Pese a todo, fue un espectáculo

Apuntes de un nuevo Clásico

No era un Clásico más, eso jamás. El segundo enfrentamiento entre las dos potencias futbolísticas del fútbol español, europeo y mundial volvían a cruzarse, volvían a verse las caras por sexta vez en lo que se lleva de Año 2011.

La Vuelta de la Supercopa de España llegaba marcada por el empate 2-2 del pasado Domingo 14 de Agosto. Un encuentro en el que para bien o para mal obtendría como resultado al primer campeón oficial de la Temporada 2011/12 que sería o bien Barcelona o bien Real Madrid.

Cristiano Ronaldo y Leo Messi durante el encuentro del Santiago Bernabéu

Sin embargo, pese a que todo parecía un cuento de hadas, una versión remasterizada de la mejor de las obras maestras del cine, un encuentro de fútbol puramente lejos de cualquier tipo de violencias, marrullerías o demás tipo de basura futbolística. Sí, lo fue, pero hasta el minuto 90, cuando tras una dura e importante entrada de Marcelo sobre Cesc Fábregas, desataría una tangana en la que se pudieron ver diversas acciones ilegales y que obligaron al colegiado Teixeira Vitienes a mostrar la cartulina roja a Marcelo, David Villa y Mesut Özil.

Un encuentro precioso, un espectáculo llamado fútbol que quedó emborronado por una acción suelta, llena de tensión y que se cargó todos aquellos haces de luz que parecían haberse instaurado entre ambas instituciones.

El Barcelona, con Messi mucho mejor

Es lógico decir que, si un equipo logra algo, un título en este caso, es porque lo merece, porque ha sido mejor. Pero en esta ocasión quizás no haya sido así del todo. El Barcelona, que lleva practicando el mejor fútbol planeta en las últimas temporadas, no fue superior al Real Madrid en el global de la eliminatoria. Sin embargo, cosa que se le ha criticado en los últimos tiempos al conjunto blanco, tuvo mayor pegada con un Leo Messi extraordinario, genial, fenómeno, estratosférico. Sí, una vez más, y es que parece que los Xavi-Iniesta no son los Gago-Mascherano, pero Messi volvió a dejar frente al conjunto madridista su mejor versión, esa que le convierte en el mejor del Mundo. Nada que ver con el astro apagado que no luce con la albiceleste y que tantos comentarios deja cuando defiende los colores de su país. Un equipo de toque, de posesión, sí, pero que sin la electricidad en el ataque del delantero argentino sería todo muy diferente.

Los jugadores del Barcelona celebran la Supercopa de España

El Real Madrid ha dado un paso adelante

No siempre el fútbol es justo. Esta ocasión, como se ha producido en la gran mayoría de los últimos duelos frente al máximo rival histórico, el conjunto dirigido por José Mourinho, volvió a caer derrotado. Sin embargo, lejos de la imagen férrea, subterránea, cercana a la suciedad que dejó la pasada temporada, el conjunto de Concha Espina ha dado un paso adelante. El escalón que aparentemente le distanciaba del conjunto azulgrana parece haberlo subido y en el global de la eliminatoria mereció algo más, quizás el título. En la Ida ya dejó clarísimos síntomas de mejoría que en la Vuelta disputada en el Camp Nou no dejaron a nadie insatisfecho, lejos del turbio final plagado de términos extradeportivos. Muy acertadas las incorporaciones de Coentrao y Callejón. Ha vuelto el Karim Benzema que asombró en Francia. Si el rendimiento deportivo sigue in crescendo, este año sí, podrían hacer frente a la hegemonía del Barcelona tanto a nivel doméstico como en el viejo continente.

Karim Benzema celebra el gol logrado en el Camp Nou

José Mourinho, esta vez te has pasado de la raya

Siempre al límite. Muchas veces sobrepasando la línea de la moralidad, de la incorrección. Sanciones, salidas de tono, polémica. Términos que tan solo podrían tener un denominador común como José Mourinho. Un personaje ficticio, creado con tal de desviar la atención y hacer recaer sobre su persona, sobre su figura cualquier bala mediática, cualquier pregunta con doble sentido. Sin embargo, durante la ya famosa tangana del final del encuentro, esa ficción que tan solo podía ofender, sobrepasó la linea de la palabra y se vió claramente como Mou agredía físicamente al segundo técnico barcelonista Tito Vilanova. Una acción que siguió en rueda de prensa y de la que el técnico madridista hizo oídos sordos al afirmar que no conocía a 'Pito' Vilanova. Una nueva falta de respeto que no hace sino aumentar el clima de crispación e incluso violencia que ha adquirido este tipo de encuentros. Un José Mourinho que durante sus ruedas de prensa en ningún momento se le ve nervioso, todo lo contrario, retador, desafiante, provocador frente a los medios de comunicación, pero que durante la trifulca se le vió algo fuera de sus casillas, nervioso, inquieto, lo que se tradujo en una acción física violenta. Algo ocurrió dentro de su persona. Él sabe que se equivocó, que esa agresión no entraba en los planes, pero esperar unas disculpas públicas podrían hacer caer de maduras las almendras más verdes.

Momento de la agresión de José Mourinho a Tito Vilanova

Cesc Fábregas, ya tiene la mitad de títulos que en Londres

Menos de cuarenta y ocho horas después de aterrizar. Prácticamente con el jet-lag encima, no por el horario, sino por el cambio de rutina, por el cambio de situación, localización. Ya es oficialmente nuevo jugador del Barcelona, y por ello Pep Guardiola no dudó en convocarle para el encuentro frente al Real Madrid y mucho menos para darle sus primeros quince minutos como nuevo centrocampista del conjunto catalán. Un debut que minutos después se traduciría en la victoria por 3-2 de los azulgranas frente al eterno rival y en consecuencia en su primer título como barcelonista. Una situación que de golpe y plumazo se convierte en su tercer título como jugador profesional y que ya logra, en tan solo cuarenta y ocho horas como culé, la mitad de títulos que había logrado en Londres desde que en 2004 lograba la FA Cup y la Community Shield. El primero de muchos seguramente que logrará en Can Barça.

Cesc Fébregas instantes antes de debutar oficialmente con el Barcelona

Todo diferente al pasado

Si existían aspectos que se esperaban teniendo en cuenta los Clásicos anteriores esos eran la escasez de goles, la igualdad entre ambas plantillas, las numerosas tarjetas tanto amarillas como rojas. Sin embargo, no se sabe si ha sido por las vacaciones, por la convivencia en la Selección Española en la que seguramente Vicente del Bosque haya ayudado a la unión y limpieza de malos rollos, por lo que sea, pero la escasez de goles ha dado paso a una eliminatoria en la que entre los dos partidos se ha resumido en un global de 5-4. La igualdad entre ambas plantillas se ha acercado todavía más, pero ésta ha dejado paso a resultados más abiertos en cantidad de goles, en espectáculo positivo, nada de marcajes férreos, algunos incluso violentos. Y por supuesto las cartulinas amarillas. Tan solo los instantes del encuentro de Vuelta en el Camp Nou dejó paso a un carrusel de cartulinas que a muchos ha hecho despertar los fantasmas del pasado. Entradas duras, evidentemente tratándose de un encuentro de tal calibre, pero con mesura, con legalidad y que tanto Teixeira Vitines como Fernández Borbalán, colegiados en la Ida como en la Vuelta respectivamente, han sabido tratar con la mejor de las normas. Fútbol, puro fútbol.Pep Guardiola felicita a Karim Benzema por el gran encuentro

Artículos destacados

Comentarios recientes