Defendiendo al señalado

Razones que le exculpan

Pocas veces daré mi opinión de manera tan abierta. Disculpad, no es mi estilo, pero creo, y cada vez con mayor certeza, de que la figura de José Mourinho excita, y lo mejor de todo, lo hace a conocidos y extraños, a madridistas, barcelonistas y demás aficionados al fútbol.

Sí, excitación. No sexual, evidentemente, o quizás sí, ahí no me meto, pero sí es cierto que es el mayor foco del planeta fútbol, y en ocasiones por lo que parece, superando los límites de todo este mundo que al fin y al cabo se resume en la palabra deporte.

Como no, en la Vuelta de la Supercopa de España disputada en el Camp Nou, volvió todo aquello que a más de uno nos alegró no ver en el Santiago Bernabéu. Si el carrusel de clásicos de la pasada temporada hubo un claro ausente fue el fútbol y éste, con sus mejores galas, ha hecho acto de presencia, pese a que muchos queramos teñirlo todo de sangre mediática por los tristes sucesos que se produjeron, cabe recordar, en el tiempo de descuento, ojo, tiempo extra de una eliminatoria plagada de 180 minutos de fútbol de quilates, de buen fútbol, de lucha futbolística entre los considerados dos mejores clubes del Mundo.

Los jugadores del Barcelona celebran el gol de Andrés Iniesta frente al Real Madrid

Bien, durante esos fatídicos minutos que el colegiado Fernández Borbalán decidió añadir, se produjo la nota triste, la jugada polémica, el punto álcido plagado de basura, esos residuos capaces de cargarse de un plumazo cualquier tipo de análisis futbolístico, estratégico e incluso deportivo.

La más que merecida cartulina roja mostrada por el colegiado al lateral brasileño del Real Madrid Marcelo desencadenaba una de las tanganas más comentadas de los últimos clásicos y que ha alcanzado límites insospechados, brutales, y sobretodo, por encima de cualquier crítica moral, preocupante, muy preocupante.

Y nos olvidamos enseguida de la jugada, de la sanción, del perjudicado deportivamente, Cesc Fábregas, que recibe una entrada carcelaria, de Marcelo, que es amonestado y evidentemente obligado a abandonar el terreno de juego.

Entre el barullo, entre la montonera de futbolistas que defendían sus intereses, sus colores, dos figuras. José Mourinho, cual culebra se dispone a acercarse a Tito Vilanova, segundo entrenador del Barcelona, al cual agrede físicamente introduciendo su dedo en el ojo del culé. Una imagen que por sí sola agravan todavía más la siempre polémica, criticada y menospreciada imagen del técnico portugués del Real Madrid.

Momento de la agresión de José Mourinho a Tito Vilanova

Unas imágenes, unas instantáneas, unos fotogramas que desde el punto de vista barcelonista han sido manipulados, sí, manipulados a su antojo para juzgar y pedir la máximo sanción para José Mourinho.

Un gesto evidentemente que, si nos basamos en esa instantanea, es de sanción, ya no deportiva, sino incluso moral.

Pero reitero, todo manipulado, usado a su antojo para dañar, o al menos intentar hacerlo, a la figura de José Mourinho, enemigo número uno del Barcelona a día de hoy y que está incluso por encima, tal y como ha quedado demostrado desde la finalización del choque, del propio título.

Unas acusaciones que tratan de escusar y desviar la atención de un rendimiento el barcelonista que no ha mostrado todavía la imagen de equipo, de colectivo imparable ante un Real Madrid que parece haber dado ese paso adelante para enfrentarse de tú a tú al que es considerado Mejor Club del Mundo.

Pero resolvamos toda esta duda. La imagen de la agresión es indudable. Es José Mourinho quien agrede físicamente, dejando de lado su estilo de batalla dialéctica, lo que hace más grave, a Tito Vilanova.

¿Cómo se llega a esa situación? O claro, seguramente sea que, como Mou es así de prepotente, de chulo, de superior, le agredió así porque sí.

1. Todo comienza instantes antes a la entrada de Marcelo al recientemente fichado Cesc Fábregas. Justamente tras el tercer gol del Barcelona, obra del genial Leo Messi.

