de los extremos, pero no parece haberle importado mucho.

Cesc

La vuelta del catalán se produjo en mitad de la Supercopa de España. Debutó a falta de 9 minutos para el final del partido y con 2-2 en el marcador. La eliminatoria estaba igualdad. Cesc le dio la asistencia del gol definitivo a Messi. Máxima rentabilidad. 9 minutos de juego un gol en conexión Messi-Cesc.

Claro que el ritmo no se podía mantener.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=jXVP7P8zEwo&feature=related]

No volvieron a coincidir sobre un terreno de juego en un partido oficial hasta que Fábregas apareció a falta de 10 minutos para que acabara la final de la Supercopa de Europa, el rival el Oporto. Messi ya había hecho el primero, pero en ausencia de su socio, y decidió devolverle la asistencia del Camp Nou que Cesc le había brindado en el primer partido juntos. Resultado, gol del "4" y asistencia del "10". La estadística se disparaba. 19 minutos juntos, (más alargues) y 2 goles, uno para cada uno, con sendas asistencias.

A Pep Guardiola le tuvo que dar buena espina y los hizo coincidir en el debut liguero en el once titular. Ellos lo agradecieron con 2 goles en los 70 minutos que estuvieron juntos. Uno para cada uno. Messi, no obstante y ya sin su compañero, siguió engrosando su estadística con otro tanto, pero en solitario.

En Anoeta, Guardiola decidió dar descanso a Messi, pero hizo jugar a Cesc. Para no quedarse atrás y aún en ausencia de su mejor socio, Fábregas marcó durante los 60 minutos que estuvo "solo" en el campo, pero no logró conectar con Messi, con el partido cuesta arriba, (2-2) y con 30 minutos por delante. El argentino compareció en San Sebastián en el minuto 30.

Messi no encontró a Cesc en Anoeta. Foto:lainformacion.com/EFE

Comenzó la Champions y ambos coincidieron durante 50 minutos sobre el terreno de juego. El tiempo que tardó Pep en dar entrada al catalán por Iniesta cuando éste se había roto, minuto 39 de partido y ya con 2-1 arriba. Es el único partido en el que ambos se han quedado sin marcar.

Guardiola no volvería a permitir que esto ocurriera y volvió a alienar a su nueva Sociedad Atómica, más que "anónima" contra Osasuna en el Camp Nou. Estuvieron 90 minutos juntos y esto le dio un rédito de 4 goles, (3 Leo y 1 Cesc). Esto sin contar las asistencias para otros compañeros y estadísticas varias.

Resumen

Total, que en 258 minutos sobre el terreno de juego con estos dos futbolistas juntos, entre ellos solitos han marcado 8 goles. Uno cada 32 minutos. (3 Fábregas y 5 Messi). Aunque además, no parece que la cosa vaya mucho peor cuando juegan por separado. Por ejemplo, si sumamos el partido del Joan Gamper, donde el argentino sustituyó al catalán, entre ambos han metido, sin su compañero en el césped, 6 goles más.

En total, 7 partidos jugados, (y en dos de ellos, los dos primeros contra Real Madrid y Oporto, con 10 minutos testimoniales de Cesc), la parejita ha hecho 14 goles. 8 juntos y 6 separados. 2 por partido.

Hoy el Valencia pone a prueba una conexión que empieza a engendrar una historia que podría ser leyenda como esas históricas duplas continentales que quedan en el recuerdo: Ravanelli-Vialli, Romario-Bebeto, Ilie-Piojo López, Cole -York, Owen-Fowler, Hugo Sánchez - Butragueño o Van Basten - Gullit... Veremos donde llegan o donde se quedan. Siguiente examen. Valencia.

Artículos destacados

Comentarios recientes