Cesc fuerza su adiós

El español no viaja al stage de pretemporada con el Arsenal

"Pido perdón a todos los fans en Asia por no estar en el tour. Después de volver de Indonesia, sé lo especial que era para vosotros. Os lo compensaré". Esas son las palabras que ha publicado Cesc Fábregas en su Twitter. Se trata de una declaración con mucho peso como consecuencia de lo que se esconde detrás de ellas. El jugador se ha declarado en rebeldía y está decidido a forzar -por las buenas o por las malas- su salida del Arsenal para fichar de una vez por todas por el Barcelona.

El centrocampista internacional español ha visto como verano tras verano se le escapa la posibilidad de fichar por el Barcelona y se veía obligado a quedarse en el Arsenal. Cada oportunidad desperdiciaba se traducía en títulos que dejaba de ganar con la camiseta azulgrana, mientras sufría un año más la sequía de trofeos del Arsenal. Cesc Fábregas no está dispuesto a esperar que Arséne Wenger le permita abandonar el Emirates Stadium y ha decidido abrirse las puertas el mismo adoptando una postura de fuerza.

Después de varios veranos plegándose a los deseos de su entrenador, el español ha dicho basta y este fin de semana llegó la decision más esperada. El Arsenal viajaría al stage de pretemporada en Malasia sin su capitán. Cesc Fábregas se ha negado a viajar a Asia -de ahí sus disculpas con los aficionados asiáticos- para forzar su traspaso al Barcelona y no volverá a trabajar con el resto del grupo hasta que el Arsenal llegue a un acuerdo para que él pueda convertirse en nuevo jugador azulgrana.

Así, Cesc se ha quedado en Londres, trabajando en solitario, a la espera de que el Barcelona y el Arsenal acerquen posturas. Durante esta semana ha optado por una actitud similar y no ha participado en ninguna de las sesiones de entrenamiento programadas por Wenger. El español acudía por la mañana al centro de entrenamiento de London Colney, pero se quedaba en el vestuario, y sólo por las tardes se ejercitaba en solitario a las órdenes de un preparador personal durante tres horas.

El acto de rebeldía ha provocado que el jugador esté más cerca que nunca de regresar al club donde se formó y el acuerdo comienza a parecer posible. El Barcelona ofrece 31,5 millones de libras al Arsenal. El conjunto británico no ve con malos ojos la oferta, pero para que haya acuerdo los culés deberán pagar un poco más, por lo que todo apunta a que el traspaso podría zanjarse alrededor de los 40 millones de euros, siempre y cuando el Barcelona no incluya ningún jugador como moneda de cambio.

De este modo, Cesc Fábregas deja claro por fin que su deseo es convertirse en jugador del Barcelona a riesgo de manchar su figura como capitán gunner. Ha tenido que ser él mismo quien abra las puertas del Emirates Stadium para poder abandonar el Arsenal, pero obtendrá su recompensa. El chaval que abandonó la Masía a los 16 años está más cerca de volver a casa, y todo por declararse en rebeldía.

Artículos destacados

Comentarios recientes