Dos puntos a destacar. Fuentes cercanas a la Real Federación Española de Fútbol, organismo organizador del trofeo, que seguramente tenga mucho que ver en esto digo yo, afirman que, tras el gol del argentino el técnico barcelonista manda recados dialécticos al banquillo visitante, donde aguardan José Mourinho, el resto de cuerpo técnico y jugadores suplentes del Real Madrid, tales como "Sois una banda", haciendo gala de la humildad y saber estar que tanto elogian a la persona del técnico de Sampedor.

Además, lo que acabó por desatar la rabia, lógica, del banquillo madridista fue cuando Leo Messi logra el tercero y definitivo gol batiendo a Iker Casillas. Ese jugador que tanto se elogia en el ámbito futbolístico y humano cuando se le compara a Cristiano Ronaldo. Esa persona humilde, que de tanto ejemplo sirve, provocó con gestos ofensivos y provocadores al banquillo madridista. A escondidas, como siempre, para que no quede huellas. Y no queda ahí, porque, tal y como se dispone a reanudar el juego desde el centro del campo coge carrera y le propina un empujón en toda regla, por la gracia de Dios, eso que parece creer que es, a Fabio Coentrao, quien no entra al trapo pese a la tensión acumulada.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=EZ1otVpFA-k&feature=youtu.be]

2. Con la provocación ya iniciada llegó la bronca, la tangana. Instantes después, con Cesc Fábregas en suelo retorciéndose de dolor, el banquillo del Barcelona sale al unísono a protestar y presionar una decisión del colegiado más que clara, pero sí, parece que esa presión se les olvida, llamemosle por cobardía o poca tensión cuando visitan Concha Espina. Una presión que, tal y como se aprecia en las siguientes imágenes el segundo técnico del Barcelona, Tito Vilanova, gente de confianza de Pep Guardiola, acude con el único objetivo de recriminar el suceso a José Mourinho, dando a entender bajo su opinión que ese tipo de entradas es fruto de una preparación previa del portugués.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=FG0IKusGtGs]

Una provocación clara, que deja en evidencia ya por completo que la agresión posterior del luso fue fruto de un impulso, de una ida de olla. Tito Vilanova, bajo su segundo plano mediático, provoca a José Mourinho, que evidentemente se siente acorralado y decide devolverle la jugada.

3. La tangana se forma. Algo muy típico en los últimos clásicos lamentablemente. Jugadores de ambos conjuntos, algunos de ellos compañeros de selección, enzarzados en una discusión por defender sus compromisos, sus colores.

Aquí es cuando, aprovechando el barullo, el desconcierto, José Mourinho actúa de mala manera, de inmaduro, deja de lado su batalla dialéctica, pasa de su estilo provocador para agredir de manera física a Vilanova. Una acción lamentable, triste, denunciable que ha dado la vuelta al Mundo, pero que también lo ha hecho con el objetivo y con las informaciones equivocadas.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=uUgOuzWvDfE&feature=player_embedded]

José Mourinho, te han pillado, y si algún miembro del Barcelona o la RFEF pidieran tu sanción deberías respetarla, y también creo como aficionado al fútbol que no estaría nada mal comunicar de manera pública tus disculpas.

Un suceso censurable, prohibitivo.

El segundo barcelonista, evidentemente, se ve agredido y le responde con una colleja y empujón. Es ahí cuando aparece nuevamente el Mourinho normal, al que estamos acostumbrados. Retador, provocador, prepotente, pero nada más, que agrede con la palabra, con los gestos, con la mirada. Nada que ver con una agresión física. Así, el portugués responde al empujón con besos y sonrisas reventadas de ironía.

4. Parece que no ocurrió nada más. Que José Mourinho es un provocador, al que incluso se le ha tachado de sectario, de líder de una secta a la que el madridismo asiste ciego, sin personalidad, cegado por las mentiras y basura que, desde la prensa barcelonista y barcelonismo en general, se afirman que tiene engañados a todos los aficionados del conjunto blanco.

Existe otro vídeo, otro material audiovisual por el que el barcelonismo acusa de agresor al técnico portugués. Unas imágenes en las que se observa la dura entrada de Marcelo desde la cámara situada en tribuna. Desde Can Barça se afirma, con tal de dañar la imagen del técnico del Real Madrid, que en dichas imágenes se aprecia de manera clara como José Mourinho propina una patada a Cesc Fábregas cuando éste se encuentra tendido sobre el césped.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=b1YNxYJDIzk&feature=youtu.be]

Una acción que en ningún momento se da, más que nada porque existen imágenes de la misma acción desde otros planos y no ocurre exactamente nada. Pero claro, es muy facil jugar con una sola imagen, con un solo documento aferrándose a la falsa verdad de dicho material como si fuera la absoluta, pensamiento muy instaurado últimamente en la ciudad Condal desde que el éxito sonríe a la que seguramente sea una de las mejores plantillas de la historia del fútbol.

