Vientos de cambio en el Manzanares

La afición atlética tiene nuevos 'enemigos'

La afición atlética durante un encuentro en el Vicente Calderón La afición atlética durante un encuentro en el Vicente Calderón

El fútbol, una de las mayores pasiones del Mundo, un deporte convertido en total negocio y uno de los fenómenos sociales por excelencia.

Un mundo plagado de sentimientos, de amores, de desamores, de pasiones, de iras, de alegrías, de tristezas.

El Atlético de Madrid, fiel a sus polémicas entre afición, directiva y jugadores, ha hecho públicos los enemigos de la próxima temporada. Suena a risa, se presenta graciosa la situación que se va a comenzar a vivir en el Manzanares en breves y que el encuentro de Ida de la Fase Previa de la UEFA Europa League sirvió para que el sector más ultra del conjunto colchonero comenzara a mostrar su descontento ante las idas y venidas de las últimas fechas.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=yV8flylMhRo]

Dos víctimas nuevas, otros fijos ya comúnmente conocidos por todos.

Las salidas de David De Gea y Kun Agüero con destino Manchester (donde se convertirán en rivales en el derbi de la ciudad) les han marcado como los traidores, mercenarios y nuevos judas para el sector más radical del conjunto rojiblanco mediante sus cánticos, algunos de los cuáles fueron respaldados por el resto del estadio.

Kun Agüero posa con la camiseta del Manchester City

Ambas salidas han destacado por las cifras que han dejado en las arcas rojiblancas. Grandes traspasos que en cambio pretenden que los culpables sean los futbolistas. Dos operaciones que han dejado en torno a seseta millones de euros en la institución atlética, pero que para la afición, al ser dos de los estandartes del equipo, no ha hecho ninguna gracia y que, durante el encuentro frente al Stromsgodset noruego.

Dos futbolistas adorados, queridos hasta límites insospechados por la afición, que ahora ven como son el claro objetivo de todo tipo de insultos y demás cánticos.

Sin embargo, la fugacidad del fútbol no queda ahí, ya que otro futbolista, Diego Forlán, se ha convertido de repente en el más querido y deseado.

Diego Forlán durante un encuentro con Uruguay

Un delantero el uruguayo que antes de finalizar la pasada campaña fue fruto de todo tipo de reprimendas por parte de la grada del Manzanares, que pasó a un segundo plano por la mala relación con el técnico por aquel entonces Quique Sánchez Flores, y que evidentemente dejaba entrever en cada una de sus declaraciones su idea de abandonar el club durante el presente mercado de fichajes.

Sin embargo, el panorama cambió. El paisaje tomó un nuevo rumbo. El futbolista se marchó de vacaciones con la Copa América de Argentina en mente. Quique Sánchez Flores, encuentros antes de finalizar la Liga BBVA 2010/11 afirmó que no seguiría.

A priori, la salida del técnico madrileño cambiaría las tornas. Pero faltaba el bombazo, el deseo de Sergio Agüero de dejar la institución rojiblanca, lo que otorgaría el plano principal del espectáculo a Diego Forlán, lo que evidentemente agradó desde el primer momento al jugador charrúa.

Si a esto se le suma el triunfo de Uruguay en la Copa América en la Final frente a Paraguay, partido en el que logró dos goles, ha hecho que el jugador haya llegado a España con galones de líder, de salvador, lo que ha precitipado su vuelta a los terrenos de juego para la cita europea. Sin embargo, las reprimendas, silbidos, críticas sobre su persona, sobre su capacidad física se han visto transformadas en pancartas de apoyo, de elogios, aplausos y ánimos cada vez que coge el balón y sobretodo, una ovación cerrada cuando Gregorio Manzano decidió que el futbolista fuera sustituido durante el encuentro.

Situaciones completamente inversas a las de tan solo hace unos meses. Futbolistas queridos que ahora son traidores. Futbolistas que tenían el cartel de transferibles y que ahora son ídolos, porque el caso del uruguayo no es el único, ya que José Antonio Reyes, una de las principales estrellas de la plantilla actualmente, tuvo sus comienzos como rojiblanco más que difíciles.

José Antonio Reyes celebra uno de los goles frente al conjunto noruego

Su pasado como jugador del Real Madrid no hicieron gracia a orillas del Manzanares y en cada uno de sus encuentros se encargaron de recordarselo. Si a esto se le suma que su rendimiento durante la primera temporada no fueron buenos el capítulo trágico fue la tónica. Sin embargo, tras una temporada en Portugal, volvía y a base de esfuerzo, asistencias y goles se ha ganado el corazón de los aficionados rojiblancos.

El fútbol, pasión de multitudes, la bipolaridad de las masas. Hoy te quiero, mañana no. Hoy eres mi ídolo, mañana un judas.

El Atlético de Madrid ya tiene su capítulo extradeportivo del verano.

Artículos destacados

Comentarios recientes