No existe agresión ninguna. No existe gracias a la rápida actuación del delegado de campo del Barcelona, Carles Naval, que interfiere en la acción y para en seco a Mourinho, a quien conoce perfectamente de su estancia barcelonista. No existe agresión gracias, evidentemente al delegado, ya que de no haber estado en ese preciso momento quizás Tito Vilanova habría llegado como un toro enfurecido hasta la figura de José Mourinho.

5. Con el único objetivo de dañar la imagen institucional del Real Madrid, porque sino no me entra en la cabeza el bulo siguiente, surgió un rumor, circuló por redes sociales el siguiente vídeo el cual asegura que TVE, la televisión pública del Estado Español, había manipulado las imágenes para defender la figura del técnico madridista.

Estas son las imágenes de la polémica:

[video:http://www.youtube.com/watch?v=RgHjEFZjh7U]

Evidentemente en las imágenes ofrecidas por Televisión Española tan solo aparece la agresión de Tito Vilanova posterior a la de José Mourinho.

Destacar las claves del video para acabar con la confusión y toda esta basura mediática que no hace sino dañar realmente el fútbol.

Estas imágenes se ofrecieron de madrugada, horas después de la finalización del encuentro, lejos de cualquier tipo de polémica que ha sacudido la actualidad desde el día de ayer, por lo que hasta entonces eran las únicas imágenes que circulaban. Evidentemente falta la agresión de Mourinho y, como se puede apreciar en las imágenes Tito Vilanova recrimina al ayudante del entrenador madridista señalándose el ojo que su acción es la reacción a la agresión sufrida.

Sin embargo, manipulación se trata cuando se modifica la realidad, cuando se crea un material ficticio para beneficiar unos ideales, una idea. En ningún momento existe un corte en el video. Es una serie de fotogramas que recogen tarde el momento, nada más. Reitero, pocas horas después de los sucedido, sin ninguna polémica de por medio.

La culpa, el problema de todo esto recae cuando desde la televisión pública no se han pedido disculpas, lo que engorda y sigue inflando la idea de la manipulación.

Un texto que recoge toda la polémica sucedida y vivida en el Camp Nou explicada con la mayor dedicación posible, con argumentos, con materiales, con todos los existentes, sin basarnos en uno solo, ya que sino es muy facil caer en el engaño, en la manipulación que tanto se ha denunciado.

Los jugadores del Barcelona celebran la Supercopa lograda frente al Real Madrid

José Mourinho es prepotente, es chulo, es tensante, provocador, lo que queráis. Seguramente cualquier sinónimo relacionado al término de la provocación se adecue a su personaje, a su figura pública, pero que queda muy lejos de la realidad. Un personaje creado a consciencia para reclutar cualquier tipo de presión, de crítica, de dardo envenenado, sí, indudablemente, pero que nunca ha basado sus argumentos en agresiones, siempre batallas dialécticas.

El pasado domingo se equivocó, le cazaron y ahora debe pagar por ello, indudablemente, no es ético, no es moral, pero también que de claro, muy claro que se trata de acción-reacción.

Las continuas provocaciones hicieron estallar de ese modo a José Mourinho, un personaje público que perdió totalmente los papeles.

Este extenso análisis no se trata de un texto anti-barcelonista, que me lo veo venir. Tan solo una aclaración de un suceso que se ha manipulado, al que se le ha dado la vuelta para que el único culpable que aparezca en todo sea la figura pública de José Mourinho, y sin duda es una injustícia, y sé que no tiene cabida ese término en una agresión como la vista, pero no todo es tan negro como lo pintan.

Y por favor, que vuelva el fútbol pronto, nos ayudará a hablar de eso, fútbol, deporte, sentimiento, pasión. Fútbol.

Fuente de los vídeos: Youtube

Fuente de las imágenes: LaInformacion.com

Artículos destacados

Comentarios recientes